Los profesores que no “diagnosticaban” ni “medicaban” a los niños

En el colegio me han dado un informe de mi hijo de ocho años para que lo vea el neuropediatra porque aunque es un niño muy tranquilo y obediente, tiene falta de atención y es muy despistado. El especialista viendo únicamente el informe lo ha diagnosticado de Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH).

Así comienza su relato una lectora del blog, preocupada porque no quiere comenzar el calvario de ver cómo a su hijo lo etiquetan y medican sin que haya motivo.

Me han dado tratamiento con Concerta para un año, revisión en seis meses si las notas del colegio no van bien. He pedido una segunda opinión con otro neurólogo (privado) y sin ver el informe, sólo con unas preguntas me dice que sí, que tiene TDAH y que el tratamiento es Concerta, pero a una dosis mayor; lo he comentado con mi pediatra y me ha dicho que si estos doctores me han dicho que hay que medicar a mi hijo, es lo mejor para él.

Llama la atención que se recete un medicamento con el objetivo de que un niño obtenga mejores notas. Que de las múltiples marcas con el mismo principio activo, metilfenidato, diferentes profesionales elijan la misma y sin ver informes o realizar más pruebas. Pero lo que más me llama la atención es que por la descripción de la madre su hijo es normal, está sano.

Yo mismo era como el hijo de esta lectora; prestaba poca atención en clase (y ahora, sobre todo a lo que no me interesa) y era y soy muy despitado. No creo que esté enfermo. Claro que se puede ser normal y cumplir todos los requisitos para ser medicado con la excusa del TDAH.

Nuestra lectora continúa:

Ninguno de todos esos médicos me ha ofrecido alternativas a la medicación, ni le han hecho a mi hijo pruebas médicas (análisis, electros, etc… para descartar otras posibles causas; ni me han dicho nada de seguir terapias psicopedagógicas. Bueno sí, el pediatra me dijo que me comprara un libro de TDAH para conocer la “enfermedad”.

Mirad qué majos algunos médicos que ahora hacen de visitadores de nuestras editoriales con sus pacientes. Ya puestos recomiendo leer el que escribió el psicoanalista Juan Pundik sobre la materia o mismamente mi La salud que viene. Nuevas enfermedades y el marketing del miedo, que contiene un apartado dedicado al asunto del disease mongering o invención de enfermedades.

Esta persona finaliza:

Por el momento no he hecho nada pero sí que tengo claro que antes de darle medicación a mi hijo voy a buscar todas las alternativas que puedan existir, guiada por el sentido común y prestándole más atención si cabe. Me ha gustado mucho lo que he leído y me gustaría tener en mi entorno personas como Carmen Carlos (también profesor, que escribe en los comentarios del post de donde viene todo esto), cuyos valores y principios son un ejemplo a seguir en esta sociedad tan desgastada.

23 Comentarios a “Los profesores que no “diagnosticaban” ni “medicaban” a los niños”
  1. Joaquín

    Estimada Sra.

    Le dejo un enlace donde puede descargar el libro “Aprender Moviendo el Cuerpo” de Carla Hannafor.

    Se trata de una especialista en chavales con algún deficit real, evidente, no algo tan absurdo como la decisión y trabajo de un mal profesor, y no hablar de los médicos.

    Lea la historia de Amy,

    http://localhostr.com/file/yup9vFh/aprender%20moviendo%20el%20cuerpo.pdf

  2. Joaquín

    Ante todo darte las gracias Miguel.

    Recibo sus correos y creo que hace un gran trabajo en favor de las personas. Muchas Gracias.

    Respecto a este profesor, creo que errores como este pueden arruinar toda la vida del alumno.

  3. Lluïsa

    Soy madre y abuela y me invade una verdadera pena e impotencia cada vez que leo un artículo como este. Mi naturaleza positiva rebusca en mi zona de soluciones y solo “siento” y espero que a medida de que el problema se haga mas EVIDENTE y mas EXAGERADO,las propias familias exigirán soluciones mas razonables y menos agresivas.

