En Dinamarca también hay afectadas por la vacuna del papiloma humano que piden una moratoria

Un grupo de padres y madres de niñas de Dinamarca dañadas por la vacuna del papiloma humano se han unido para advertir sobre ello y exigir responsabilidades a las autoridades sanitarias del país. Estas familias tienen constancia de las lesiones desde la primavera de 2013 y desde entonces trabajan por una moratoria en la vacunación contra el virus papiloma.

La Agencia danesa del Medicamento, como la española y otras, ha optado por ignorar las críticas contra esta vacunación. Como consecuencia no hay diagnóstico para los daños que sufren las chicas danesas (iguales a los de las de otras partes del mundo incluida España) y tampoco tratamiento para intentar recuperarlas.

Gardasil vacuna papilomaLas jóvenes faltan al colegio días, semanas, meses o años según la gravedad de las lesiones. Muchas de ellas ya no pueden asistir a una educación normal. Sin diagnóstico no hay compensaciones y por ello no pueden rehacer su vida.

Como expresan estas familias:

La vacuna contra el VPH dibuja un sendero amplio y siniestro de una juventud en ruinas, discapacidad y familias rotas”.

Otra de las quejas de las afectadas es que los médicos no están bien formados para detectar los daños y emitir diagnósticos adecuados y poder así ofrecer tratamientos.

No son pocos precisamente los historiales clínicos de jóvenes presuntamente dañadas por la vacuna del papiloma en Dinamarca, 77 ha entregado este grupo de padres a las autoridades sanitarias.

Estas familias están indignadas con el trato o mejor escrito el NO trato recibido por la agencia reguladora de su país. Los responsables de la misma, dicen estar al tanto de los daños y seguirlos de cerca pero nunca han enviado una nota informativa a los médicos del país avisando de las secuelas que puede dejar la vacunación contra el papiloma.

Los datos oficiales que han conseguido las afectadas de Dinamarca son críticos. En 2013, en el país noreuropeo fueron notificados 511 reacciones adversas por esta vacuna; 315 por cada 100.000 vacunadas. Mueren en dicho país 1,9 mujeres de cada 100.000 por cáncer de cuello de útero (el que en teoría previene la vacunación).

Pero las notificaciones van en aumento. Hasta el 1 de mayo de 2014 se han contabilizado 847 eventos adversos, así que afirman que la posibilidad de ser dañada por la vacuna es 445 veces mayor que la de morir por cáncer de útero.

Los estudios realizados en otros países han mostrado claros signos de enfermedades graves que ahora se registran en Dinamarca, como la meningitis, daños en el sistema nervioso central, intoxicación por metales pesados​​, alergias y daños en el sistema inmunológico.

Pedimos a los investigadores competentes, médicos y políticos que asuman la responsabilidad de parar la vacunación contra el papiloma humano; un seguimiento de las niñas heridas y diagnósticos y tratamientos adecuados para ellas”, argumentan estas personas.

Las familias danesas saben que en Francia y España se han iniciado acciones legales por las graves reacciones adversas y en el Bufete Almodóvar & Jara, que asistimos a la Asociación de Afectadas por la Vacuna del Papiloma (AAVP), estamos en contacto con ellas. En un informe de la autoridad sanitaria danesa encontramos cosas interesantes.

Hay muchos datos técnicos que veremos con detenimiento pero de entrada llama la atención que hay registrados y comprobados como probable causa de reacciones adversa al medicamento (RAM) el síncope.

Esta RAM fue negada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y los laboratorios fabricantes de la vacuna, GlaxoSmithKline y Sanofi Pasteur Merck, Sharp & Dohme (MSD), allá en 2009 cuando se produjeron los primeros casos de daños en Valencia. Y es una lesión que aún hoy es negada en las resoluciones denegatorias administrativas que estamos recibiendo en el Bufete.

Sin comentarios a “En Dinamarca también hay afectadas por la vacuna del papiloma humano que piden una moratoria”

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.