La culpa de cualquier brote de enfermedad infecciosa “vacunable”

Es frecuente y común clamar contra los “antivacunas”, ese conocido “movimiento” inexistente, ante cualquier brote de enfermedad infecciosa “vacunable”. Tal actitud refleja como poco “pereza mental” y en su sentido científico es reflejo de ignorancia y/o intereses comerciales directos. Seamos escépticos, tanto con las actitudes irracionales de negar la mayor como de la tintura de Ciencia con lo que es mercantilismo y estrategias comerciales de lo más burdas: dinero a cambio de silencio o divulgación de propaganda.

En el caso de Polonia (aumento de casos de rubeola a comienzos de este año)lo reconoce correctamente Eurosurvillanceel problema es que el programa de vacunación fue incorrecto y “trasladó” la infección a los jóvenes, con lo que incrementó las posibilidades de infección de rubeola en embarazadas. Así aumentó el riesgo de “síndrome congénito por rubeola” al afectar al feto.

Hemos tenido brote de paperas (parotiditis) en España, que está coleando y aquí se debió a una vacuna defectuosa. De eso se ha hablado poco; los medios de comunicación “irresponsables” y muchos profesionales adoran titular con “antivacunas”.

Observad cómo lo cuentan en Asturias hace sólo unos días incapaces de reconocer el fallo de la vacuna. Lo hace para más inri, un diario condenado por publicar datos personales y fotografías de la menor que hace unos meses murió tras recibir la segunda dosis de la vacuna del papiloma humano Ejem, ejem.

Caliente, caliente, por cierto, el estreno de la Asociación de Afectados por Vacunas. Seguimos informando.

16 Comentarios a “La culpa de cualquier brote de enfermedad infecciosa “vacunable””
  1. Concha

    Aclaración: Los resaltes en negrilla de mi anterior comentario, han sido ajustados por el moderador de la página, no por mí. Pero me ha dado la idea de preguntarme ¿cuál frase resaltaría si tuviera que hacerlo yo?, que conste que estoy de acuerdo con ello. Sin embargo por mi carácter hubiera resaltado además: “La actual sanidad mundial se basa en experimentos a lo “Frankestein” con la raza humana”.
    Gracias, Miguel por dejar que podamos expresarnos sin censura, es un alivio entre tanta represión,…

    • Miguel Jara

      Concha, sólo explicar que los comentarios en el blog son moderados y editados, su trabajo me cuesta sobre todo cuando hacéis comentarios tan largos 😉

      Suelo destacar en negrita frases que me llaman la atención o que son claves, es algo subjetivo claro (a veces en un buen comentario no destaco nada).

      Y no publico aquellos comentarios con desprecios, insultos y demás actitudes propias de trolls. Tampoco los que no aportan nada, incluso aquellos tan tan mal escritos que editarlos me llevaría demasiado tiempo.

      Quería aprovechar para aclararlo dado que hay gente que se siente “censurada”. Gracias a los demás por comentar.

  2. Txu

    Concha, ten por seguro que la única razón para promover la revacunación de los adultos con “vacunas infantiles” es el negocio, sin más. Ningún adulto necesita esa revacunación para mantener un estado saludable. Más bien ocurriría lo contrario. Por mi parte no pienso darles la oportunidad de comerciar con mi salud, me voy a encargar yo de mantenerla “libre de humos comerciales”.

  3. Concha

    Gracias por tan bello elogio Gosen, pues practicar la medicina desde el “otro lado”, se ha convertido en antimedicina y mantenerse durante años no ha sido fácil, pero sin duda la Verdad resplandece sin que la historia lo pueda acallar.

    Hace 2 veranos, publicaron en la revista del Colegio de Médicos de Tenerife, la futura “campaña vacunal del adulto”. Consistía en aplicar un recuerdo vacunal ANUAL a todas las personas mayores de 18 años, de las vacunas infantiles. Es decir, a partir de los 18 años tendrías que revacunarte cada año hasta tu muerte, de rubeola, varicela, tos ferina, sarampión, tétanos, gripe, polio, etc..

