Epidemia de deshumanización del parto

Por

4 de julio de 2013Medicina14 Comentarios

Ayer asistí a una conferencia sobre lo que se conoce como “violencia obstétrica“. Se desarrolló en la Universidad Madres de la Plaza de Mayo, un centro social situado en pleno centro de Buenos Aires, en la misma plaza del Congreso de los diputados. Unas instalaciones espectaculares que entiendo que la madres han conseguido tras años de lucha.

El evento tuvo como ponente a Vivian Camacho, médica cirujana boliviana, indígena orgullosa y representante del Movimiento Mundial para la Salud de los Pueblos. Inició su discurso con un emotivo acto de denuncia de lo que ha sucedido con el presidente del país andino, Evo Morales. Lo explica muy bien el periódico argentino Página 12 bajo el título de “Vestigios de colonialismo que genera humillación”.

La discusión trató sobre embarazo, parto, crianza natural, etc. “Elegir cómo queremos parir”, insistió Camacho. Se describió la tecnificación del nacimiento y las mujeres y algunos hombres presentes se preguntaron si el embarazo situación de riesgo y acordaron que hoy la mujer es un objeto más de la consulta. La realidad nos permite afirmar que no van desencaminadas y que Bolivia, Argentina, España y demás padecen al misma epidemia de deshumanización del parto.

La interculturalidad que intenta imponer la medicina hegemónica sin respeto por las culturas indígenas y sus modos de entender la salud también fueron bien criticados ante un auditorio que hubo de cambiar de sala pues la primera se quedó pequeña (y la segunda también). El parto natural es un acto involuntario. Confiar en la naturaleza y permitir que el bebé se abra camino ha de regir el acto del nacimiento.

Se habló de muchas cosas concretas; de cómo la posición de la mujer tumbada para parir es antinatural porque la pelvis termina en “subida” y eso dificulta que el bebé encuentre la “salida”. Es correcta la posición vertical pues se ayuda de la fuerza de la gravedad. Bélgica, Holanda y Alemania son los países, según Vivian Camacho que más parteras y partos en casa ofrecen.

También se citó el trabajo impresionante del obstetra francés Michel Odent y la importancia de la oxitocina natural, hormona del amor frente a la adrenalina como hormona del peligro, la que se segrega en situaciones de riesgo como un parto inducido o no respetado.

Bueno, termino que he quedado con Vivian -que también es una vieja lectora de este blog aunque no nos conociéramos- en el Museo del Bicentenario; hay un cuadro de Sequeiros que nos han recomendado. Os cuento.

14 Comentarios a “Epidemia de deshumanización del parto”
  1. Miguel

    Hace dos días mi mujer dio a luz a nuestra hija en casa. Después de vivir esa experiencia tan maravillosa, lo que me parece milagroso es que las mamás puedan parir en el hospital. Que desconexión tan grande de la naturaleza y de nuestra propia esencia animal padecemos hoy en día!!

  2. Alfonsina

    Hola, soy argentina. Yo tuve un embarazo sin riesgo y cuando fui a la clínica a parir me internaron y el suero hizo el trabajo de parto muy doloroso.. Queria ponerme de pie porque necesitaba que mi beba baje y no me dejaban, incluso me rompieron la bolsa estando acostada lo que me causo mucho dolor.. terminaron haciendome una cesárea de urgencia, sin estar yo preparada para eso y los médicos hablando de la novela de tv y escuchando radio.. sacaron a mi hija y se la llevaban sin casi mostrarmela a vacunarla.
    Me llevo mucho tiempo superar la angustia que me genero esa situación, y tuve que recurrir muchas veces al recuerdo de cuando me mostraron a mi bebe recien nacida para sentir que era ella, sentia que me faltaba algo..
    Saludos, muy interesante tu blog.

  3. Rafael A. Lavin

    Y me pregunto, como médico de 60 años.

    ¿Por qué las mujeres mestizas gritan mucho más, ( y dramatizan) en el trabajo de parto, que las mujeres indígenas? ¿por qué se practican más cesáreas en las mujeres mestizas? ¿Será que son causas bio-socio-antropológicas y, además, de conveniencia para los médicos del Modelo Médico Hegemónico (medicina alópata)?
    ¿Será que los médicos realizan más cesáreas para irse a descansar temprano (en el sector salud)?; o ¿por cobrar más dinero (en el sector de la medicina privada), aprovechándose del miedo que se les infunde a las mujeres sobre el trabajo de parto y el parto?

    Son, únicamente, preguntas para reflexionar.

