BMJ sobre la vacuna del papiloma: ¿es eficaz, sirve para algo, es prioritaria?

Después que el Parlamento de India también ponga en jaque la vacuna del papiloma, como ya lo ha hecho el Gobierno de Japón, ahora la publicación médico científica British Medical Journal (BMJ) se pregunta ¿esta vacuna es eficaz, sirve para algo, es prioritaria? Y concluye: NO hay respuestas fáciles. A todo esto, el Gobierno español sigue sin atender a las víctimas, unidas en torno a la Asociación de Afectadas por la Vacuna del Papiloma (AAVP). ni mostrar una postura al menos más crítica con este medicamento.

3 Comentarios a “BMJ sobre la vacuna del papiloma: ¿es eficaz, sirve para algo, es prioritaria?”
  1. Esther

    Muy interesante, podrias citar el artículo del BMJ? Muchas gracias.

  2. Txu

    Ya lo creo que es prioritaria, ni más ni menos que para forrarse toda la camarilla de “untaos” que hay alrededor, que son muchísimos más de los que pensamos.

    ¿Desde cuando los políticos, economistas, etc, se han preocupado por nuestra salud y nos recomiendan vacunas a to troche? Pues eso, exactamente desde que se lo llevan crudo.

    ¿Que alguien alberga dudas? Lo siento por él, yo ninguna. Sé que nos mienten.

    http://www.expansion.com/2013/08/28/juridico/1377711933.html?a=3728a48f4c42bf5bc01a138131355ea0&t=1379534834

    Se habla más de los medicamentos en medios de economía que en los de salud. ¿Por qué será?

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.