Impulsar un pensamiento crítico en nuestra sociedad

La televisión pública vasca ha emitido un programa centrado en la industria farmacéutica y otros temas sanitarios polémicos titulado “¿Salud de consumo?”. Lo he visto, entero. Me ha parecido bastante ecuánime, representa bien la opinión de la calle, el análisis de lo que pasó con la Gripe A es perfecto. También me ha gustado cómo un médico y catedrático define qué es la medicalización de la vida, certero en el cariz que están tomando las denominadas enfermedades mentales:

“cuando discrepas en tus ideas de lo que es el dogma oficial resulta que tienes una enfermedad mental”.

Se trata muy bien ese asunto. También se comenta sobre que puede haber algún caso de médicos que se dejan sobornar o que ha habido ocultación de información sobre la parte negativa de los medicamentos y tiende a minimizarse esto cuando al menos por mi experiencia ya de años investigando esto no es así. No son problemas minoritarios. No sabría decir con exactitud hasta qué punto llegan -yo guardo listados enteros de médicos, (ahora el asunto se traslada a las farmacias) que taruguean, provenientes de los laboratorios- pero con seguridad más de lo que creemos y obviarlo es muy peligroso.

Se reconoce una crisis de confianza de la ciudadanía, por ejemplo, hacia las vacunas. Sólo habría que repasar los minutos anteriores del programa para entender porqué. La falta de transparencia de la industria y de capacidad de los políticos para exigirla la ha provocado. En parte por ello la población busca otros tipos de medicina o maneras de intentar sanar que como mínimo no hagan daño (primum non nocere) incluso aunque existan terapias no comprobadas, que pueden funcionar, aunque sería deseable y exigible en un contexto más igualitario, más ciencia sobre ellas.

El video llega a un punto demagógico al sacar a la monja Teresa Forcades que, aparte de monja, es médica y Doctora en Salud Pública y si no recuerdo mal, escribo de memoria, cuando hizo su denuncia sobre el montaje de la Gripe A no habló de una “conspiración para reducir la población” (y si lo hubiera hecho sería absurdo) y se la intenta desacreditar “acusándola” de estar en conferencias con personas que dicen cosas que a mí particularmente me resultan extrañas. Como si participar en una conferencia con personas con las que puedes o no estar de acuerdo te asociara a ellas. Como si el medio hiciera a la persona. Como si, catalogan mis ideas por la ideología que puedan tener los medios de comunicación o empresas en las que trabajo. Eso es fanatismo y denigrar una monja porque es monja no deja de ser un acto religioso aunque tu religión sea el ateísmo.

Tras ver el programa me queda es un regusto a: “las cosas malas que hace la industria farmacéutica no son tantas y el problema es que no comunica lo suficientemente bien lo bueno que hace”.

Esto lo he escuchado muchas veces y es lo que suele decir la industria. Pues no hay problema, laboratorios que antepongan los intereses de las personas a los económicos yo me ofrezco a llevarles la comunicación. Por supuesto que hay una industria sanitaria que ha aportado mucho a la humanidad, claro (sólo faltaría con tantos años de existencia, tantas compañías, tantos empleados, tanto presupuesto) pero la ciudadanía tiene derecho a saber la verdad o al menos la parte de verdad que, por lo general, muchas empresas no les van a contar porque en el fondo nuestra salud se ha convertido en un negocio. Si fuera un derecho seguramente defenderíamos, al igual que hacemos con la educación y la propia sanidad, la existencia de laboratorios públicos e instituciones públicas independientes al menos para cubrir las necesidades de la población.

Creo que es necesario ser más críticos, más escépticos, impulsar un pensamiento crítico en nuestra sociedad para, como se dice en el documental, separar el grano de la paja y que los ciudadanos tengamos el control de la salud y los demás agentes estén a nuestro servicio y no al revés.

Más info

14 Comentarios a “Impulsar un pensamiento crítico en nuestra sociedad”
  1. José Manuel Echevarría

    Escuché en su día, con mucha atención, el video de Sor Teresa Forcades, y percibí muy claramente la idea de que ciertos “ellos” de imposible identificación planificaban diezmar a la población humana distribuyendo vacunas contaminadas intencionadamente con virus de la gripe aviar. Si escuchas otra vez ese video, Miguel, estoy completamente seguro de que tú también la percibirás. Sor Teresa da buena imagen durante algunos minutos en ese video, pero, en mi modesta opinión, desbarra luego de una forma impresionante. Y no es, por supuesto, capaz de identificar los cambios que la OMS introdujo en sus documentos antes de declarar la pandemia. Denuncia algo, pero no sabe qué denuncia. Y dice muchas barbaridades, con perdón. Personalmente, le pongo un suspenso bajo, que decían en mi colegio.