    ¿?!¡…. Como miembro del grupo de compromisarios del COMTF, pregunté en la reunión de setiembre, a qué era debido este calendario vacunal. El Sr Presidente respondió que era por decreto ley….. Algo en mi interior afloró como una flecha y sin pensarlo les pregunté a todos los veteranos médicos presentes, que si también por decreto ley habían cambiado las leyes de la fisiología humana? Porque en la Facultad nos habían enseñado que había que poner las vacunas en la primera edad porque si no después el Sistema Inmunológico no reconocía a los virus…..

    El silencio entre los cabizbajos médicos fue la única respuesta y aunque el debate duró algunos minutos más,… de momento (toca madera), no se ha vuelto a hablar del tema.

    Este es el modelo sanitario que tenemos. No solamente impone por decreto ley, sino que contradice sus “leyes fisiológicas”?… esto me hizo dudar de repente de todo lo aprendido en la Universidad en cuanto a la “necesidad” de las vacunas.

    Se dice de la vacuna de la rabia, tétanos o polio, incluida la vacuna contra la viruela, permitió terminar con esa plaga… y que gracias a ellas, etc, etc, …..

    Sabemos que los virus mutan en sus presentaciones, incluso anualmente como en la gripe.

    Sabemos que de cada 10 células del cuerpo, 9 son bacterias…

    Sabemos que el cuerpo sano mantiene un equilibrio perfecto entre la acidez y la alcalinidad, (Homeostasia general) que le exigirá menor gasto de energía si mantenemos la alimentación y los pensamientos/sentimientos, equilibrados…

    Sabemos tantas cosas que no se aplican y sabemos que las que se aplican hacen daño.
    Las secuelas a largo plazo no justifican los medios. Si para tener vacunado a mi hijo contra las paperas,.. le hago autista, es un precio demasiado alto. Esto no es ni justificable, ni científico, ni tan siquiera humano. Y menos aún cuando lo ignoras y lo repites sin escrúpulos.

    Además el efecto de las vacunas en el desarrollo del intelecto humano, las interferencias del mercurio en las sinapsis neuronales, la “quema” de las neuronas, en un organismo que comienza a crecer, causa tal estrago que ningún científico, gobierno, o multinacional conoce…

    La actual sanidad mundial se basa en experimentos a lo “Frankestein” con la raza humana.

    Perdido por “vendido” el sentido común y la honradez científica, la especulación se adueña de los mercados y la publicidad de fármacos, es legal. Por eso somos bombardeados en las tv de imágenes repetitivas sobre la mejor manera de tratar un resfriado y si se hiciera una examen a la población,.. veríamos como todos saben el uso del frenadol, pero nadie sabe para qué sirve realmente y cuáles son los estudios científicos que demuestran la eficacia ante la medicina natural de sudar la fiebre, reposo, y plantas medicinales.

    Si se trata de despertar a la realidad no se puede hacer con un ojo cerrado, despertar en tomar conciencia, es decir, darse cuenta, y no vale estar somnoliento o medio despierto.

    Como la propia fisiología nos enseña: O te activas o estás en reposo.

    Decir que esta vacuna es útil, es decir medias verdades. Ahora la mutación de los virus se llama,.. nuevas enfermedades: Sida, Ebola,… ¿quién gana la batalla a los virus?.. Las bacterias y los virus son un terreno biológico único en la fisiología. Nada se sabe de cómo interactúan, para qué su existencia, por qué su agresividad contra el huésped,… etc,… cuando hayamos comprendido todas las preguntas, comprenderemos el mecanismo en su globalidad, entonces actuaremos, pero no en contra de la naturaleza… JAMÁS..

    Porque quién es el listo que lo sabe todo, y es responsable de todos sus actos médicos… por algo Hipócrates decía: primero no perjudiques, y aunque se jura por Hipócrates(Padre de la Medicina) que seguirás su criterio como médico,en tu práctica diaria de la medicina, … La generación actual parece más bien que han jurado por Hipócritas….

    Bueno seguiremos informando, pues una de las tareas del médico es enseñar a no enfermar a sus pacientes y no sólo recetar cuando están enfermos…
    Buenos días y gracias a todos por leer este comunicado que sólo pretende informar de un punto de vista personal.

  4. Gosen

    Ernesto y gracias tambien al señor Jara por permitirnos escribir en su pagina.

