Los últimos escándalos de corrupción de Big Pharma

Sólo hay una industria en el mundo a la que siendo manifiestamente corrupta la población le confíe su salud. Publica la web argentina Mirada profesional que varios laboratorios deben afrontar procesos legales en todo el planeta, producto de su política corporativa.

En China, GlaxoSmithKline (GSK) acaba de ser acusada de sobornar por millones de dólares a médicos locales. De nuevo. No es ni mucho menos la primera vez aunque sí sea la última (¿penúltima?). Narro en mi libro Laboratorio de médicos, que GSK, como buena parte de las farmacéuticas, desarrollan estas campañas de manera perfectamente planificada, han fomentado esta corrupción al dotar económicamente a sus visitadores médicos y exigirles realizar estas prácticas.

No es un “cuento chino”. Sin salir de Argentina, la compañía Pfizer, la número uno del ranking mundial tras GlaxoSmithKline, ha sido acusado de practicar “una conducta delictiva” y de financiar “un oscuro sistema de sobornos a los médicos en el marco de la cadena de comercialización de los medicamentos”, según dictaminó el Juzgado Nacional de lo Criminal de Instrucción Número 27 de Buenos Aires (Argentina), durante un juicio contra dos de sus ex jefes de zona del departamento comercial.

Hace sólo un año que Pfizer acordó con la autoridades estadounidenses pagar una multa de 15 millones de dólares, así como el reembolso de 26,3 millones de dólares en beneficios, antes que se emprendan procesos criminales contra ella por sobornar a médicos. Lo hizo porque sale más barato pagar, claro. Los sobornos se produjeron en Rusia, Bulgaria, Croacia, Kazajistán, Serbia, República Checa, China e Italia. ¿En España no?

Hace unos días, Pfizer aceptó pagar casi 500 millones de dólares en acuerdos civiles en Estados Unidos. El Departamento de Justicia indicó que la farmacéutica Wyeth, que Pfizer compró en octubre de 2009, entrenó a representantes de ventas para que alentaran a los médicos a prescribir Rapamune no sólo para la prevención de un rechazo de riñones trasplantados, incluso dándoles bonificaciones por hacerlo.

Rapamune fue aprobado en 1999, sólo para su uso en pacientes de trasplante de riñón. Las leyes federales prohíben que las farmacéuticas promuevan medicamentos para usos no aprobados específicamente por la Administración de Alimentos y Medicinas (FDA en inglés).

Esto ya había ocurrido con el medicamento de Pfizer Neurontin, lo que abunda en que estas empresas son reincidentes en sus delitos (o se intenta la vía penal o nada cambiará salvo que pagan multas cada vez más altas). El mayor acuerdo en la historia es de 3.000 millones de dólares, pagado por la farmacéutica británica GlaxoSmithKline en julio de la año pasado.

Por su parte, Bayer entre retiradas de medicamentosalertas sobre algunos que están en las farmacias y daños silenciados, podemos argumentar que participa mediante este tipo de prácticas en favorecer una epidemia “fantasma” de Reacciones Adversas a los Medicamentos (RAM). Como bien comenta la citada publicación:

Hace unas semanas, en Canadá, una investigación acusó a la farmacéutica de la muerte de al menos 23 mujeres que consumían las píldoras anticonceptivas Yaz y Yasmin. También en Suiza las autoridades sanitarias han iniciado una investigación por la muerte de una joven en circunstancias similares. A partir de documentos reservados obtenidos de fuentes sanitarias canadienses, la cadena CBC News aseguró que los médicos y los farmacéuticos de ese país coinciden que las píldoras Yaz y Yasmin son sospechosas de provocar la muerte de decenas de mujeres, que en su mayoría fallecieron repentinamente de coágulos de sangre.

Sólo hemos comentado sobre las “novedades” de tres multinacionales farmacéuticas. Si tratamos de los problemas legales que están teniendo o van a tener este tipo de compañías -que se conocen en el mundo anglosajón como Big Pharma– debemos citar las demandas en curso o que se pondrán en nuestro país por los daños de la vacuna del papiloma (y de otras vacunas); de Agreal; de muerte durante ensayos clínicos; de prótesis PIP, de antipsicóticos como risperidona o Risperdal y otros psicofármacos, bifosfonatos como Fosamax, etc.

Estad muy atentos. Llevamos tiempo avisándolo, numerosos medicamentos están haciendo daño y cada vez ocupan más a los tribunales de Justicia las demandas de quienes los padecen. 

4 Comentarios a “Los últimos escándalos de corrupción de Big Pharma”
  1. Luisa Ramona

    Gracias a usted Miguel. Se nos abren los ojos y vamos aprendiendo muchas cosas. Yo siempre estoy deseando leer todo lo que publica. Gracias. Luisa Zurutuza.

    • Miguel Jara

      Yo también aprendo mientras sigo gracias a quienes me seguís 😉

  2. Alredol

    De lo de China del Wall Street Journal

    http://online.wsj.com/public/page/news-pharmaceutical-biotech-industry.html

  3. Federico Relimpio (@frelimpio)

    Gracias por seguir en la brecha. Creo que mi libro K.O.L. Líder de Opinión se me quedó corto. En cualquier caso, desfasado no se me ha quedado. Tras conseguir editor, llega a por fin a un lugar preferencial de los estantes de las librerías – revisterías de los principales hospitales de Andalucía http://tontosantajusta.blogspot.com.es/2013/08/kol-lider-de-opinion-en-los-grandes.html
    En cualquier caso, siempre es preciso tener un punto de gratitud hacia las personas que apoyan un pequeño proyecto. Yo lo hago con Miguel Jara en este momento, sin ningún género de dudas.
    Un abrazo, Miguel.
    Federico Relimpio.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.