  4. Pepe Montesinos

    Tengo una amiga que tiene medicado al niño, apenas come, y come mal,porque la madre es una neurótica y piensa que su vida aburrida y ávida de emociones y ganas de hacer contínuamente cosas la confunde con hiperactividad. Ha reflejado sus miedos y angustias en el niño y hasta que no ha conseguido que un medico diagnostique a su hijo su misma enfermedad imaginaria no ha parado. Es una pena tiene la misma edad que mi hijo y es la mitad que el.

    Pero lo curioso del asunto que varias conocidas, simplemente por el hecho de que sus hijos son como todos hemos sido de pequeños,revoltosos a la edad de cinco años,también piensan que sus hijos están enfermos.Y los quieren llevar al doctor para que los mediquen también.
    ¿En que sociedad estamos que tiende a que estemos todos medicados por distintas razones,aún estando sanos?

    ¿Que vacios estamos que queremos llenar nuestras angustias con pastillas que sólo pueden destruir nuestra vida a la larga? Y ¿Como hemos llegado a no tener sentido crítico,personas maduras y con cierta cultura, no llegan a preguntarse nada y hacen lo que está de moda sin siquiera cuestionar nada?

  5. Zulema

    Gracias por compartirlo. Desde el curso pasado mi hijo de ocho años también tiene una valoración positiva de TDAH en el colegio, pero yo paralicé todo. Este curso la orientadora por diversos motivos ha decidido retomarlo, y aunque yo no estoy convencida del asunto he aceptado volver a valorar, básicamente por miedo a que realmente pueda existir un problema y yo lo esté ignorando por pura cabezonería. Pero tengo claro que no aceptaremos medicación, terapias y ayuda toda la que quieran pero no voy a cebar al niño por hacer cosas de un niño de ocho años. Mi miedo ahora mismo también es ése, llegar a psicología con la esperanza de esa terapia no medicada, de una pequeña ayuda y encontrarme con algo así, pero bueno, nunca se sabe.

  6. Susana

    Yo tengo dos hijos diagnosticados de TDAH uno con predominio inatento y el segundo impulsivo, después de luchar mucho para despertar al primero me niego a medicar al segundo para calmarle.
    Creo que el trastorno existe, yo lo vivo todos los días pero se abusa de su diagnostico y de su tratamiento.

  7. Jesús Ambel

    Es una alegría leer los comentarios de los profesionales y de los padres que resisten a la medicamentación de la infancia. El fin de semana pasado me invitaron al Congreso de la Asociación de Pediatras de Atención Primaria en Andalucía. Una secuencia estuvo dedicada al TDAH. Allí escuché con tristeza a unas compañeras expertas en el tema que presentaron la versión “oficial” del tratamiento: detección precoz,técnicas cognitivo conductuales y fármacos. Y, eso sí, todo muy científico y gestionable.

    Conclusión: el TDAH se diagnostica cuando los niños no siguen “lo adecuado”. Salí del Congreso pensando que, en este tema, lo que no es resistencia es colaboración.

  8. Elias

    El sistema hace “su” trabajo. Desde la cuna a la tumba todo el rebaño está controlado. Este es solo uno más de los mecanismos con que cuentan para llevar a cabo y con éxito su “agenda”. Cada dia en este pais caen en la pobreza miles y miles de niños, son un millón de personas (muchos niños entre ellos), en España las que ya pasan – literalmente – hambre. Arrojan a la calle ancianos, mujeres, hombres y niños mientras cientos de miles (¿un millón, más?) de viviendas entan vacias.

    Condenan a generaciones enteras al paro, la pobreza y la exclusión, hacen que, por miles, se vaya, quien pueda, de este pais, pero permanecen “ellos” y sus vasallos viviendo a todo lujo y sin problemas. Se destinan cientos de miles de millones en “salvar” bancos, banqueros y demás fauna, en pagar deudas privadas con dinero público. La corrupción es tan brutal que ya no se puede disimular, pero no hay problema, se acepta todo, los “falsimedias” masivos cumplen su misión perfecamente, venden miedo, como siempre, y les funciona bien. Y mucho más áun, como, por ejemplo, las leyes represivas que criminalizan a cualquiera que proteste pacificamente ante este expolio organizado y prefabricado.