  5. Ernesto

    Concha, Gosen,muchas gracias por sus esclarecidas palabras. Un afectuoso saludo desde La Plata, Argentina.

  6. gosen

    Concha es de los escritos mas exactos rigurosos y completos que se hayan escrito nunca, por lo escueto sencillo y cientificamente correcto.
    Muchas gracias.
    Señor Miguel se lo ha leido? ha captado usted la profundidad de estas letras? esto no es lo que dice usted y el señor Gervas.
    Esto que ha escrito Concha es LA VERDAD en modo superlativo, una leccion para medicos y opinadores.

  7. Concha

    Este pasado verano, como todos los años, mi hijo estuvo de vacaciones en Asturias y dos días después de su regreso tuvo un brote de parotiditis que se trató con remedios naturales, entre ellos, reposo, homeopatía y drenaje linfático manual.
    Aparte de haber nacido en casa, no está vacunado contra nada y hasta ahora, 19 años, ha padecido solamente un pequeño brote de varicela a los 6 años, que también fue tratada con medicinas naturales y reposo.
    Sabiendo de la importancia de la alimentación para fomentar el terreno de salud o enfermedad, coincide que en su viaje a Asturias, alteró su dieta habitual, comiendo menos integrales y verduras y más grasas saturadas, harinas refinadas, etc, por lo cual su terreno se hizo más vulnerable al contagio.
    No cabe duda que el “ambiente social” después de una campaña de vacunación hace más susceptibles a los no vacunados, pero si éstos tienen un buen terreno biológico, podrán superar el “contagio”.
    Cuando éramos niños, nos dejaban “sudar” las llamadas “enfermedades infantiles”, no había tantas vacunas como actualmente, y salíamos de las crisis más fuertes, altos, delgados y activos que antes. Recuerdo el dicho, no tan lejano, de que “reposando se crecía”, y todos queríamos ser mayores, así que “sudábamos” la fiebre, tapados hasta las cejas una noche y al día siguiente estábamos como “nuevos”. Esta era la Vacunación Natural, que se perdió cuando aparecieron los “calendarios vacunales”.
    Nuestra sabiduría popular es la voz de la experiencia y la ciencia de la naturaleza. Es la observación con espíritu científico y sentido común que demuestra la realidad de la existencia.
    Perder este hilo conductor y no transmitirlo a las generaciones futuras, hará que se tambalee la vida de los seres humanos, porque contravenir las leyes naturales, es incompatible con la vida.
    Estamos en un presente confuso, donde “parece” que sin vacunas podrías morirte y justamente es lo contrario, con tanta vacuna, agotas al sistema inmunológico y estás condenando a tu sistema de por vida.

    Introducir virus atenuados en el organismo, acompañados de metales pesados como excipientes, hace que el sistema inmune tenga que estar el resto de su vida, “ocupándose” de ellos. Es decir, hace que se formen cadenas de antígeno-anticuerpo-complemento, llamadas “redes idiotípicas”, que mantendrán en alerta al organismo, obligándole a defenderse continuamente de esa “potencial enemigo”….

    Es como dejar un asesino “rehabilitado” sólo en casa en compañía de tu bebé, o dejar que un ladrón “que no te va a robar”, limpie tu casa en tu ausencia…¿confiarías en alguien así, el primer día?…Pues el sistema inmunitario diseñado con tal perfección que aún desconocemos, es incapaz de “fiarse” 100% de él… (y a mi me pasaría lo mismo) y mantiene ocupado todo la vida al sistema Ag-Ac-C como un policía vigilante de la condicional.

    A la larga estas “redes idiotípicas” aunque están controladas todo el tiempo por el Sistema Inmune, puesto que son “virus enemigos”, cumplen la función para la que han sido diseñadas, en este caso, asesinar o robar…. esto en el organismo se llama Enfermedades Autoinmunes, es decir, el enemigo atacando desde adentro….

    No en todos los organismos estas redes se escapan de la vigilancia del sistema inmunológico, pero en organismos muy intoxicados física y/o psiquicamente, puede ocurrir, son los llamados Factores favorecedores o desencadenantes.

    Esto aprendí de mi profesor el Dr. Macchia, Inmunólogo en el Hospital Adassa, de Jerusalén, hace más de 25 años….

