Timerosal y alergias a los tóxicos cotidianos

Por

28 de diciembre de 2012Salud ambiental10 Comentarios

Un lectora del blog, diagnosticada de alergia al Tiomersal, el polémico conservante de vacunas y otros productos elaborado con mercurio, afectada de Sensibilidad Química Múltiple (SQM), me envía información sobre el citado producto; tanto la tarjeta del fabricante del test de alergia que le hicieron en el Hospital 12 de Octubre de Madrid, como el informe médico correspondiente.

Imagínate mi situación -me cuenta- cuando me dicen las sustancias a las que reacciono y ME SUGIEREN QUE EVITE EL CONTACTO CON ELLAS… no sólo por los múltiples usos que tienen sino porque por entonces los fabricantes no estaban obligados a hacer constar la composición de sus productos…

El Tiomersal no sólo se encuentra en las vacunas. Merece la pena leer la explicación sobre ello que ofrece el laboratorio que hizo las pruebas. Observad que también es alérgica a otros productos químicos tóxicos de uso cotidiano como el formaldehido, kathon cg o quaternium 15.

Consecuencia: ha continuado con sus problemas y recibiendo dosis de corticoides y antihistamínicos hasta que le quelaron (limpieza de metales) en Buenos Aires. Cuántas personas sufrirán “alergias” y otros problemas de salud derivados del contacto con tóxicos y ni ellas ni sus médicos lo saben. Qué importante es un enfoque de la medicina desde el paradigma ecológico.

10 Comentarios a “Timerosal y alergias a los tóxicos cotidianos”
  1. Pilar Jiménez

    Massachusetts Institute of Technology. Univ. of Massachusetts.
    Stephany Seneff, Robert M. Davidson, Jingjing Liu.
    Resultados estudio 18 de Noviembre 2012.

    En este estudio se vincula y muestra la asociación entre el aluminio de las vacunas y el desarrollo del autismo. Los datos confirman que los síntomas de autismo están asociados con la exposición al aluminio y al acetaminofeno, además de aumentar el riesgo de muerte prematura, celulitis, epilepsia, depresión, fatiga y dolor.

  2. Charo

    Gracias Anonymous por tus buenos deseos, que supongo, también serán los del resto de lectores.

    Y, como me siguen sucediendo cosas extrañas que no me atrevo a calificar, entre otras cosas porque mi desconocimiento de internet me lo impide, me animo a contároslo:

    El pasado día 24 inicié una campaña de recogida de firmas en AVAAZ para enviárselas a las autoridades competentes pidiendo que me envíen a un Hospital de Alemania en el que espero poder recibir, en un ESPACIO LIBRE DE TÓXICOS, un tratamiento similar al recibido CON ÉXITO en Buenos Aires.

    Pues bien, el día 28, día de los Santos Inocentes, MI PETICIÓN HABÍA DESAPARECIDO DE INTERNET

    Una amiga más experta que yo en temas informáticos, CONSIGUIÓ LOCALIZARLA PERO…¡¡¡CON OTRO LINK!!! cuando yo había enviado cientos de correos con el inicial

    MI PETICIÓN AÚN NO LA RECIBEN LOS SUSCRIPTORES A AVAAZ QUE YO CONOZCO… NI FIGURA ENTRE LAS PETICIONES ABIERTAS POR AVAAZ… hay personas que me comunican que no pueden firmarla… otras que aseguran haber firmado pero su nombre no aparece entre los firmantes… no puedo acceder al listado completo de firmantes… … con lo cual, es dudoso el éxito de mi petición, a pesar de todo el apoyo recibido por parte de mis contactos que están haciendo una intensa labor de difusión de la misma

    Agradezco ideas y/o sugerencias al respecto…

    Saludos

  3. Alberto BP

    Hola, Anonymus:

    Realmente no sé si nos quieren aniquilar, pero todos los vectores indican que lo de estupidizar está en la agenda. ¿Quién levantaría los desperdicios? Tampoco quiero caer en la conspiranoia, pero muchas veces, atando cabos, no me queda otra, y me brota la desobediencia civil, derecho natural que es inalienable al ser humano. No creo en las revoluciones, sino en la autoderminación con el foco en la ética y la responsabilidad para con otros.

    Igual, no sé, pero…..

    Un saludo.

  4. Anonymous

    Miguel, me pregunto cúantos de esos psiquiatras, ejem pediatras… provienen de la Alemania nazi. Es de todos conocidos que los nazis utilizaban metales pesados para doblegar la voluntad.

