La invención de una “no enfermedad”: Síndrome por Déficit de Testosterona

El llamado Síndrome por Déficit de Testosterona puede considerarse un paso más allá de la medicalización de la andropausia, nacida a la sombra de la promoción del medicamento Viagra.

Un valeroso grupo de médicos ha analizado la estrategia de invención/creación/promoción de una no-enfermedad como es este nuevo síndrome y lo han publicado en Gaceta Sanitaria.

Lo resumen así:

“El llamado «síndrome por déficit de testosterona» es más bien una amalgama de síntomas inespecíficos propios del proceso fisiológico del envejecimiento. Sin embargo, ha sido objeto de una intensa actividad promocional que ha presentado el problema como de alta prevalencia y de elevado impacto en la salud pública. Dicha estrategia ha ido acompanada de la irrupción de preparados de testosterona de fácil administración en el mercado farmacéutico y ha generado importantes ventas a las empresas que los han comercializado.

La promoción comercial del síndrome por déficit de testosterona y sus remedios ha explotado los tópicos culturales del envejecimiento y la sexualidad mediante campanas de sensibilización promovidas por los laboratorios implicados y divulgadas por medios de comunicación, con participación de numerosos expertos y con el aval de sociedades científicas, lo que supone un caso paradigmático de invención de enfermedad (disease mongering)”.

El déficit de testosterona NO es una enfermedad. Los síntomas que se le atribuyen son inespecíficos; los medios para determinar las cifras de testosterona escasamente válidos y fiables; en la respuesta al tratamiento hay un componente importante de efecto placebo y su uso está asociado a numerosas reacciones adversas.

Es digno de atención el trabajo que hacen estos galenos de resumir los conceptos utilizados en la promo de este supuesto síndrome y su tratamiento hormonal (uno de cuyos ejemplos es el expuesto en la foto).

In Spain, que casi siempre is different, la diana de los mensajes es el “hombre común” o con la típica “barriga cervecera“, que “sin saberlo” puede “esconder un problema”: una enfermedad, un riesgo cardiovascular y un riesgo de muerte o eso trata de vendernos.

La información a los profesionales sanitarios se realiza mediante actividades formativas, revistas científicas y prensa especializada. El aval de líderes de opinión (expertos) y es un gancho necesario. Los congresos y las actividades de formación continuada suelen ser el escenario donde se toma contacto con la maquinaria promocional.

En ocasiones van más allá y los laboratorios desarrollan una captación de potenciales clientes ofreciendo gratuitamente análisis para determinar la testosterona a todo el que se preste.

En las campañas no se cita ninguna marca comercial pero mirad la web de Bayer tenemosunaedad.com, nos presentan problemas que todo el mundo puede sentir alguna vez (falta de energía o de concentración) como algo fuera de lo normal. Seguidamente, delatan al causante de esos síntomas, que no es el proceso fisiológico del envejecimiento sino una “enfermedad”: el síndrome por déficit de testosterona.

Conclusión:

El síndrome por déficit de testosterona, asociado a síntomas propios del envejecimiento natural, se ha transformado en enfermedad y ha sido objeto de una intensa actividad promocional en los medios y las redes sociales, con la colaboración de expertos y de sociedades científicas. Se precisa una respuesta clínica y de salud pública que denuncie tanto los abusos de la propaganda como las carencias científicas en ella y en general respecto a esta “no enfermedad”.

5 Comentarios a “La invención de una “no enfermedad”: Síndrome por Déficit de Testosterona”
  1. Urologo Madrid

    Está claro que detrás del mundo de la salud en general y de las farmacéuticas en particular, hay muchos intereses y mucho dinero de por medio.

    De todas formas hay cosas reales, y hay unos baremos que indican un descenso en sangre de esta hormona. Y cuando hay déficit de una hormona, es habitual que el organismo desarrolle ciertos síntomas.

    No se trata de recetar Viagra para cualquier cosa. De hecho, la viagra no es lo que se debe recetar para estos casos. Pero si el paciente presenta cierta sintomatología y se aprecia un descensos de los niveles normales de testosterona, ¿por qué no tratarlo? Si parece el origen, y el paciente debería tener los niveles más elevados… ¿Porqué no regularlo?

    Está claro que no se trata de diagnosticar y tratar sin ton ni son, sino con bases científicas y cuidado. Mientras se trate los síntomas como lo que son, no creo que se deba menospreciar este trastorno.

  2. BENJAMIN SANCHEZ LOPEZ

    Con pensamiento critico, se desvirtua al SDT o sindrome de deficit de testosterona que tiene intereses comerciales evidentes.
    Asi mismo,donde encontrar respuestas al tratamiento eficaz de la disminucion de la libido, en consideracion a que la sexualidad, ademas de brindar gran placer, es un elemento fundamental en el mantenimiento de las parejas.Si la solucion no es la testosterona…donde encontrarla…? para continuar con una actividad coital habitual como un derecho y un “deber” en los hombres de cualquier edad,motivados a mantener una relacion de pareja…??
    Porque las mujeres,no estan dispuestas a tolerar un marido que se comporte como un hermano (no incestuoso! ja,ja,ja!)
    Alguna solucion cientificamente valida..?

  3. Adler

    He oído hablar de este síndrome y me parece muy interesante. A las mujeres desde determinada edad, ya entrada la menopausia, se les receta estrógeno para aliviar síntomas relacionados con el envejecimiento. ¿Es eso también parte de una elaborada estrategia de mercado?

    Saludos!

  4. Nils Bergman

    Andropausia (!), dan ganas de vomitar… y luego me llaman paranoico. Si es que, como rezaba cierto eslogan en cierto conspiracy site “si no está paranoico no estás prestando atención“… En fin…

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.