Sobre la muerte de cinco niños en Argentina por el rotavirus

Se han producido cinco muertes de niños en Buenos Aires, Argentina. Las autoridades sanitarias han confirmado que portaban el rotavirus. ¿Se aprovechará el desgraciado suceso para “vender” la vacuna del rotavirus que fue incorporada al calendario argentino hace un mes?

En efecto, la vacuna contra el rotavirus fue incorporada el pasado mes de junio al calendario de vacunaciones de Argentina junto a la de la varicela y la del meningococo.

vacuna rotarix rotavirus

Hay dos marcas de esta vacuna, Rotateq y Rotarix, fabricadas por los laboratorios Sanofi Pasteur Merck, Sharp and Dohme (MSD) y GlaxoSmithKline.

Hay que saber también que uno de los principales efectos secundarios de la vacuna es la diarrea (17,6% de los casos), algo como mínimo contradictorio: usar una vacuna para “prevenir” la diarrea y que el producto te produzca diarrea…

El rotavirus es la causa más común de gastroenteritis y diarreas en bebés y niños y suele superarse sin problemas (las complicaciones se dan en zonas empobrecidas donde una gastroenteritis puede ser la causa de una deshidratación en niños muy pequeños -esto no es “culpa” del virus sino de una mala alimentación e higiene y baja calidad de vida-).

Aunque “raro” otro daño que puede provocar esta vacuna es broncespasmo.

Como consta en la ficha técnica del producto y ya hemos publicado en este blog, más grave es la invaginación intestinal. La publicación científica profesional Pediatrics ofrece información sobre un esta reacción adversa de la controvertida vacuna contra el rotavirus. Este problema de salud también se llama intususcepción y es un cuadro digestivo agudo, que sucede más frecuentemente en la edad pediátrica, sobre todo en el primer año de vida.

Ocurre con muchas vacunas y está comprobado que la del rotavirus induce una respuesta inmune en el organismo humano pero

No se comprende completamente el mecanismo inmunológico por el cual RotaTeq protege frente a la gastroenteritis por rotavirus”.

Desconozco qué ha llevado al Gobierno de Argentina a incluir en su calendario de vacunaciones la vacuna del rotavirus. De hecho, esta vacuna NO se encuentra entre las recomendadas (que no obligatorias) del abultado calendario vacunal español.

Rotarix vacuna rotavirusUn trabajo publicado en British Medical Journal (BMJ) ha revisado información de ensayos clínicos de vacunas (papiloma, gripe, meningococo, neumococo, rotavirus) y concluye que los no patrocinados tienen una mayor probabilidad (4,42 veces) de publicar resultados negativos.

Hay que leerse bien la ficha técnica del producto y tener esto último en cuenta.

Y creo que no se puede cerrar este post sin contar que el año pasado las autoridades sanitarias de Portugal decretaron la suspensión provisional de las vacunas del rotavirus RotaTeq tras la muerte de un bebé de seis meses recién vacunado.

5 Comentarios a “Sobre la muerte de cinco niños en Argentina por el rotavirus”
  1. Delfina

    Es posible que a causa de que tantas personas se hayan puesto la vacuna desde Junio, las demas personas que no se la dieron se terminen contagiando? Recuerdo cuando se puso de moda la vacuna “contra” la rubeola en Argentina, casi todas mis compañeras del colegio se la dieron y yo no, a los pocos dias me enferme de rubeola! No fue nada grave solo un par de dias. Pero si es como entiendo, ya quede naturalmente inmunizada por haberlo tenido…

  2. Jorge Balbi

    Miguel:
    Respecto a “el primer párrafo achaca la muerte de los niños a la vacuna”, el error que intuyes existe. Pero es tuyo, de lectura e interpretación.
    El párrafo está ambiguamente redactado, es cierto, pero el sentido común del lector hace adjudicar la causa de la muerte a LA ENFERMEDAD y no a la vacuna.
    Citaré el párrafo de TÉLAM en cuestión:

    “La vacuna contra la enfermedad que causó en los últimos días la muerte de cinco niños en el conurbano bonaerense fue incorporada con otras dos contra la varicela y el meningococo.”

    Como entiende el más tonto del pueblo, quieren decir “la enfermedad que causó en los últimos días la muerte” y no “la vacuna… que cuasó en los últimos días la muerte.”

    Creo que o entendiste lo que querías entender -sesgo cognitivo, chárlalo en terapia…- o bien fue intencionado concientemente.

    Por lo demás, una nota interesante.
    Pero ser periodista requiere no tener “conflicto de intereses” con el tema sobre el cual se escribe, ¿no?… la llamada “objetividad”.
    No podemos permitirnos eso… por más que “los otros sean peores”.

    Te mando un saludo. JB

    PD: nota de Télam para consulta:
    http://www.telam.com.ar/notas/201407/69706-la-vacuna-contra-el-rotavirus-fue-incorporada-en-junio-al-calendario-nacional.html

    • Miguel Jara

      Jorge, llevas toda la razón, he leído mal esa frase. Retiro el párrafo en cuestión de mi post. Gracias.

      • Elena Estrella Beolchi

        Que bueno Sr. Jara reconocer un error. Tiene usted toda mi confianza !

  3. Nils Bergman

    ¿Es seguro lo del error de redacción? Las vacunas contienen virus debilitados. No sería la primera vez que una vacuna causa la patología contra la cual pretende precisamente proteger. Sería el colmo de la ironía que ahora se promoviese la vacunación contra el rotavirus por un brote causado por inoculación artificial.

    En cuanto a:

    “No se comprende completamente el mecanismo inmunológico por el cual RotaTeq protege frente a la gastroenteritis por rotavirus”.

    ¡Viva la ciencia!

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.