¿Interés en la impunidad en el caso de Lubitz y el avión siniestrado?

Pasado el shock de los primeros días tras el terrible suceso de Los Alpes, ha comenzado el baile de intereses. A raíz de lo sucedido con el avión estrellado por el copiloto Andreas Lubitz se ha abierto un debate de fondo sobre la conveniencia o no de publicar sobre datos sanitarios del protagonista de los hechos. ¿Qué puede haber tras ello?

La prensa recoge estos días la respuesta institucional -corporativa- al asunto. El Colegio alemán de Médicos y la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria están manifestándose a favor de considerar el secreto profesional como “bien jurídico” importante.

andreas lubitz olanzapinaLa segunda se describe como sociedad “científica” y habla de “estigmatización” de pacientes con problemas de salud mental. Cita la muy responsable actitud de los jueces y otros responsables ante la resistencia para revelar datos íntimos sobre la salud del piloto.

¿Se trata de tapar algo? El piloto está muerto y por tanto no hay ninguna intimidad suya que defender. Tampoco el estigma le va a afectar. Sí afectará durante años a la familia, de manera inevitable.

El médico Javier Padilla, al que aprecio, escribía ayer en Twitter:

me parece brutal que se hable tanto de la historia clínica privada de alguien”.

Coincido con un psiquiatra con el que estoy siguiendo el asunto:

No se trata de saber detalles íntimos que podrían involucrar a otras personas como novias o lo que sea, se trata de saber diagnósticos y tratamientos, en qué fechas y qué seguimientos se hicieron. Qué comunicaciones había. Podría pasar como con Adam Lanza, el asesino de Newtown y otros, que los médicos dan bajas y recetan sin escribir nada, incluso sin ver al paciente, lo que es pésima práctica profesional”.

Se trata de un problema de interés público. En el accidente murieron muchas personas, menores incluidos. Los médicos y doctoras en muchos países tienen la obligación de informar a Servicios Sociales o al juez de que la conducta de un paciente con probabilidad va a poner en grave peligro a uno o varios menores. Tal peligrosidad depende de la historia pasada del paciente y de la medicación que esté tomando.

En el Reino Unido si un médico falla en esta obligación puede ser suspendido o al menos hasta hace poco era así. Por lo tanto, la confidencialidad no debería aplicarse en estos casos. Se trata de que el público sepa lo que ha ocurrido, no detalles escabrosos sino cuestiones de peligrosidad, supervisión de pilotos y así se puedan exigir cambios.

Desde el punto de vista periodístico me parece que ha de ser igual; debemos obviar detalles íntimos o anecdóticos que puedan atentar contra el honor de cualquier persona por bárbaros que hayan sido los hechos protagonizados por ella. Pero saber qué ocurrió y exigir responsabilidades caiga quien caiga es algo que la sociedad merece y necesita. El peor fracaso de lo ocurrido es que nada cambie y se abone el terreno para que esto vuelva a suceder.

Si hay alguien que podría poner problemas al derecho a saber son los familiares y estos serían consultados en la investigación excluyendo detalles irrelevantes de la misma.

Son los medios de comunicación los que han revelado que Lubitz recibía un tratamiento con olanzapina inyectable. Es difícil verificarlo si no se hace pública la parte de la historia clínica que puede tener consecuencias positivas para la sociedad. El uso de la olanzapina inyectable indicaría

a) que este sujeto estaba en una fase aguda y agitada severa de algún trastorno (y por lo tanto debería haber estado ingresado en un hospital).

o b) que era parte de un programa de tratamiento y recibía inyecciones periódicas y no olvidemos que la olanzapina es un medicamento antipsicótico, con varios efectos adversos severos incluidos del sistema nervioso central y en este caso ¿como es que Lufthansa le dejaba volar?

El uso de olanzapina puede producir confusión y su uso oral está ligado a un aumento del suicidio. En cualquier caso depresión o no la olanzapina no es compatible con ponerse en posición de comandante o copiloto de vuelos comerciales.

