Un enfoque naturista de la enfermedad

Por

22 de abril de 2012Sin categoría7 Comentarios

Desde 1987 la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebra cada 31 de mayo el Día Mundial sin Tabaco, cuyo objetivo consiste en señalar los riesgos que supone el consumo de tabaco para la salud y fomentar políticas de reducción de dicho consumo. El tabaquismo es la principal epidemia prevenible a la que se enfrenta la comunidad sanitaria. Un insigne médico jiennense, el doctor Manuel Serrano Piqueras, escribió hace 100 años la primera Tesis Doctoral alertando de los perjuicios del tabaquismo con el título: “El tabaco y el organismo”.

Fue un incomprendido en su época, como prácticamente les ha ocurrido a todos los profesionales que se adelantan con su enseñanza a sus contemporáneos. Cuentan la anécdota de que el Tribunal de su Tesis lo recibió el día de la lectura ofreciéndole un puro. A pesar de sufrir durante muchos años el aislamiento y la burla de sus compañeros, se mantuvo fiel a sus ideas, escribió varios libros sobre el tema, desarrolló una fórmula desintoxicante con productos naturales, fundó la Liga de No Fumadores de España y repartía incansablemente folletos, que él mismo imprimía, alertando a la población sobre los peligros del tabaco. Como resumen de su calidad humana, mencionar la dedicatoria de uno de sus libros: “A mi amado prójimo”.

Hoy fumar está sometido a la regulación a la que está sometido (no soy yo persona de normas anti…), luego ha ocurrido algo similar con multitud de productos, uno de ellos significativo, el amianto, utilizado durante años en la construcción, se descubrió que mataba a los trabajadores que respiraban sus virutas. Las condiciones ambientales son decisivas en la salud de las personas y enfermedades como la Sensibilidad Química Múltiple (SQM) o la Hipersensibilidad a los Campos Electromagnéticos o electohipersensibilidad, aún hoy no son reconocidas oficialmente como enfermedades pero en unos pocos años puede que escribamos lo contrario.

Los productos químicos tóxicos y la polución que desprenden antenas y teléfonos móviles, WiFi y demás comunicaciones inalámbricas están produciendo conflictos sanitarios emergentes que requieren de una visión naturista para enfrentarlos. Quienes padecen estos síndromes y quienes los investigan y divulgan suelen ser incomprendidos como aquel doctor jienense. Hoy, mañana ya veremos.

Los estilos de vida erróneos repercuten negativamente en la salud y el objetivo primario de todo buen médico debe de ser informar y motivar al paciente para que los corrijan y en parte de ello se va a hablar en el próximo Congreso de la Asociación Española de Médicos Naturistas (AEMN) que se celebrará en Jaén los días 1 y 2 de junio y rendirá homenaje a Serrano Piqueras.

Enlace recomendado Bufete Almodóvar & Jara

7 Comentarios a “Un enfoque naturista de la enfermedad”
  1. Dani...él

    Cualquier sustancia que obstruya la buena respiración debería ser considerada perjudicial para la salud de manera intuitiva. Por los pulmones tomamos uno de los nutrientes indispensables para nuestro organismo. Otra vez con la alimentación chocamos cuando hablamos de tabaco.
    No obstante si al dióxido de carbono se le añaden cientos de sustancias que se enquistan en las vías respiratorias las consecuencias son mucho peores y encima consentidas por las autoridades que velan por los intereses del consumidor.

  2. Artesano

    La Historia nos muestra demasiados casos de prepotencia y desprecio de las instituciones científicas contra los científicos atrevidos que se adelantan a su época. No parece que hayamos aprendido y mejorado.
    La Ciencia sin valores es un grave problema por las consecuencias negativas para toda la sociedad.
    En la Universidades se debería insistir en esto, por el bien de todos.

  3. Carlos

    La toma de conciencia acerca del peligro del tabaquismo, lo encabezaron entre otros, organismos de salud gubernamentales, frente al creciente gasto sanitario y pérdidas económicas, además de las demandas multimillonarias que algunos particulares impulsaron en los EEUU, dónde eso era posible. Hoy, la polución que mencionas, es la nueva epidemia, que es brutalmente más agresiva y destructiva y global que el hábito de fumar. Quién se enfrentará hoy a las compañías que ganan millones y enferman y matan a millones? Cuándo será posible que éste sea un reclamo que exceda los casos puntuales, individuales?
    Saludos.

  4. Enrique

    Una pregunta Miguel, en el bufete Almodovar & Jara, ¿lleváis concretamente casos de enfermedades producidas por campos electromagnéticos? (transformadores, alta tensión, antenas, wifis, uso indiscriminado del móvil, electrosensibles, cancer, etc…), en cualquier jurisdicción, civil, penal, laboral, administrativa, etc., ¿asesoráis también a ayuntamientos y otras instituciones, respecto a normativas sobre antenas, wifis y otro tipo de instalaciones?

    Espero que sí (entre otras cosas que llevéis), si no, pensar que es una buena opción, pues muchas veces no se sabe a quien recurrir, si no os dedicáis a ello, podríais pensarlo o igual “fichar” para ese bufete, algún abogado que si lo haga, en el extranjero, creo que ya hay gente que lo hace.

    Gracias.

    • Miguel Jara

      Enrique, gracias por tu interés, sí, estamos atendiendo ese tipo de consultas, claro.

  5. Artero

    Parece que quieren empezar a poner antenas de telefonía móvil y wifis en drones (robots voladores):

    http://alt1040.com/2012/03/primer-vuelo-de-intercambios-de-archivos-en-drones-el-sueno-de-the-pirate-bay-es-una-realidad

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.