    Dr. Rafael A. Lavín
    Saludos desde Chiapas, México

  4. Caroline Lowel

    Este artículo es más amarillo que los Simpsons con cirrosis…

  5. Rafael A. Lavin

    Miguel: Recuerdas que hace tiempo te envié una cita de como paren las mujeres indígenas, con sus parteras, en Chiapas, México? Bueno, de unos años para acá ha habido una epidemia de mujeres que defienden el “parto humanizado”. Esto es bueno y lo han utilizado, principalmente,las mujeres parturientas de clase media y media alta (en México). Observo que estas “parteras occidentalizadas” luchan por un parto humanizado (lo que está correcto), pero también censuran a las parteras indígenas por ciertas practicas del parto (sobadas de abdomen y otras maniobras) que, según ellas, no están bien o son nocivas. Retoman solamente lo que según ellas, y su cultura occidetal,es conveniente. Por otro lado, exigen que las parteras indígenas reciban cursos de capacitación pues, implícitamente, están adjudicando a las parteras indígenas las muertes maternasen etas regiones. Esto de la parteria no es solo de defensa, sino de racismo de estas aprendices de parteras hacia otras parteras indígenas.

    Saludos desde Chiapas, México
    Dr. Rafael A. Lavín

  6. Pilar Remiro

    De los indígenas la sociedad “avanzada” se ríe y los destruye sin querer ver que de ellos tenemos mucho por aprender, la arrogancia de las “sociedades modernas” nos impide ver y lanzarnos a experimentar en base a lo que ellos saben, en definitiva la sociedad de hoy no existiría si ellos no hubieran existido antes, han sabido gestionar sus recursos y escuchar su cuerpo, ahora no solo no escuchamos nuestro cuerpo si no que lo dejamos a disposición del médico de turno.

    Celebro la claridad y la fuerza de estas mujeres indígenas que no han permitido que les roben su dignidad

    Del parto dependen muchos comportamientos tanto en la salud como psicológicos de la madre como de la criatura, de seguir por este camino estaremos empeñados en generar una sociedad enferma en las generaciones futuras también, esto no es respeto por la vida.
    El empeño en tener a la mujer en la cama en posición horizontal es porque así dependes de ellos por completo, lo natural sería dejar que la mujer pudiera pasear y moverse cómodamente, sin miedo y con la complicidad del entorno así se puede vivir el parto.

    Susana Badia, es cierto tu puedes, Feliz parto, disfrútalo

  7. Pere

    En nuestro país, un tocoginecólogo jubilado -Anicet Altés-, acaba de publicar un libro (en catalán) con el provocativo título de “Parir o no parir” en el que examina la epidemia de cesáreas programadas y otras ‘modas’ desde la perspectiva de alguien que ha dedicado toda su vida al tema y ha asistido en muchos miles de partos. El texto va destinado a la mujer -y la pareja- que se plantean como vivir un embarazo y su fin natural, el parto.
    Saludos,

  8. Susana Badia

    A se me olvidaba otra cosa…. me ha dicho: sobretodo no TENGAS MIEDO. Es normal tenerlo. Pero confia en ti. Tu puedes.

  9. Susana Badia

    Precisamente estoy a punto de parir y hoy he ido hablar con el anestesista.
    El cuál me a parecido un gran profesional y mejor persona aún.
    Sus palabras exactas han sido: los dres. tenemos q estar en el parto para acompañaros y ayudaros solo cuando sea necesario.
    Vosotras sois capaces de parir solas. Siempre lo habéis hecho.
    El problema es q se tiene prisa y algunos dan por hecho q sin ellos no sois capaces de parir.

    Espero q este dr este en mi parto. El humaniza los partos.
    Un saludo.

    Susana

  10. Nils Bergman

    En relación a esto, recomiendo libro y documental.

    https://sites.google.com/site/casildarodriganez/la_represion_del_deseo_materno

    Saludos.

  11. LILIANA CASTRO

    Y todo lo que esta “epidemia de deshumanización” implica, el despojo de derechos humanos esenciales como la autonomía, la fractura de la dignidad humana ante la separación vincular primaria y los destellos de la misma impresos en heridas primales en la psiquis humana. Saludos colombianos Miguel, siempre siguiendo tu periodismo comprometido.

  12. BlackSwanSaray

    Una de las razones que me han hecho decidir no tener más hijos, es precisamente la mala experiencia en el hospital, y sé que mi parto fue de los mejores dentro de un hospital, pero no respetan nada ni a nadie… y como aquí en España hay que tener dinero para poder costearte uno en casa con comadrona que te ayude, etc. Espero que eso cambie, por lo menos para generaciones futuras.
    Un saludo

  13. Angeles Hinojosa

    Gracias Miguel por compartirlo.
    Por desgracia para todos, esta epidemia no es solo de los países de Sudamérica, la padecemos todos, los países industrializados, porque en eso han convertido el acto del parto/nacimiento, en una industria que da dinero y es manipulada para tal fin.

    Es terrorífico pensar, en las consecuencias que estos actos tienen en las vidas futuras del bebé que nace, la mujer que pare, la relación para siempre de la diada madre/hijo y para la sociedad en general. El día que seamos capaces de ver esto con claridad, nos daremos cuenta del la violación de derechos humanos que estamos cometiendo.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.