  2. Marcial

    Don Pepe, si el escepticismo científico estuviese mas desarrollado, todavía se seguirían negando los daños del tabaco, la talidomida y el amianto y riéndose de las víctimas de esos productos, riéndose en la plaza pública, para verguenza de todo lo considerado humano y luego tras muchos años de sufrimiento, cuando se impusiese la verdad por la CIENCIA (no por el escepticismo), ningún escéptico daría la cara, ni se sentaría en un banquillo, porque si supiesen los escépticos que de sus actos iban a derivar consecuencias judiciales para ellos (además de los daños para sus vecinos), existiría la misma ciencia aunque muchos menos escépticos habría, pero como sale gratis

    • Miguel Jara

      Marcial entiendo tu razonamiento pero ¿puedes argumentar más por qué iban a derivarse responsabilidades penales de esa actitud y por quñé dices que les sale gratis? Gracias.

  3. MARÍA

    SI VIERAS A LOS ANCIANOS EN UN HOSPITAL PASANDO SUS ÚLTIMOS DÍAS SOBRE LA TIERRA SIRVIENDO DE CARNAZA PARA QUE ESTOS INDIGNOS TARUGOS GANEN UN EURO, NO PENSARÍAS QUE LAS COSAS SE ESTÁN HACIENDO BIEN Y NO SE COMUNICAN.
    LAS COSAS ESTÁN MUCHO PEOR DE LO QUE SUGIERE LA IMAGINACIÓN TORTUOSA. SE ESTÁN DIAGNOSTICANDO CÁNCERES QUE NO EXISTEN Y QUE DESPUÉS DE UNA QUIMIOTERAPIA TODO RASTRO DE SALUD QUEDA BORRADO PARA SIEMPRE, NO HAY PRUEBAS. NO HAY CRIMEN.
    LAS AUTORIDADES SANITARIAS HAN VENDIDO A LOS CIUDADANOS COMO MATERIAL PARA LABORATORIOS.
    YA SÉ QUE ME DIRÁS QUE DEMUESTRE LO QUE DIGO, PERO YO SOY UNA VÍCTIMA Y A QUIEN CORRESPONDE INVESTIGAR LAS “IRREGULARIDADES” NO ES A MI. A MI LO QUE ME DAN GANAS DE DECIR ES :”SÁLVESE QUIEN PUEDA”.

    • Miguel Jara

      María, nadie te pide que investigues pero sí que documentes lo que afirmas y si lo tienes bien documentado que lo denuncies ante la Justicia.

  4. DonPepe

    Si el escepticismo fuera tan generalizado como debería ser y la cultura científica alcanzara a la mayoría de la población, tú pocos libros venderías…

  5. Dani...él

    Impulsar el pensamiento crítico tampoco debiera significar darle la vuelta a la tortilla en la que vivimos y poner a cocer la otra cara. Corremos el peligro de pendular de extremo a extremo.

    Lo de la monja sosteniendo que hay una gran conspiración para reducir la población de la tierra sería cuestión de informarlo a la monja por si quisiera tomar medidas. Yo no lo escuché ni leí en ningún documento protagonizado por tal monja.

  6. Lourdes

    Hago este comentario aquí sobre todo por lo de “impulsar un pensamiento crítico” aunque en este caso es generalizado y no sólo de la industria farmacéutica. Creo que vale la pena mirar estas entrevistas a Arcadi Oliveres.
    Sobre el club Bilderberg o los dueños de todo. Parte 1: http://www.youtube.com/watch?v=Umblpyeu7n8
    Parte 2: http://www.youtube.com/watch?v=pF0uwUZChsA&feature=related

    Estamos en manos de delincuentes: http://www.youtube.com/watch?v=fTiH1qtAXSw

    Y muchos más que no tienen desperdicio.

  7. Josetxo

    Miguel, no puedo valorar ese programa. Ya tuve la osadía de ver unos cuantos minutos de su capítulo “Las ondas del mal” (antenas de telefonía, hipersensibilidad electromagnética, telefonía móvil,…) y me bastó y sobró. La serie “Escépticos”, como bien te comenta Mikel, es infumable. Con un gran despliegue de medios, presentado como serie “estrella” de la radio televisión vasca-EITB-, apoyado por un bombardeo mediático de diversos programas de esa casa, por periódicos como “El Correo Español”, que además acoge el blog de su realizador, Luis Alfonso Gámez, -“Magonia”- y por los sectores más rancios y retrógados de la Universidad Pública Vasca y aledaños, se dedica a confundir, malmeter, vituperar y desinformar sobre temas varios como transgénicos, hipersensibilidad electromagnética, wi-fi,etc…
    Para no extenderme, entresaco algunas de las frases de su blog sobre la hipersensibilidad electromagnética: “la hipersensibilidad electromagnética es tan real como la licantropía y las posesiones demoniacas. Es una patología de origen mental, como apunta en Escépticos la psiquiatra Agurtzane Ortiz, que existe en la medida en que alguien cree que las antenas le afectan hasta tal punto de que su vida es un calvario. También hay gente que sufre un calvario porque se cree poseída por el Diablo, y eso no prueba que exista el Diablo. Al igual que la mejor forma de evitar una posesión satánica es no creer en Satanás, para no sufrir la hipersensibilidad electromagnética basta con no creer en la maldad de las ondas de telefonía”.(http://blogs.elcorreo.com/magonia/2011/10/11/el-origen-del-panico-electromagnetico-sigan-el-dinero/)

