Continúa el escándalo por el exhorbitante precio de los fármacos para la hepatitis C

Desde que en España estalló el escándalo por el valor de los nuevos tratamientos contra la hepatitis C, sobre todo a raíz de lo ocurrido con el Sovaldi del laboratorio Gilead, el mundo comenzó a cuestionar el modo que tiene la industria farmacéutica de ponerle valor a los medicamentos innovadores. Ahora es en Argentina donde reclaman que el país rechace la patente de Sovaldi por considerar “exorbitante” su precio.

Una de las formas de aumentar los precios de estos productos es perpetuar las patentes y así frenar la posibilidad de producir genéricos de estos fármacos, que podrían salvar millones de vidas. Ante esta situación, especialistas argentinos vienen reclamando una nueva política en materia farmacéutica. En el caso de los tratamientos para la hepatitis C, la Fundación Grupo Efecto Positivo (FGEP) ha pedido a la Oficina de Patentes de Argentina que no entregue a la exclusividad al fármaco de Gilead en Argentina.

Sovaldi gilead hepatitis precioReclaman que se haga como China e India, que no autorizó la patente para producir versiones genéricas. Dicen que el medicamento no es una nueva molécula.

En España tras la gran campaña mediática de la Asociación de Afectados por la Hepatitis C, las comunidades autónomas dieron el visto bueno definitivo, por unanimidad, al plan gubernamental para tratar, al menos, a 52.000 enfermos de hepatitis C con los nuevos y costosos fármacos antivirales.

Ahora denuncian que el plan no tiene financiación y están volviendo a salir a las calles.

A todo esto, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), publicó el informe de posicionamiento terapéutico (IPT) del último medicamento oral aprobado para la hepatitis C en España, el daclastavir, de nombre comercial Daklinza, que fija las condiciones de uso en pacientes en combinación con otros antivirales directos.

La noticia es que no está probada su eficacia, como el Ministerio reconoce y sólo se ha aprobado su comercialización en España porque reduce las semanas de tratamiento. No está mal pero ¿y si resulta que no es efectivo?

9 Comentarios a “Continúa el escándalo por el exhorbitante precio de los fármacos para la hepatitis C”
  1. Sam

    La hepatitis C y otras muchas infecciones se curan con el aceite de coco, MMS, cloruro de magnesio, plata coloidal, polo negativo de un imán, dieta alcalina, peróxido de hidrógeno….

    • Miguel Jara

      Creo que sería conveniente que afirmaciones tan rotundas las apoyases con documentación científica. ¿Que la hepatitis C se “cura” con el polo negativo de un imán? Pues no sé pero si eso es así al que lo haya probado deberían darle el Nobel de Medicina y si no lo ha probado nadie y es tu hipotesis corre a documentarlo porque el Nobel es tuyo y tendrás la vida resuelta.

      • Sam

        El polo negativo de un imán cura muchas infecciones, te recomiendo el libro “Guía de magnetoterapia médica”. Lo que ocurre es que se ha hecho más conocido el par biomagnético debido al interés de los propios médicos que lo hacen. Pero el polo negativo de un imán es la leche, quita infecciones, es antioxidante, elimina el dolor, mejora el sueño, mejora la circulación, es anticoagulante, mejora la energía….

        No se si cura la hepatitis C en concreto, he puesto todos los productos que sé que curan infecciones. Probándolos todos y otros más que existen es casi imposible que alguna infección sobreviva.

        Aunque luego hay gente que dice que el virus de la hepatitis C no existe como el VIH

        http://free-news.org/botina13.htm

  2. Alredol

    Una razón más, y hay otras muy poderosas, para crear una empresa pública de investigación y producción de medicamentos, como ha sugerido el premio Nobel Richard Roberts y para crear una agencia europea realmente independiente de evaluación tanto de eficacia y efectos adversos como de precios.

    • Miguel Jara

      Gracias. Es clara la dejación de funciones del Estado que deja en manos de la industria demasiadas cosas importantes en el ámbito de la salud.

    • Mariela

      Hola, estamos todos de acuerdo con el abuso que realizan los Laboratorios, pero los pacientes que están al limite de la muerte no pueden esperar que los Gobiernos analicen los costos para ver si es caro o accesible, denle el tratamiento y mientras los pacientes los toman, analicen lo que quieran en los tiempos que desean pero no los dejen morir!!!!

  3. Javier Herraez

    Las farmacéuticas tienen el poder económico para que los medios digan lo que quieren y los políticos hagan lo que desean. Me repugna ver estas campañas mediáticas e inhumanas (porque dan falsas esperanzas a los pacientes) acientíficas y falsas (porque no hacen campaña de lo que realmente cura), o ver anuncios como el de la leucemia con el que han publicitado en las estaciones de metro de Barcelona: se ve una persona delgadísima, calva y pálida haciéndonos creer que eso es la leucemia cuando “eso es la quimioterapia”, y en actitud de lucha masculina para hacernos creer también que hay que luchar contra la leucemia de esa manera. Todo manipulado. Algunos estamos muy, muy, hartos.

  4. Javier

    Pues si no es efectivo, les devolverán el dinero, como si no lo supiéramos.

  5. Olaff

    El Escandalo de un fantasma-virus que se “detecta” con un sistema de creencias… Solvadi, el veneno que quieren que pidas de rodillas… http://free-news.org/botina13.htm

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.