    Efectivamente Alberto BP, nos están envenenando y cualquiera que sea un poquito espabilado (sin ofender a nadie) verá el motivo subyacente detrás de todo esto, que no es otro que el control del exceso de población y la estupidización de las masas.

    Para Charo, no me extraña que te recetaron una antipsicótico. Es uno de los fármacos (junto a las benzodiacepinas y los antidepresivos) que recetan de manera habitual a pacientes intoxicados para deshacerse de ellos. Espero que te mejores.

  5. Charo

    Perdón por mi lapus en cuanto a las fechas citadas en el anterior comentario:

    La última amalgama me la colocaron SIN MI CONOCIMIENTO, Y POR TANTO, SIN MI CONSENTIMIENTO INFORMADO sobre los riesgos que implicaba, EN OCTUBRE DE 2004

    Y ME LA RETIRARON SIN PROTOCOLO DE SEGURIDAD EN MARZO DE 2010, cuando todavía no había tenido tiempo de “desintegrarse” y tragármela y/o aspirar su vapores…

    Es decir, que el contenido de la amalgama que no se llevara el aspirador que retiraba la saliva para poder permitir al dentista realizar su trabajo ME LA TRAGUÉ de una vez.

    ¡¡¡¡No quiero recordar lo que vino después!!!!

    SÓLO QUIERO DAR GRACIAS A LA VIDA POR HABER SOBREVIVIDO PARA PODER CONTARLO

    Por favor, quienes lleven amalgamas en su boca, piensen bien antes en cómo retirárselas si es que deciden hacerlo.

    Para quienes desconozcan la existencia de la Asociación MERCURIADOS, les cito la página web en la que encontrarán abundante información CIENTÍFICA: http://www.mercuriados.org

    Y, por supuesto, no es la única fuente de informació seria respecto a los efectos del mercurio sobre la salud, tanto humana como ambiental

    Supongo que más de una persona se habrá preguntado:

    ¿¿¿¿por qué se retiran de los centros sanitarios los termómetros y demás aparatos de medición que contienen MERCURIO.. Y NOS LO COLOCAN EN LA BOCA, PARA QUE LO LLEVEMOS DURANTE DÉCADAS????

    La respuesta no nos la darán las autoridades sanitarias.

  6. Alberto BP

    Hola

    Me pregunto si algún ser humano no es sensible al mercurio, Timorsal, glutamatos, aspartamo, ciclamatos, plomo, flúor, cianuro, plutonio activado, polonio y otros elementos. En todo caso, todos “sufrimos” de SQM. Sospecho que soy sensible a la cicuta, pero mejor no pruebo.

    Si hablamos en serio, nos están envenenando, lisa y llanamente; no es SQM. Faltaría que dijeran que “algunas” personas son sensibles a los trans de Monsanto. Realmente, es una locura que encima de todo eso, a esta señora la traten con corticoides. Pacientes por siempre, pero vivos para que nos sigan exprimiendo. Es el colmo.

    Un saludo.

  7. Charo

    Perdón por la insistencia en hablar de mi EXPERIENCIA.

    He olvidado añadir que DESPUÉS DEL TRATAMIENTO DE NUTIRICIÓN Y DESINTOXICACIÓN QUE ME APLICARON EN BUENOS AIRES, adonde llegué con un diagnóstico previo de CAQUEXIA Y AFECTACIÓN MULTIORGÁNICA, NO HE VUELTO A NECESITAR NI CORTICOIDES NI ANTIHISTAMÍNICOS. ¿¿¿Casualidad???

    Pero tantos años de INTOXICACIÓN por METALES dejan secuelas, por lo que supongo, que tampoco es demasiado aventurado considerar que la HIPERSENSIBILIDAD QUÍMICA Y ELECTROMAGNÉTICA que aún padezco,sea una de ellas.

    No obstante, espero poder mejorar con tratamientos similares a los que me rescataron de la tumba en Buenos Aires. ¡¡¡Por optimismo que no quede!!!

