Fármacos para la osteoporosis que se venden pese a su baja eficacia y probados daños

Comentaba el pasado mes de enero que los medicamentos para la osteoporosis Protelos y Osseor estaban a punto de ser prohibidos. Pero finalmente, aunque se han restringido sus indicaciones y se ha advertido con mayor dureza sobre sus peligros, NO se han retirado del mercado.

Protelos medicamento osteoporosis Osseor y Protelos son dos medicamentos que están autorizados para el tratamiento de la osteoporosis severa en mujeres posmenopáusicas con alto riesgo de fracturas y de la osteoporosis severa en hombres adultos con riesgo elevado de fractura.

Pero aunque están en las farmacias, el Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia europeo (PRAC) había recomendado suspender su autorización de comercialización.

Lo hizo tras finalizar la revisión del balance beneficio-riesgo de su principio activo, el ranelato de estroncio y concluir que presenta un inaceptable “riesgo cardiovascular en el contexto de su limitada eficacia en la prevención de fracturas graves“.

Por cada 1.000 personas que toman estos fármacos dos sufrirán un infarto de corazón que puede acabar con su vida y dos más trombos en las venas que idem, cosa que no ocurriría si no tomasen el medicamento.

Pero es que además los referidos riesgos se han considerado en el contexto de un beneficio modesto del ranelato de estroncio en la prevención de fracturas, particularmente sobre las fracturas consideradas mas graves. Y hay más. Los datos de eficacia una vez excluidos los pacientes con mayor riesgo cardiovascular NO son concluyentes, de modo que, según el PRAC:

no es posible afirmar que se mantienen los referidos efectos en la prevención de fracturas con las restricciones actuales”.

En otras palabras, son medicamentos de baja eficacia y graves peligros. Por ello, no se entiende que si quienes han revisado su relación beneficio-riesgo recomiendan retirarlos del mercado, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), poco después decida que continúen vendiéndose. Con más recomendaciones de seguridad, como se puede ver en la carta que ha enviado a los profesionales sanitarios pero que aún pueden recetarse.

La historia de los peligros de estos fármacos es larga. Ya en mayo de 2013 publicamos que los laboratorios Rovi y Servier fabricantes de estos tratamientos, habían enviado una nota informativa a los profesionales en la que advertían del aumento de riesgo de infarto de corazón entre quienes consuman Protelos y Osseor.Osseor medicamento reacciones adversas cardiovasculares osteoprosis retirada

Así que advertidos quedan los médicos y quiero pensar que también a quienes se los receten. Pero en estos casos me parece que no vale sólo con advertir. Si este grupo de fármacos, además de peligrosos son poco o nada eficaces, como lo aseguran investigadores independientesno hay razón para mantenerlos en las farmacias. ¿O sí?

Para otro día queda la discusión sobre menopausia y osteoporosis, la primera una condición natural de la mujer y la segunda un factor de riesgo pero no enfermedades.

 

3 Comentarios a “Fármacos para la osteoporosis que se venden pese a su baja eficacia y probados daños”
  1. Inés

    Y los alendronatos son de esa familia de medicamentos ? exiten realmente medicamentos eficaces para la osteoporosis ? o lo mejor es tomar sol e ingesta de calcio, magnesio, zinc y vit D ? ejercicio moderado …

    Porque es una realidad que la osteoporosis puede causar una mala calidad de vida, pero la naturaleza será más sabia …

    Saludos !

    • Pepe

      Inés: yo te diría que no hay medicamentos realmente eficaces para la osteoporosis -y probablemente no haya verdadera eficacia en ninguno-, lo único eficaz es un cambio de vida, comenzando por un cambio de mentalidad, un cambio de dieta -el origen de esta palabra es “forma de vida”- y ejercicio: no ejercicio “moderado” sino ejercicio “adecuado”-no deportivo ni de competición: la natación es el más completo, aunque sea realizar los movimientos andando-. Lo coherente es erradicar de la ingesta aquellos alimentos responsables de la osteoporosis -y todos los “comestibles” fabricados lo son-. Cualquier enfermedad aparece cuando se modifica el medio interno. La cosa es tan simple que basta tener en cuenta dos pautas: proveer al medio interno de oxigenación y de alcalinización. La primera se logra con alimentos vegetales frescos, mejor si son crudos y de cultivo biológico, y estimulando la respiración a través del ejercicio diario -al menos 45 minutos-. La segunda consiste en seleccionar alimentos alcalinizantes y no acidificantes (http://www.elblogdenutricion.com/wp-content/uploads/2013/01/tabla-alimentos-alcalinizantes.pdf). Los estados insatisfactorios, el estrés, la depresión, también son acidificantes: su solución debe integrar el cambio de mentalidad mencionado. Si se quiere ayudar positivamente y rápidamente el proceso hay un recurso abundante y gratuito -oculto y vilipendiado por los intereses farmacológicos-: el agua de mar. (http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&c=965)

      • Montse Martínez

        Hola buenas tardes
        soy una mujer de 60 años que hace 5 que toma ácido alendrónico semanal Stada 70mg recetado por la seguridad social y he mejorado de la osteoporosis.

        Según la densitometría ósea a los 2 años de medicación la columna lumbar presenta un aumento del 6%, el fémur 6% densidad normal 28/09/12
        Ahora estoy esperando al mes de octubre 2014 para otra densi, para mí si que he esta dando resultado.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.