    Todo por salvar el “único” sistema “viable”, eso venden los que manejan de verdad ese mismo sistema depredador e inhumano. Pues eso. Es lógico que intenten medicar a los niños (y a los padres, abuelos…), es lógico que fumiguen, nos vendan transgénicos, etc,etc. Pasos en una dirección que la inmensa mayoría de la gente no quiere ver porque ofrece una visión de la realidad que no es la que sale en tv, es perturbadora y obliga a actuar contracorriente, con libertad y no sometiéndose. Es un camino difícil, pero nos lo ponen cada vez más fácil para tomarlo. Es ya cuestión de supervivencia y dignidad para nosotros y nuestros hijos. Salud.

  9. Mónica

    Yo también tuve experiencias similares con los neuropediatras. Aunque los dos primeros que visitamos si mandaron estudios varios y terapias varias. Coincidían en considerar el concepto mío como madre como inválido. La última doctora que visitamos, a los 10 minutos de ver a mi hijo decidió que era TDAH porque, despues de esperar más de una hora en la sala de espera entró al consultorio directamente a jugar con los juguetes que vió ahí. Dijo que yo no me daba cuanta de la hiperactividad de mi hijo por ser mi hijo mayor y único varón y por tanto no tenía criterios de comparación.

    Me ignoró cuando le dije que la supuesta hipeactividad, si es que existía, nunca fue un problema para nosotros como padres, ni para la escuela, ni para los familiares que lo cuidan varias veces al mes. Mi hijo tiene una baja tolerancia a la frustración, anteriormente lo habían diagnosticado Asperger y lo habían medicado con Risperidona. Quería una segunda opinión porque no veía que la única respuesta que me daban a mis preguntas como madre eran “aumente la dosis en…”. Jamás volveré a un médico por temas de comportamiento.

  10. Felix

    La industria farmacéutica primero inventa una droga legal (legal para sus bolsillos) y luego llaman a la empresas de marketing para que les inventen una siglas o un nombre de enfermedad. Así de simple es el proceso de inventar enfermedades y adaptar un veneno para cada una. El tema es que lo están haciendo con niños inocentes, con objeto de hacerlos clientes desde pequeñitos, es perfectamente comparable a una violación o peor y encima estos psiquiatras cobran por dos lados del bolsillo de los contribuyentes y de la industria y todos contentos. Lo considero inaudito.

    Un niño lo que necesita es aire libre, espacio para jugar y sobre todo y como punto uno para partir a valorar cualquier enfermedad es ver qué problemas emocionales tiene.
    Revisen este video y veran la evolución de un niño medicado:

  11. Alredol

    Magnífico el video de Jordi Badía, muy bueno, resume lo principal sobre el tema.

    La hiperactividad se diagnosticaba a un 0,2% de escolares hace unos 30 años, se daban vacaciones medicamentosas los fines de semana, y las vacaciones para prevenir la tolerancia etc. Había que distinguir de cosas que lo podían causar, yo ví un Dandy Walker, (quiste de fosa postarior) con tal hiperactividad. Hoy se supone que afecta al 10% de la población. Esto es la mayor herejía contra la biología evolutiva de la historia, mucho peor que el creacionismo. ¿Como se entiende que una “enfermedad” que afecta al desarrollo tenga una incidencia del 10%? Pues porqué esto es más cómodo para los profesionales de la psicoindustria, y más lucrativo para Big Pharma.

    Y las epidemias que tenemos encima, la del trastorno bipolar y la de los TEA, podrían ser peores. Big Pharma necesita plusvalías, a los políticos les complacerán con el paro,y a los docentes rígidos y que saben más que nadie, por eso enseñan, les gusta hacer diagnósticos.

