Un fiscal pone trabas a conocer qué medicamentos tomaba el asesino de Newtown

Por

24 de septiembre de 2013Medicamentos peligrosos1 Comentario

¿Os acordáis de Adam Lanza, el asesino de Newton? La relación entre el uso de medicación o su discontinuación reciente y episodios de violencia sangrienta en escuelas o lugares de reunión colectiva, se ha probado al parecer, en más de 30 casos en los USA. En el de Adam Lanza, las primeras informaciones dadas en prensa fueron que tenía un síndrome de Asperger y que había tomado medicación psicotrópica. Esto se negó en las primeras revelaciones de las autoridades que no detectaron drogas legales o ilegales en sus análisis.

La cuestión no se ha cerrado pues ante la insistencia de Ablechild, una organización americana crítica en estos temas y su intento de obtener acceso a su historia médica, el asistente del fiscal general del Estado de Conneticutt ha contestado que la apertura de la historia médica de Adam Lanza al escrutinio publico “podría hacer que mucha gente dejara de tomar la medicación”. ¿Qué quiere decir esto y qué implicaciones tiene?

Al publicar sobre la semblanza psíquica del autor de la matanza escolar en Estados Unidos, ofrecí un enlace interesante sobre las conexiones entre medicamentos psiquiátricos y asesinatos en serie (podéis clicar sobre la foto para ampliarla).

Masacres y antidepresivosLa preocupación del fiscal es que quienes estén tomando los mismos medicamentos que Lanza dejen de tomarlos. Parece una actitud paternalista ¿quién es este fiscal para decidir sobre la libertad de elección de los pacientes? Además, es una actitud poco crítica con los daños que pueden provocar tantos psicofármacos. Da por hecho que estos son buenos, beneficiosos y ya está, que no tienen contraindicaciones, que no pueden causar adicción y favorecer conductas violentas como se ha documentado hasta la saciedad.

Tenemos derecho a saber pues no es descabellado que los fuertes medicamentos que tomara este asesino fueran uno de los desencadenantes de la tragedia.

También es interesante saber que, como explica mi compañero abogado y co fundador del Bufete Almodóvar & Jara y Bufete RAM, Francisco Almodóvar:

Tanto en España como parece ser que en USA este tipo de medicación relacionada con la salud mental no está sujeta a ningún control legal, es decir, el consentimiento informado terapéutico NO está regulado. Sí está regulado el consentimiento clínico pero no el terapéutico en el ámbito de los medicamentos.

Adam Lanza2

¿Qué relación tiene esto con el asunto que nos ocupa? Pues que una regulación del consentimiento terapéutico en fármacos debiera contemplar aspectos como el seguimiento farmacoterapéutico, el cumplimiento terapéutico, el historial farmacoterapéutico, el diseño de un plan terapéutico personalizado, el papel de los farmacéuticos y los médicos a la hora de generar, comunicar y organizar la información terapéutica, etc.

El médico llegado el caso suele desentenderse puesto que él no es el que más sabe de medicamentos. El farmacéutico sabe más de medicamentos que el médico. A su vez, la industria farmacéutica sabe más que el farmacéutico pues tiene toda la información de ese producto. ¿Y el ciudadano? Está obligado a cumplir con la terapia medicamentosa? ¿Qué consecuencias tiene el incumplimiento de dicha terapia?

La información terapeútica exige el diseño de estrategias multidisciplinares para poder abordarla con responsabilidad y en positivo. Ahora cada agente diluye su responsabilidad en cuanto al medicamento. Falta una regulación específica sobre la información en medicamentos. Este producto no es un producto cualquiera, puede matar, herir y curar, claro que sí pero no es un producto de consumo “normal”, que es lo que nos quieren hacer creer muchos laboratorios, legisladores, administraciones públicas, médicos, farmacéuticos, etc. ¿Dónde queda el ciudadano?

Sin duda divulgar la información sobre qué tomaba Lanza ayudará a evitar futuras matanzas.

 

Un Comentario a “Un fiscal pone trabas a conocer qué medicamentos tomaba el asesino de Newtown”
  1. Carlos

    “Este producto no es un producto cualquiera, puede matar, herir y curar, claro que sí pero no es un producto de consumo “normal”, que es lo que nos quieren hacer creer muchos laboratorios, legisladores, administraciones públicas, médicos, farmacéuticos, etc.

    No se entiende si te refieres al medicamento específico que tomaba éste jóven, que por cierto, creo que se desconoce. Es muy interesante el nivel en el que se mueven en los EEUU y como se protege a la industria, a la Big Pharma, ocultando información y mintiendo descaradamente,y como siempre, confundiendo a los usuarios. Nadie puede afirmar que éste joven ejecutó tamaña masacre porqué fue inducido a hacerlo por algún psicotrópico. Creo que lo que ocurrió fue que alguien pensó que podría “neutralizar” con una “medicación” la violencia homicida que anida en muchos jóvenes y no tan jóvenes en los EEUU. Lo único que se consigue es “liberar” dichos impulsos”-vean la foto del joven, apuntando al aire con sus deditos, un “shooter” americano, que escuchaba a The Beatles cantar “Happiness is a warm gun”. Es increíble pensar en una relación causa-efecto en un caso así “tomas XXX y sales a matar gente” , eso es invisibilizar las verdaderas causas de tales comportamientos, tan habituales en la sociedad norteamericana y hacerlo pasar por una enfermedad-Asperger”- o por una medicación. Ideología pura.

    Saludos..

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.