Una nueva sentencia judicial confirma que no se informa bien sobre riesgos de las vacunas

Una sentencia judicial reciente por daños provocados por la vacuna de la gripe A confirma la importancia de advertir las reacciones adversas de las vacunas (y de todos los medicamentos e intervenciones médicas). No es la primera vez que no se ofrece un consentimiento informado real y que ello conlleva graves secuelas.

Las vacunas son medicamentos y como tales pueden ofrecer reacciones adversas. Éstas suelen ser leves o moderadas en la gran mayoría de casos pero también las hay graves e incluso mortales.

Aunque la gripe sea una enfermedad por lo general leve, vacunar de la gripe exige informar de riesgos graves. Así lo ha sentenciado un juez que ha reconocido la relación de causalidad entre la inmunización y el Síndrome de Guillain-Barré, que se estabilizó como una paresia facial bilateral con incapacidad para ocluir los ojos, con insuficiencia respiratoria secundaria, úlcera corneal e infección urinaria, sufrido por el demandante.

Fluarix vacuna gripeI.A.N., vecino de Peñaranda de Bracamonte (Salamanca) se puso la vacuna de la gripe marca Fluarix, del laboratorio GlaxoSmithKline, en 2010 y tras ello sufrió mialgias (dolores musculares) y parestesias por las que le ingresaron en el Hospital Clínico de Salamanca. Por ello demandó judicialmente a la Sanidad de Castilla y León.

El Tribunal Superior de Justicia ha condenado a la Administración castellana a pagar 70.000 euros a esta persona en concepto de indemnización por los daños recibidos. Por desgracia y como señala la noticia, es habitual no informar de los posibles efectos adversos de esa vacuna (y de todas). Los daños considerados raros o muy raros no suelen advertirse y sólo se mencionan las reacciones leves, como sucedió en este caso.

No debieron ni enseñarle el prospecto porque bien claro que lo pone en él:

Lea todo el prospecto detenidamente antes de que usted o su hijo reciba esta vacuna, porque contiene información importante para usted”.

Los daños padecidos por I. constan en ese documento. Todo esto choca con la obligación que tiene el personal sanitario de ofrecer al público un consentimiento informado completo que es importante que sea por escrito. Que algo suceda en pocas ocasiones no quiere decir que no suceda y el derecho a la información en materia de tratamientos sanitarios nos asiste.

Fluarix vacuna gripeHace poco la organización de estudiantes de Medicina y Farmacia denominada Farmacriticxs elaboró y difundió un Decálogo del uso racional de las vacunas. En él pide que se dé información suficiente para que haya siempre un consentimiento informado.

El caso además se ha resuelto en relativamente poco tiempo para lo que suele ser habitual, “sólo” en cinco años.
Como narra el médico Juan Gérvas en este artículo suyo sobre la importancia de advertir sobre posibles daños en todas las intervenciones sanitarias, hubo un precedente judicial también por la vacuna de la gripe y también con resultado de Guillain-Barré.

Este asunto tardó mucho más en sentenciarse aunque la indemnización fue muy superior.

Y por desgracia tampoco es la primera vez que los servicios sanitarios de Castilla y León son condenados por no informar de manera correcta. A comienzo de 2012 se produjo una sentencia fundamentada en la falta de información a los padres sobre una complicación, la encefalopatía, en el suministro de la vacuna triple vírica, en la dosis contra el sarampión.

El riesgo, señaló en esta ocasión el juez, es tan “señaladamente grave, por más que se trate de un riesgo atípico por infrecuente”, que hay deber de informar, dice el fallo.

Creo que es importante el contexto en el que se producen estas noticias. Pese a que cualquier sanitario sabe que todo medicamento produce daños parece que los beneficios de las vacunas son tan valorados que se olvida que también tienen su contraparte y que hay que advertirla. Quizá por no dañar la imagen de los sistemas de vacunaciones se cae en la desinformación. Pero la desinformación conlleva desconfianza y esta puede dañar los sistemas de vacunaciones.