    “Y, si no, que se lo pregunten a los responsables de los informativos de La Sexta que hoy han convertido en espectáculo a Minerva Palomar, una pobre mujer que vive en un infierno creado por su creencia en algo que no existe, como Satanás”.(http://blogs.elcorreo.com/magonia/2011/07/15/la-hipersensiblidad-electromagnetica-es-tan-real-como-la/)

    Éste es el programa del que estás hablando. Puedes visionar el capítulo ya mencionado (Las ondas del mal) u otros dedicados a los transgénicos, homeopatía, etc y nos cuentas de nuevo tu impresión. No creo que semejante engendro necesite más publicidad atención de la que ya tiene.

  8. Artesano

    ¿Pensamiento crítico? Es mucho pedir en un ambiente de hiperconsumo, prisas, comodidad, alienación mediática, Educación empobrecida, etc.

  9. Mikel

    Hola Miguel:

    Quisiera advertirte que este capítulo de esta serie ESCÉPTICOS, que está emitiendo la ETB 2, la de habla castellana, es parte de una serie que ha sido un fracaso en Euskal Herria y que se encarga de difundir una filosofía que proviene de Norteamérica, el ESCEPTICISMO CIENTÍFICO, una ideología que nació en el siglo pasado, de la cual he sido yo un firme seguidor, hasta que me he dado cuenta que además de defender a la ciencia y a la sociedad contra fraudes y supersticiones, también se dedica a acercarse demasiado a los planteamientos de las multinacionales respecto a tecnología, han tenido muchos problemas por ejemplo con ecologistas y con científicos independientes, por temas como los transgénicos, además son un grupo bastante agresivo y fanático que trata de influir en la sociedad a favor de las empresas, en estos programas por ejemplo ha habido uno muy tendencioso dedicado a transgénicos, aunque no ha sido el único, también trabajan en medios de divulgación, en diversos programas, escriben libros, tienen webs, dan charlas y otras historias, se que mucha gente y otros grupos han tenido problemas personales con ellos, algunos dirimidos en tribunales.

    Respecto a este capítulo en concreto, respetando tu opinión, me parece un capítulo tendencioso hacia las empresas, como siempre, a veces esto es mas sutil y otras menos, pero la tendenciosidad ahí está, también en este capítulo, aunque quizás en este es de tipo mas sutil.

    No se si conocías estas cosas, pero sino creo que tanto tu como tus lectores deben estar avisados de ello.

    Muchas gracias.

    • Miguel Jara

      Mikel, tocayo, pues a mí salvo esas intervenciones tendenciosas no me pareció mal, no es el programa que yo haría pero no estuvo mal.

  10. Montserrat

    Es de agradecer la observación de la demagogia del documental ante las declaraciones de Teresa Forcades.
    El buen periodismo no reduce la realidad a contar lo que a uno le parece. Sigo de cerca las declaraciones de Teresa y creo que es deber del buen periodista investigar los puntos oscuros del sistema. Una tarea a veces difícil, que requiere de trabajo tenaz, valentía y honestidad. Yo sigo preguntándome ¿es cierto que la OMS cambió la definición de pandemia relativamente poco antes de declarar la de la gripe A? ¿por qué y bajo qué criterios médicos lo hizo?
    El vídeo de Teresa habla de muchas cosas interesantes. La mayoría de ellas con datos corroborados que se pueden consultar (si no lo has visto, te lo recomiendo). ¿Es tan difícil hacer un ejercicio crítico y honesto sobre sus denuncias?¿es esperar demasiado del periodismo?¿¿¿Por qué hace justo lo contrario???

  11. Jesús Ambel

    Hay autores que hablan de “domesticación generalizada”, hay autores que hablan de “banalización del mal“, hay autores que hablan de “respuestas emocionales y no discursivas”. A mi modo de ver, la crisis de “la política” es la crisis de lo simbólico. Pero luego está “lo político” es decir, las condiciones de vida. Y me parece meridiano el divorcio entre “la política” y “lo político”.
    ¿Pensamiento crítico? Hay poco pero lo hay. Pienso que, desde la época de la transición, nunca como ahora nos hace falta esclarecer para nosotros mismos lo que Milner llama “una política fragmentaria” que no sea mimética de “la política de las cosas” que promueve el capitalismo financiero (agencias, expertos, cuantificación bruta de la existencia, manipulación de los cerebros, encuestas como nueva conciencia del mundo, etc).
    ¿Pensamiento crítico? Eso empieza por considerar que el capitalismo (cognitivo) no es eterno.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.