    De esto la facultad no habla, porque la especulación se ha adueñado del sentido común y se han pasado por alto muchos principios básicos en Medicina, el primero y por ello, el primero a cumplir, es: “primum non noccere”.

    La cantidad de efectos secundarios e indeseables, de la mayoría de los fármacos y vacunas, hacen eso, precisamente: Perjudicar por los “daños colaterales” que realmente son innecesarios, máxime cuando la evidencia nos lo demuestra cada día.

    No quiero extenderme más, el tema lo merece, pero habrá más ocasiones,…

    Encantada de que haya sido útil, un granito más de arena, para la gran montaña que Miguel está levantando….

    Ánimo, compañer@s, la vida es larga y pone las cosas en su sitio, pero si la historia se repite, evitemos cometer los mismos errores.

  8. Gosen

    Ernesto, no te va a contestar Miguel pues el no sabe que tienen de bueno las vacunas, si sabe algo de lo malo que tienen, pero no todo, sabe “algo”.
    Y si, ha cogido una posicion comoda, ni te lo niego ni te lo pago, malas no son, buenas tampoco.
    Señor Migueeeeel, las vacunas son simple supercheria para supersticiosos, y no tienen base cientifica ninguna, un hombre riguroso como usted que aun no se hay enterado o no quiere enterarse?

  9. Isabel

    Sólo una pregunta desde la ignorancia, ¿la vacuna de la rabia se pone en el calendario o sólo como antídoto si has sufrido un posible contagio o trabajas con algún tipo de factor de riesgo?

  10. Isabel

    Pienso que a muchos nos da miedo decir abiertamente que las vacunas no son inocuas y nos liamos en discusiones de cuáles sí, cuáles no, cuando todas están basadas en los mismos principios y funcionan igual.

    • Miguel Jara

      Isabel hay que perder el miedo a decir la verdad. Son susceptibles de hacer daño, como cualquier medicamento. Pero me parece muy importante matizar, no meter esto y lo demás en el mismo cajón, no generalizar; la búsqueda de los matices, esto es lo difícil. En daños notificados la que se lleva la palma es la del papiloma.

  11. Juan Gérvas

    Excelente comentario sobre el exceso de “carga” contra los anti-vacunas como manera de ignorar los problemas de las vacunas.
    Por cierto, el aumento del síndrome congénito por rubeola es un efecto conocido de antiguo (al desplazar la vacunación infantil los casos de rubeola a los jóvenes adultos). Se vio, por ejemplo, en Grecia http://www.bmj.com/content/319/7223/1462
    Las vacunas sí tienen ventajas indudables. Siempre pongo el ejemplo de la vacuna contra la rabia, la única forma de evitar la muerte por esa enfermedad.
    Un abrazo Juan Gérvas.

    • Miguel Jara

      Gracias Juan, no conocía ese síndrome hasta que tú lo comentaste.

      Estoy de acuerdo, el dogmatismo y la irracionalidad creo que no ayudan a avanzar en este tema.

      El Bufete Almodóvar & Jara esta ayudando a crear una Asociación de Afectados por Vacunas, vamos a dejar muy claro que NO somos “antivacunas”. Sí estamos preocupados por sus daños, porque las haya innecesarias, por su manera alocada de ofrecerlas (o “imponerlas”), por la baja eficacia de algunas, etc. Y queremos conseguir metas concretas para quienes han sufrido daños e intentar minimizarlos.

  12. Ernesto

    Estimado Miguel:
    En un artículo anterior hacías referencia a los parabienes de las vacunas y en éste,de ser “escéptico tanto con las actitudes irracionales de negar la mayor….”
    Podrías decirme, por favor, según tu criterio, qué le ves de bueno a las vacunas?

  13. Isabel

    Pues si la vacuna te puede producir la enfermedad para la que te han vacuando pero en plan “light” estamos de acuerdo entonces que un vacunado es un vector de infección???
    En tal caso para donde mira el dedo acusador de los que dicen que por no vacunar a tu hijo de X estás expandiendo al resto una enfermedad.
    Cada día entiendo menos todo esto o no.
    Otra pregunta, ¿por qué en bebés muy pequeños hay que repetir las dosis de las vacunas, los denominados refuerzos y sin embargo en niños mayores no?

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.