“Los profesionales a veces usan conceptos como estigmatización o confidencialidad para eludir críticas a malas prácticas mientras no tienen inconvenientes en ser cómplices de la estigmatización actualizada. Es esto lo que parece que quiere ocultarse al público en el caso del avión siniestrado y otros casos donde los protagonistas de tragedias han sido pacientes de salud mental”, concluye este profesional.

8 Comentarios a “¿Interés en la impunidad en el caso de Lubitz y el avión siniestrado?”
  1. Nils Bergman

    Nuevos datos sobre el accidente de Germanwings:

    http://www.madinamerica.com/2016/03/73579/

  2. Juvenal Mendoza

    Mala practica medica. El paciente no debio habersele permitido laborar.

  3. Alredol

    Padilla y otras personas se está armando unos cuantos líos: ¿Había depresión o no? ¿O no había nada y era el MAL, que es algo incompatible con la enfermedad mental? ¿O tenía un trastorno de personalidad? ¿Es el periodismo investigativo lo mismo que los reality shows? ¿El estigma afecta más a los muertos que a los vivos? ¿La confidencialidad no importa si hay negocio de por medio?

    “La Conselleria de Salut de la Generalitat ha aprobado el proyecto Visc+ de venta de datos sanitarios, pese a la oposición del Parlament, y ha incorporado la posibilidad de que los centros de investigación que reciban datos de pacientes catalanes puedan subcontratar a terceras empresas y entidades para que los gestionen.”

    Hola hola!!!
    De lo que se trata es de que el público sepa lo que tiene derecho a saber, protegiendo la confidencialidad de datos de los pacientes, porqué estos se pueden usar de manera ajena a sus intereses por entidades o personas que no tienen ningún derecho a conocerlos. Y en este caso hay que saber:

    1- Si fueron los exámenes psicológicos en la selección y supervisión del piloto útiles y relevantes.
    2- Cual era el diagnóstico de un asesino múltiple ahora muerto, en los días que precedieron a la tragedia..
    3- Si el diagnóstico incluía un aspecto de riesgo público, que se hizo al respecto. Si no lo incluía quien (no nombres necesitan publicarse solo cargos, funciones) fue responsable de este error mayúsculo y porqué.
    4 – Su tratamiento farmacológico y los efectos de tal tratamiento, basados en estudios científicos y en procesos legales previos ligados a tales medicaciones y en particular datos relativos al funcionamiento del SNC y al suicidio y violencia.

    Y esto el público tiene el derecho de saberlo con toda la discreción y sensibilidad del mundo hacia los familiares y amigos del sujeto, que por cierto ellos pueden ver de diferente manera que ese Colegio y esa Sociedad mencionadas cuya financiación, obligaciones estatutarias y avales científicos sería interesante saber.

  4. Francisco Hernandez

    Aqui otra entrevista a otro psicologo… total para gustos, colores:

    http://www.lacronicadelpajarito.es/region/copiloto-no-tenia-depresion-ni-era-un-enfermo-mental-era-un-narcisista-maligno

    Menudo circo.

    • Alredol

      Retrospectivamente hay gente que diagnostican a Gengis Khan y a Stalin, a Einstein y a Quevedo, son genios fallidos, como dijo Nabokov.
      El asunto es que Lübitz visitó al menos cinco despachos profesionales y ninguno detectó que era un peligro público o si lo hicieron esta valoración no llegó a los profesionales relevantes de Lufthansa. Más aún es posible que no solo no encontrara ayuda en esos despachos, sino que de alguna forma esas visitas facilitaran la destrucción de otros 150.

  5. Francisco Hernandez

    Creo que hay una diferencia abismal entre que los datos de un paciente puedan ser estudiados dentro de una investigación destinada a saber lo que pasó y depurar responsabilidades y que se aireen de entrada a la luz publica para que cada uno señale e invente las teorías más disparatadas. A mi me parece que proteger el derecho a la intimidad de alguien no tiene nada que ver con defender la impunidad médica por mucho que algunos retuerzan todo lo retorcible, para seguir dando a las masas baños de sangre, morbo y visceras.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.