Y ya que tratamos del contexto, recordar que en 2010, cuando a I.A.N. le vacunaron de la gripe, estábamos atenazados por el miedo a una supuesta pandemia de gripe A que, por suerte, nunca llegó. Sí hubo un pelotazo económico basado en que dicho miedo empujó a muchas personas de todo el mundo a vacunarse con productos elaborados con prisas.

Se inmunizó a la población con vacunas de baja eficacia y cuestionada seguridad, como lo demuestra que otra vacuna de GlaxoSmithKline para la gripe, Pandemrix, causó narcolepsia en numerosas personas y el Reino Unido tuvo que indemnizar con 100 millones de libras por esos daños.
2 Comentarios a “Una nueva sentencia judicial confirma que no se informa bien sobre riesgos de las vacunas”
  1. Carlos

    Lo primero de todo, felicitar a Miguel Jara por su estupenda labor en informar y concienciar a la gente sobre los riesgos/beneficios que tiene la vacunación.
    No sé si este es correcto que este comentario lo escriba en esta noticia, pero agradecería que alguien pudiera despejar mis dudas.
    Soy padre de una niña de 5 meses.anto mi pareja Tras mucho leer e informarnos tanto mi pareja y yo sobre las vacunas, decidimos vacunar. Pero no de todo, ni siguiendo el calendario oficial.

    De momento, decidimos vacunar a los 3 meses de la primera dosis de la vacuna hexavalente. Teníamos pensado seguir a los 5 meses con la vacuna pentavalente, y a los 7 meses terminar esta primera etapa de vacunas con la tercera y última dosis de la hexavalente.

    Nuestra sorpresa, nos la hemos llevado hoy mismo, donde nos informan que no hay suficientes existencias de la vacuna pentavalente. Por lo tanto, recomiendan sustituir la dosis de la pentavalente, por otra hexavalente.
    Al parecer, los 3 laboratorios productores de dicha vacuna, están teniendo “dificultades” técnicas para producir un componente contra la tos ferina, y por lo que se intuye, se alargará en el tiempo.
    Finalmente hemos decidido poner la dosis de hexavalente, en lugar de la pentavalente que correspondía.

    Mi duda es, que siguiendo las improvisaciones oficiales ante este hecho por parte de Asociación de Pediatría, este cambio influye en el que los bebés nacidos en este año, recibirán 3 dosis de la vacuna hexavalente, más la dosis única de hepatitis B que inyectan al nacimiento.
    Por lo que serían 4 dosis de hepatitis B, en lugar de las 3 recomendadas inicialmente.
    Y curiosamente, echando un vistazo al calendario previsto para el 2016, en lugar de colocar estas dosis a los 2/4/6 meses, lo cambian para inyectar a los 2/4/12 meses, obviando la primera dosis de nacimiento.
    ¿Podría alguien informarme si existe un riesgo añadido en recibir 4 dosis de hepatitis B, en lugar de las 3 recomendadas inicialmente?
    ¿Sabe alguien algo al respecto de qué problema hay realmente detrás de la fabricación de la vacuna Pentavalente?
    Muchas gracias, y disculpad la extensión.

    • Maveloga

      Podéis estar tranquilos, NO pasa abdolutamente nada por tener una dosis extra de la hepatitis B. Siempre es mejor tener una de más que de menos.
      Como sanitaria y especializada en niños creo que las mayores complicaciones y riesgos están en las vacunas nuevas en la que incluyo la de la gripe ya que cada año es diferente tanto en la composición como en la cepa. Absolutamente TODAS las vacunas tienes sus contraindicaciones y sus riesgos, por eso creo (desde mi humilde opinión) que deben ser administradas las justas y necesarias. Algunos niños y adultos con factor de riesgo necesitan más que el resto de la población y no por ello debemos “volvernos locos” para que nos las administren a nosotros también.
      Con todo esto quiero decir que las vacunas son necesarias (a pesar de los riesgos) para inmunizarnos sobre determinadas enfermedades pero hay que usar el sentido común…

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.