Sentencia pionera en Francia que reconoce la “electrosensibilidad”

Una sentencia judicial pionera en Francia ha reconocido la hipersensibilidad a los campos electromagnéticos o electrosensibilidad e indemniza a una persona afectada. El síndrome aún no está “oficializado” por la Organización Mundial de la Salud (OMS). La Justicia en este caso va más rápido que las autoridades sanitarias.

La contaminación electromagnética que despiden las tecnologías inalámbricas, sobre todo, está causando un problema que amenaza con convertirse en epidemia. La cuestión no es rechazar esas tecnologías. Ahora mismo os escribo desde una cafetería con un portáil conectado mediante Wifi. No, pero hay que ser conscientes de que estamos inmersos en una red invisible de ondas electromagnéticas que producen efectos en la salud de las personas.

wifi contaminación electromagnética gratisLa periodista que ha llevado su caso a los tribunales de Justicia en Francia vive aislada en las montañas de los Pirineos centrales, en una choza. Es clara la paradoja: la tecnología puntera está condenando a vivir como en la Edad Media a ni se sabe cuántas personas en todo el mundo (acaba de llamarme una persona para consultar con un abogado de nuestro Bufete Almodóvar & Jara por este tema).

Es el refugio -nos cuentan en LaVanguardia- que tuvo que agenciarse como remedio a su afección: el síndrome de hipersensibilidad a las ondas electromagnéticas, una enfermedad no reconocida oficialmente como tal por la Organización Mundial de la Salud y de la que en Francia se reclaman afectadas 70.000 personas”.

La sentencia le reconoce a la periodista una discapacidad y le atribuye un subsidio de 800 euros mensuales por tres años revisable con cargo a la Seguridad Social.

En cuanto salgo de este lugar -narra la afectada- tengo problemas del ritmo cardíaco, fuertes neuralgias, problemas de concentración y memoria (…) Quemé todos mis ahorros en tratamientos”.

Es la primera vez que en Francia se constatan “signos clínicos irrefutables” de esta patología no reconocida. Y es que los síntomas que enferman a estas personas, como es el caso, desaparecen cuando las causas son eliminadas.

En el país vecino están tomándose en serio el problema. El año pasado Francia aprobó un Proyecto de Ley para proteger a su población de las ondas electromagnéticas. En España se avanza en la denuncia y el pasado mes de junio tuvo lugar en Madrid un evento de alto nivel sobre el Síndrome de Eletrohipersensibilidad.

Gran noticia pues que se “abra el melón” judicial por fin. Que nunca tengamos que volver a lamentar muertes como la de Ángela que se suicidó por no poder aguantar más la convivencia en un entorno cargado de ondas.

3 Comentarios a “Sentencia pionera en Francia que reconoce la “electrosensibilidad””
  1. Ana

    Estamos invisibilizadas.
    Somos la presencia incómoda para los adictos a las nuevas tecnologías de lo virtual, de lo inmediato, y mucho más incómodas para la industria de las telecomunicaciones que sin respetar el “Principio de cautela” han desarrollado una tecnología que nos enferma, nos desahucia de nuestras casas y nos exilia a tierra de nadie, sin lugar alguno donde poder vivir con dignidad.Teniendo a los gobiernos de su parte y la investigación pagada por la industria para decir que aquí no pasa nada…..
    Esperemos que haya más jueces que se conmuevan con el sufrimiento del que enferma, o le han enfermado, y apliquen los Derechos Humanos.Deseamos que las Castas políticas , insensibles, dejen de gobernar nuestra salud….Mientras esto cambia, urge desarrollar el APOYO MUTUO para fortalecernos y no caer en manos de terapias inútiles, de la farmaindustria …o de la desesperación .

  2. Dina

    Es una buena noticia. Pero resulta patético que con los miles de enfermos que existen, el hecho de que indemnice a uno sea la excepción y no la norma. Y todo debido a que la justicia va todavía por delante de los gobiernos (tan compinchados con la farmafia como con las empresas de telecomunicaciones y de ahi que todo esté permitido. Incluso que te torturen colocando una antena en tu azotea…)
    Como afectada de electrosensibilidad me repugna e indigna el titular de LA VANGUARDIA (abrid 1er enlace de tu articulo, en letras azules) donde se lee…”En Francia una sentencia reconoce la FOBIA al wifi”. Luego a lo largo del articulo especifica los sintomas fisicos que padece la indemnizada en cuestión.
    Ya estamos otra vez jugando al equivoco?
    Malintencionadamente, por supuesto!!!
    Esta señora no padece una FOBIA (patologia mental) al WiFi sino una INTOLERANCIA, una dolencia fisica real!!!
    De ser una fobia la habrian enviado a un psiquiatra y empastillado y jamás la habrian indemnizado. Si con la intolerancia química múltiple también suelen tildarnos de enfermos fóbicos (aunque cada vez menos) parece que con la iintolerancia o sensibilidad electromagnética la cosa aún está más jodida (si cabe). Muchos intereses en juego. Más de lo mismo…
    Y es que hay algunos periodistas con muchas ganas de tergiversar y de manipular la realidad desinformando.
    “Tienen la ética prostituida y la vocación en la basura”.
    Si lo hacen los políticos y algunos médicos…

    • Sita

      Soy una electrosensible de Girona. Tienes toda la razon en todo,…..estamos perdidos….si el gobierno no pone mano a esto vamos a volver a la edad media viviendo en cavernas. No se nos cree aun, no es una Fobia…es una realidad….y lo saben !!! pero no interesaaaaaaaaaa….. al menos nos proporcionaran zonas blancas con medios de subsistencia, con eso ya seria muchoooooo……

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.