Cuando los problemas sexuales los producen los medicamentos

La Viagra, la “pastilla Azul”, supuso una “revolución” en el marketing de los medicamentos. Es, como casi todo el mundo sabe, un fármaco para “tratar” la disfunción eréctil, que no se os levante chicos, vaya. Tras su aparición y al calor del enorme negocio que ofrece han surgido un montón de medicamentos similares. Pero ¿sabéis que también muchos medicamentos pueden provocar impotencia sexual?

impotencia sexual medicamentosLa disfunción sexual (DS) es la alteración de una o más etapas del acto sexual (deseo, excitación, orgasmo y resolución), que impide al individuo o pareja el disfrute de la actividad sexual de modo satisfactorio.

La función sexual puede verse afectada: disminución del deseo sexual, falta de lubricación vaginal, disfunción eréctil, falta de eyaculación o eyaculación precoz o retrógrada, anorgasmia o dispareunia.

Las causas pueden ser muchas pero también el consumo de medicamentos. Es una reacción adversa común de muchos fármacos que puede tener un impacto muy importante en las relaciones personales, en la calidad de vida y en la capacidad de procrear. Asimismo, es un factor clave en la adherencia al tratamiento farmacológico; en que continuemos tomando ese medicamento.

Algunos estudios han confirmado que muchos pacientes con hipertensión, depresiónesquizofrenia, abandonan su tratamiento debido a efectos adversos sobre la función sexual.

Otros factores que pueden afectar a la función sexual incluyen la edad, el tabaco, el alcohol y las drogas. Algunas enfermedades también afectan a la función sexual, por lo que la relación causal así como la incidencia de la DS con un determinado medicamento es difícil de establecer.

Hay muy pocos estudios aleatorizados, controlados con placebo, que evalúen específicamente las reacciones adversas de los medicamentos en la función sexual y la mayoría de los informes de eventos dañinos se obtienen de los ensayos clínicos post-comercialización, de la farmacovigilancia, de encuestas a los pacientes o de casos aislados.

Un 25% de los casos de impotencia están producidos por medicamentos

 

Los efectos de los medicamentos sobre la sexualidad masculina están más documentados que los de las mujeres. En los hombres, la forma más común de DS es la disfunción eréctil (DE). Se estima que un 25% de los casos de DE están producidos por medicamentos. En las mujeres la forma más común es la disminución de la libido.

El boletín de información farmacológica de la sanidad vasca Infac, publica un monográfico muy interesante titulado Disfunción sexual por fármacos. En él tenéis listas de medicamentos que os pueden provocar impotencia sexual como los antihipertensivos, antipsicóticos, antidepresivos o anticonceptivos hormonales.

¿Habrá personas que tomen medicamentos que les causan problemas sexuales y luego consuman los viagras de turno para intentar superarlos? Sería delirante.

Un Comentario a “Cuando los problemas sexuales los producen los medicamentos”
  1. Carlos

    Con los antihipertensivos, me parece que es casi seguro. No es delirante, es un negocio redondo. Lo mismo puede ocurrir con las estatinas, desde ya que con los antipsicóticos y los antidepresivos. Lo delirante es que la alopatía, la medicina tradicional, trata todos los síntomas con anti-síntomas, anti depresivos, antipiréticos, anti, anti todo! La homeopatía toma el síntoma como la guía que el médico debe seguir, la energía vital dice qué ocurre en el organismo y lo que la va a fortalecer es un medicamento que vaya en el mismo sentido, los síntomas similares, se tratan con remedios similares sintomáticamente hablando.
    Saludos.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.