La oxitocina puede acortar el parto o no al causar sufrimiento fetal

En las últimas semanas varias mujeres me han aconsejado el último libro del obstetra y referente en temas de crianza natural Michael Odent El nacimiento en la era del plástico. No lo he leído pero espero poder hacerlo en breve y comentarlo en estas páginas. En él vuelve a cuestionar el uso indiscriminado de la hormona oxitocina sintética y sus consecuencias.

Al hilo de lo que publiqué ayer sobre los efectos adversos de la oxitocina, en el blog El parto es nuestro hacen un juego dialéctico entre las leyes antidopaje y lo que ocurre en muchos hospitales con el parto? La oxitocina es un arma de doble filo:

“El Instituto para el Uso Seguro de los Medicamentos (ISMP) la incluye en la lista de Medicamentos de Alto Riesgo, ‘aquellos que cuando se utilizan incorrectamente presentan una gran probabilidad de causar daños graves o incluso mortales a los pacientes”.

Continúa habiendo centros supuestamente de salud donde el 100% de las mujeres reciben oxitocina por rutina y seguimos sin saber lo que significa esto; ni el personal de los hospitales parece que lo entienda (“lo hemos aprendido así”) ni las mujeres (“porque lo importante es que mi bebé esté sano”, “porque me importa más el color del carrito que lo que me hacen en el hospital”). Así me lo explica una activista del parto respetado.

Entre los efectos secundarios de la oxitocina, sobre todo cuando se pasan de la dosis, están el sufrimiento fetal, la asfixia y hasta la muerte, es decir que este medicamento, que es lo que es, ha de utilizarse sólo en casos de extrema necesidad pues se puede conseguir justo lo contrario de lo que se pretende; en vez de acelerar el parto, retrasarlo haciendo sufrir al bebé, a la madre y con consecuencias imprevisibles.

Una de las profesionales que está investigando sobre la oxitocina y hace un trabajo muy interesante es la psiquiatra Ibone Olza, de la que sí he leído alguno de sus libros en concreto Nacer por cesárea.

Enlace patrocinado Geosanix

4 Comentarios a “La oxitocina puede acortar el parto o no al causar sufrimiento fetal”
  1. María

    El problema de los médicos en general es que la mayoría ha perdido la humildad y realmente piensan que pueden enmendarle la plana a la naturaleza, cuando un buen médico siempre es consciente de que la naturaleza es una fuerza que no se puede contener ni dominar. Ellos siempre van a ir por detrás, a menudo a ciegas. Así ha sido a lo largo de toda la historia de la humanidad.

    Y el problema de obstetras y ginecólogos en general, además, es que no tienen ni idea de como funciona el cuerpo y la mente de una mujer al dar a luz. Practican la medicina agresivo-defensiva, que crea problemas donde no los había. Y para esto no hacen falta estudios, ni investigaciones científicas. Basta con preguntar y escuchar a las mujeres a su alrededor. A algunas que tenían embarazos con problemas les ayudan, sí. Pero a la mayoría, que no teníamos ningún problema, nos revientan el parto. Muchas mujeres que empezamos el parto de lo más tranquilas y bien, incluso disfrutándolo, siendo conscientes de nuestro cuerpo y contentas de recibir al bebé, llegamos al hospital y todo cae en picado, de repente es una complicación tras otra.

    Y el otro problema es que solo se evalúan los efectos inmediatos sobre las mujeres y los bebés, pero no se hace seguimiento a medio/largo plazo. No se evalúa el bienestar de la mujer, sobre todo el psicológico. O la forma en que afectan a la lactancia, el puerperio, la relación materno-filial. Al ginecólogo que comentó en la actualización anterior sobre la oxitocina, le recomendaría que se leyera el libro de Ibone, que es buenísimo. A lo mejor se le abren los ojos a otro mundo que ahora desconoce.

    Un poquito de humildad. Más respeto a la mujer. Mejor conocimiento, para saber cuales son nuestras VERDADERAS necesidades durante el parto. Porque ahora estais fracasando estrepitosamente. Si no, no seríamos tantas que nos quejamos.

  2. Mercedes

    Buscando imágenes para el blog he visto esta información:
    …los orígenes de la industrialización del parto, cómo la obstetricia y la medicina en general han sido capaces de evolucionar gracias al desarrollo de las aplicaciones de los plásticos. Sin el plástico hoy en día muchas de las intervenciones no podrían realizarse: profusión de suero, catéter para la anestesia, sondas, etc… El plástico ha significado una revolución para la medicina, que ha dado pasos de gigante en los últimos años.
    Esto me ha llamado la atención y te pregunto Pilar Remiro ¿cómo no haces mención a este tema, los plasticos que a los de SQM os afecta?

    El post continua:
    Sin embargo, esta industrialización conlleva una estandarización. Los embarazos, los partos, todos están mensurados, controlados y guiados por las mismas directrices, causando más mal que bien. Si bien los índices de mortalidad y morbilidad materna y perinatal han disminuido en los últimos tiempos, los índices de problemas iatrogénicos se han disparado. Se infantiliza a las mujeres desde el embarazo, se las hace pasar a todas por las mismas pruebas, llegar a las mismas metas y, en definitiva, pasar por el mismo aro, cuando cada mujer, cada embarazo, cada parto, debería ser tratado como lo que es: un momento especial y único.
    Sigue mas pero no lo puedo poner dejo el link:
    http://delunasylaberintos.wordpress.com/2012/02/21/el-nacimiento-en-la-era-del-plastico/

  3. Pilar Remiro

    El tema además es ¿cómo queremos parir las mujeres? ¿en qué medio? No se pretende renunciar a lo que en un momento puntual puede salvar una vida o las dos en este caso, nos han enseñado a que parir es dolor y han decidido ser la institución sanitaria la que nos evita ese dolor, no se pretende ese paternalismo que impide la conciencia de la vivencia, parir es un acto para el que la madre y la pareja se ha de preparar para por si misma disfrutar de ese momento, no evitarlo, que es lo que provoca la oxitocina artificial.

    Puede causar más sufrimiento fetal ese exceso de monitorización que impide que el parto se desenvuelva con la normalidad natural. Sin contar con los efectos secundarios de la oxitocina. Como esto parece lo que es, una opinión personal pero que está basada en lecturas en otro momento habrá tiempo para añadir alguna de ellas.

  4. Isabel

    ¡¡¡Gracias por interesarte por este tema, Miguel!!!

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.