Déficit en el control democrático de las instituciones

En el Bufete Almodóvar & Jara estamos teniendo malas experiencias con la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. No facilita, cuando no directamente obstaculiza, a quienes sufren daños por medicamentos, su tarea de buscar responsabilidades y justicia. Lo han hecho con la familia que ha perdido a un ser querido en un ensayo clínico y también con unos padres que buscan  explicaciones a la reciente muerte de su hijo, grave tras ponerle las vacunas del calendario de su Comunidad y algunas más.

Otro ejemplo lo tenemos en lo que ha hecho el Gobierno de Asturias tras conocer la muerte de la joven de Gijón Andrea, fallecida tras recibir la segunda dosis de la vacuna del papiloma. Rescinden el contrato con el equipo de Farmacovigilancia que estaba haciendo lo que hay que hacer en estos casos investigar la relación de causalidad entre el consumo del medicamento y la muerte. Además, lejos de “poner en cuarentena” la vacuna cambian de marca de la misma (que algo cambie para que nada cambie).

poder-imagenEs algo que ocurre en todo el país. Ayer publicamos que en Cataluña, el Gobierno incentiva a los profesionales sanitarios pagándoles un dinero extra para que vacunen más a la población y a la hora de justificar “científicamente” las vacunaciones masivas contra la gripe manipulan los datos.

Es evidente que, temas de salud pública aparte, aquí hay un gran negocio y muchas administraciones intentan proteger los intereses de los laboratorios y empresas de material sanitario (y en general de todos los grandes grupos industriales). Más ahora que vivimos un tiempo de crítica cada vez mayor a muchas vacunas y medicamentos. Todo esto no hace sino ahondar en la idea que vengo documentando y defendiendo los últimos años: el poder político se ha ido convirtiendo en un apéndice del Área de Ventas o Comercial de las grandes compañías y lobbies industriales.

Y esa protección de los intereses de las corporaciones, que podía ser legítimo en según qué casos, se hace negando los derechos de la ciudadanía. Ésta es utilizada de manera sistemática por ambos poderes; por el político para legitimarse mediante las urnas y por el económico para garantizar el consumo.

Existe un enorme déficit en el control democrático de las instituciones. El “sistema” está podrido y urge una regeneración, cambios profundos en el mismo. En ello hemos de participar todos. Es la hora de la ciudadanía, de conseguir algo tan básico en una verdadera democracia como que las instituciones trabajen con y para las personas.

3 Comentarios a “Déficit en el control democrático de las instituciones”
  1. Consuelo

    Como todo organismo público, la Agencia Española del Medicamento ha sido invadida por los nuevos visitadores llamados personal de relaciones institucionales enviados por la industria para manipular y persuadir a los que deciden sobre estas cuestiones. Son personas altamente cualificadas y educadas, de trato selecto y que pronto se llevan a los mejores restaurantes a los directivos públicos y estos rápidamente derivan cualquier culpa de la industria hacia otras alternativas. Por eso las propias administraciones ponen pegas a los ciudadanos de a pie que denuncian los daños. Poderoso caballero es don dinero y de eso los laboratorios saben mucho.

    • Miguel Jara

      Lo sabemos y trabajamos para cambiar las cosas. Gracias.

  2. Rogelio

    Hay dos aspectos contradictorios en el CONTROL. Como bien apuntáis por un lado la deficiencia que permite que se metan goles como la TALIDOMIDA (por ejemplo) y otro de PERMISIVIDAD CUANDO NO INDUCCIÓN AL CONSUMO DE MEDICAMENTOS, (por ejemplo vacunas), propiciado, permitido y extendido por los gobiernos, con el agravente de la falta de diligencia para retirar o suprimir los denunciados como perjudiciales para la salud, con casos contrastados.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.