  12. Jordi

    Me ha llamado la atención varias cosas. La primera es que le hayan dado tratamiento de un año revisable a los seis meses en función de las notas (¿?). Sin entrar en otras consideraciones que ya hemos hablado en este blog la medicación no hace que mejoren las notas y aunque así fuera ¿alguien quiere que su hijo saque mejores notas así? Yo me ofrecí en el colegio de mi hijo a firmarles los suspensos hasta sexto sin protestar siempre y cuando le respetaran sus ritmos y su forma de aprender.

    No hizo falta, tuvieron buena disposición y le ayudaron y ahora ya nadie habla de él como “Un TDAH” y saca muy buenas notas en lo que le gusta y no tan buenas en lo que le aburre. Si intuyes que en el colegio si no pasa por el tratamiento farmacológico no van a ayudarle lo mejor para el niño es sacarlo de ahí.

    Lo segundo que me ha llamado la atención es la elección de Concerta. Hace pocos días en un seminario un psiquiatra hablando de TDAH dijo que el Concerta ni acercarse a los niños, especialmente de corta edad, y que se estaba recetando más que las otras presentaciones por una razón meramente comercial (lo tengo grabado en vídeo). Es una lástima que no hiciera esta afirmación extensible a todas las presentaciones.

    Sé lo difícil que es hacer que comprendan a tu hijo en un colegio donde no quieren problemas porque “son muchos en clase y no puedo estar por él” pero es su deber como docentes hacerlo y es un derecho de tu hijo ser respetado y atendido como necesite.

    Aléjate de neuro-loquesea que parece que les han dado un martillo y todo lo que ven son puntas, y céntrate en la dificultad en particular que tenga tu hijo (si es que la tiene que no lo sé). Al mio le costó leer así que practicamos mucho y ahora es el único que cuando sale de casa se lleva un libro debajo el brazo en lugar de la Nintendo. Ya llevo tiempo diciendo que un día u otro tendremos que empezar a pedir responsabilidades

  13. Txu

    Es tremendo este tema del TDAH. Hay que ver con que facilidad ciertos profesores ponen etiquetas a niños sin tener ni puñetera idea -perdón- de lo que significa primero ser profesor. Para ser profesor lo primero que se necesita es tener una vocación adecuada, solo así se soporta estar en clase con niños tan diferentes, con distintas capacidades y también con distintas ganas de aprender. No es lo mismo la capacidad que la motivación. Esta última mueve montañas “hace más el que quiere que no el que puede”. ¿Cómo están de motivación los profesores? ¿son capaces de motivar, de entusiasmar a pequeños alumnos que pasan un gran número de horas en clase? ¿ellos mismos aguantarían estar fisicamente parados, sin molestar, sin hablar, sin enredar ese gran número de horas?

    Bueno, y con los neuropediatras ya es también el acabose. Qué ganas de poner nombre patológico a los comportamientos, a los aburrimientos infantiles, etc… y también qué ganas -porqué no decirlo- de recetar medicamentos que ni ellos mismos saben para qué sirven, pero que en el por si acaso y quien sabe, ahí va eso. Una vergüenza. ¡Ay si los neuropediatras hablaran, algunos saben latín!

  14. Laura

    Aqui está la entrevista

    http://www.guiainfantil.com/1241/entrevista—paulino-castells.html

  15. Laura

    Soy de Catalunya, os dejo un articulo de un psiquiatra de Barcelona por si os puede servir. Soy psicologa y estoy harta de ver como desde la escuela se diagnostica tan rapido y los psiquiatras y neuropsiquiatras recetan farmacos a los pequeños y adolescentes con tanta alegria.

    http://www.laboratoriosthea.com/archivos/publicaciones/00118.pdf

    Una entrevista a este mismo psiquiatra, hay videos de el y su hermana, nutricionista, en youyube

  16. María Salas

    Suscribo totalmente lo dicho por No morir idiota. Tuve el mismo problema con mi hijo de 10 años el año pasado, la profesora me dijo que creía que el niño tenía TDAH porque estaba siempre en las nubes. Muy lejos de llevarle a un neurólogo, le lleve a una psicóloga infantil que le hizo una evaluación completa de 4 días con todo tipo de pruebas cognitivas. El informe concluyó que, no sólo el niño no tenía TDAH, sino que su capacidad de atención estaba en un percentil 90!! Es decir sólo 10 de cada 100 niños promedios serían capaces de mejorar el resultado.

