¿Por qué hay médicos que recetan fármacos peligrosos para indicaciones no autorizadas?

La Agencia Española de Medicamento y Productos Sanitarios (Aemps) ha lanzado una alerta porque el medicamento Idaptan (trimetazidina) está usándose de manera negligente. Se trata de un fármaco cuya indicación legal, correcta, es la prevención de la angina de pecho. Pues bien, la AEMPS ha detectado que los médicos siguen recetándolo para males como el tinnitus, los vértigos y las alteraciones de la visión, para los que sí estaba indicado hace unos años pero ya no.

La AEMPS ha enviado una comunicación a los galenos en la que expresa lo siguiente:

Trimetazidina se encuentra indicada exclusivamente en adultos como terapia adicional para el tratamiento sintomático de pacientes con angina de pecho estable que no están adecuadamente controlados o no toleran terapias antianginosas de primera línea.

No está autorizada la indicación de trimetazidina para el tratamiento del vértigo, tinnitus y alteraciones de la visión, ya que en dichas indicaciones el balance beneficio riesgo del medicamento es desfavorable”.

IdaptanLa cosa no es nueva. Ya en 2012 la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) hizo una revisión de la seguridad del fármaco (o más bien de la falta de la misma)  que comprobó la aparición de síntomas neurológicos durante el tratamiento con trimetazidina, tales como parkinsonismo, síndrome de piernas inquietas, temblor o inestabilidad en la marcha.

En España, este medicamento es comercializado por hasta seis farmacéuticas: desde 1985 por Servier y posteriormente como medicamento genérico por Cinfa, Davur, Pensa, Ratiopharm y Rimafar.

Aunque una inadecuada prescripción corresponde solo y exclusivamente a los profesionales sanitarios, como observa la publicación Redacción Médica:

estos laboratorios están asociados ahora a una alerta negativa de la Aemps que les deja en evidencia en el sector farmacéutico español”.

¿A qué se refiere la revista médica? A que dichos laboratorios han tenido que continuar con la promoción del medicamento para esas indicaciones no autorizadas aprovechando la coyuntura y los médicos o no se han enterado o se han dejado querer por los comerciales de los fabricantes de Idaptan.

Si tenéis curiosidad aquí podéis ver a qué médicos paga Servier y el qué. Si os fijáis la alerta no proviene de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), que reúne a los profesionales que en la práctica más recetan este medicamento, luego lo lógico sería que tuvieran conciencia del problema mejor que nadie.

Quizá tenga algo que ver que Servier pagó el año pasado a la SEC casi 64.500 euros. Es con ello, la organización sanitaria mejor pagada de las muchas a las que cada año financia.

doxiumEstá muy bien que las autoridades sanitarias hagan su trabajo de farmacovigilancia. Y estaría mejor si fueran más duras pues recetar este medicamento y otros fuera de las indicaciones aprobadas causa daños y muertes.

Nadie responde por ello. Y es algo que se repite. Hace poco publicamos que Doxium y otros muchos medicamentos se usaban para indicaciones para las que no estaban aprobados, un fraude consentido que pone en peligro la salud de quienes usan esos fármacos sin tener que usarlos y que la AEMPS ya había advertido ¡hacía catorce años!

Hacen falta entidades sanitarias de control independientes de los laboratorios a los que han de controlar, cosa que hoy NO sucede con la AEMPS, que se financia en parte por sus “vigilados” y tiene graves problemas de “puertas giratorias”. Entidades que se tomen más en serio la salud pública.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.