    Y espero y deseo también que las autoridades sanitarias españolas, que conocen sobradamente la gravedad de esta situación que sufrimos cientos de miles de pacientes-contribuyentes, ADMITAN QUE SÍ EXISTE CONOCIMIENTO CIENTÍFICO respecto a la detección del origen de muchas enfermedades…, y QUE EXISTEN TRATAMIENTOS que se aplican CON ÉXITO para MEJORAR NUESTRA CALIDAD DE VIDA , NO SÓLO PARA TRATAR LOS SÍNTOMAS CON FÁRMACOS TAN INÚTILES, COMO INNECESARIOS y en muchos casos peligrosos

    Y termino con mi ¿¿¿última “batallita por la supervivencia”???: hace unos días tuve que visitar los servicios sanitarios de urgencia por una crisis de vértigo más que preocupante,y me pusieron Dogmatil intramuscular, desconozco en qué dosis.

    Pasadas varias horas, la situación no mejoraba… y volví a recibir otra dosis intramuscular, acompañada de la correspondiente receta para seguir tomando comprimidos de Dogmatil en mi casa….. tomé algunos comprimidos…el problema no desaparecía… según palabras de la médica es que el Dogmatil es de efecto retardado y tardaría unos quince días en notarlo…, asustada por la situación que tendría que sufrir durante tantos días, la neurona reaccionó, se me ocurrió leer el prospecto… y casi me da un pasmo, además del vértigo… pues estaba tomando ¡¡¡UN ANTIPSICÓTICO!!!… así es que dejé de tomarlo… y…

    ¿¿¿CASUALMENTE??? los vértigos DESAPARECIERON CUANDO ALEJÉ MI CAMA DE LA PARED POR LA QUE VA LA CONDUCCIÓN ELÉCTRICA QUE ALIMENTA LAS LÁMPARAS DE LAS MESILLAS DE NOCHE.

    También sin comentarios.

    Con mis mejores deseos tanto a “creyentes” como a escépticos respecto a las ENFERMEDADES AMBIENTALES… ¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!!

  8. Charo

    Este comentario-relato de mi experiencia personal, va dirigido a quienes se empeñan en sostener la INOCUIDAD del MERCURIO Y SUS DERIVADOS, entre ellos el Tiomersal.

    Como no soy médica ni científica, no puedo asegurar que el Tiomersal sea responsable, ni el responsable ÚNICO, de mi pésima calidad de vida durante décadas, y de mis reiteradas visitas a los servicios sanitarios de urgencia a que me administraran URBASON y POLARAMINE por vía intramuscular para EVITAR LO PEOR.

    Los comprimidos de Polaramine formaron parte de mi vida durante décadas, alternándose con los de ATARAX, y tan sólo acudía a Urgencias cuando la situación era realmente peligrosa y no podía acudir al acupuntor que me ayudó en muchas ocasiones a superar crisis gravísimas, pues, además de la urticaria y las lesiones duraderas en la piel… y de las permanentes “itis” de TODO EL TUBO DIGESTIVO… la glotis amenazaba con el “cierre definitivo”.

    Pero, repito, si bien no puedo atribuir al Tiomersal, AL QUE ME DIAGNOSTICARON ALERGIA EN 1997… mi largo catálogo de patologías ORGÁNICAS, hay un hecho que sí me permite atribuírselas al MERCURIO: desde 1974 hasta el 2004, fui portadora de empastes metálicos (el 50% creo que es MERCURIO) protegidos por fundas también metálicas, y, pasados unos años, cuando las fundas se caían, ¡¡¡ESTABAN VACÍAS!!!…

    Es decir, que me había tragado los empastes, (el MERCURIO CREO QUE TAMBIÉN SE EVAPORA A TEMPERATURA INFERIOR A LA DEL CUERPO..)y buena parte de los restos de las muelas que los llevaban… en más de una ocasión tuvieron que abrir la encía para retirar las raíces que quedaban dispersas.

    Así es que, con este cuadro, puede que no sea demasiado aventurado atribuir también a los empastes metálicos LA DESTRUCCIÓN DE MUCOSA GÁSTRICA QUE EVIDENCIÓ UNA BIOPSIA realizada en el año 2001.

    Como, lamentablemente, la medicina oficial desconoce tratamiento alguno para la destrucción de mucosa, ésta no fue tenida en cuenta, pero como además se había detectado el Helicobacter pilorii, me administraron la triple terapia (tres antibióticos diferentes)… y como no dio resultados favorables, luego la CUÁDRUPLE terapia, que es lo que establece el protocolo para erradicar el Helicobacter pilorii

    Desconozco si acabaron con el Helicobacter, pero sí conozco los efectos perversos sobre mi ya demasiado maltratado aparato digestivo. Sin comentarios.

    • MIlena

      Hola me interesa saber más de tu caso pues me recuerda mucho al tuyo.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.