    Conclusión a la que llegué: El niño no atendía porque no le interesaba en absoluto lo que hacían en clase. Así que me visite todos los colegios de mi zona y uno por uno me fuí entrevistando con los responsables del area pedagógica de cada centro, hasta que dí con uno que me convenció. Les cambié de colegio y sucedió el mismo milagro que comenta No morir idiota.
    Según las preguntas que hacen los neurólogos, TODOS LOS NIÑOS un poco “vivos” tendrían TDAH. Y lo de los colegios, es por demás!!!

    El otro día me mandaron una autorización para una excursión en la que me preguntaban en caso de que al niño le doliera la cabeza durante la excursión, qué medicamento prefería que le diesen!!! SOY LA ÚNICA QUE PIENSA QUE LA GENTE SE HA VUELTO MAJARA?!!!

  17. Silvia D.

    Creo que la medicina que necesita ese niño es cambiar de colegio, a uno en el que sepan hacer su trabajo, que es, como mínimo, no destruir la ingente curiosidad y motivación con la que nacen los niños. Si un niño no atiende, es que los profesores no logran atraer su atención y su obligación es plantearse qué están haciendo incorrectamente, no qué medicina necesita ese niño. Principio de soberbia y falta de autocrítica es lo que tienen algunos profesores.

  18. Laura

    Lo solucionan todo así.

    El hijo de unos conocidos nuestros es claramente AC… pues el diagnóstico del cole es que la madre se preocupa en exceso y que lo que tiene el niño es TDHA… se basan en que el niño (que tiene tres años) no sabe escribir su nombre y no coge el lápiz bien, y que cuando explican los colores no atiende (normal en un niño que los conoce todos desde el año y medio)…

    Así funciona nuestro sistema escolar… vergonzoso…

    Saludos.

  19. Pilar Jiménez

    No morir idiota. A mi sobrino le pasó lo mismo a los nueve años. En mi opinión las dictaduras neoliberales utilizan la medicina y la educación como armas. Bueno, no es nada nuevo. Los nazis ya lo tenían claro.

  20. Esther

    Me deslumbra la facilidad con la que hoy los niños son diagnosticados con el TDAH, cuando quieren decir que los adultos no somos capaces de motivarlos o comprenderlos. Como madre y docente aconsejo más tiempo, afecto y actividad física con nuestros hijos, cosas de la que esta sociedad consumista adolece y que quiere suplir con dinero y drogas. De todas formas, para aquellos que realmente tuvieran problemas existen una terapia conductual, que a la larga es más ventajosa.

  21. Nelson Herrera

    Ha perdurado hasta nuestros dias el mito falso de la neurona, segun el cual las neuronas serian celulas nerviosas que tendrian un mecanismo oculto para almacenar memoria, generar inteligencia y regir el comportamiento de las personas. Los medicos y nuerocientificos creen en este mito falso, igual que los beatos creen en el mito de los milagros de la Virgen.
    ¿cual es el marcador biologico que indica que una neurona ha almacenado un dato memoristico? Ninguno. No existe
    ¿en qué parte de la neurona se almacena la memoria? En ninguna.
    ¿cual es el mecanismo biologico que utilizan las neuronas para almacenar memoria? Ninguno, no existe tal microchip oculto.

  22. No morir idiota

    Unos amigos míos tenían el mismo problema, el niño debía de ser medicado por no ser lo suficientemente “obediente” a los mandatos escolares.

    Han cambiado al niño a un colegio más respetuoso con sus necesidades y oh milagro, el niño ya no tiene problemas de atención.

    Recomiendo a todos los padres con niños con problemas vean esta charla que dí hace unos meses, no es por publicitarme sino para que vean la dimensión del problema: no son los niños que fallan, es que el sistema quiere el control absoluto de la mente. Es muy serio esto y los padres no lo debemos permitir. La información es la base de la acción.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.