La imagen de "Big pharma"

Anoche asistí a una cena especial, sobre todo porque no estoy habituado a este tipo de eventos. Se trataba de la entrega de Premios Eupharlaw en el Casino de Madrid, que en esta ocasión han recaído en Juan José Rodríguez Sendín, presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Médicos y en Mariano Barbacid Montalbán, ex director del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO). Acudí invitado por Manuel Amarilla, abogado conocido en el ámbito sanitario pues lleva años comprometido con la idea de que se ofrezca la máxima información sobre medicamentos a los ciudadanos. Mañana les contaré sobre la cena en cuestión pues fue más que interesante. El caso es que hoy Manuel me ha mandado un artículo suyo en el que opina sobre algo que ya traté en este blog hace unas semanas y también sobre mi libro Laboratorio de médicos. Les dejo con la primera parte de su artículo, como digo está escrito por una de las voces más experimentadas del ámbito farmacéutico y sanitario que opina sobre personas y hechos destacados en torno a la industria farmacéutica y si quieren leánlo entero aquí:

Hace un mes leí en el semanario “El Global” un artículo de Jordi Faus, al que conozco y respeto por ser un gran profesional del Derecho Farmacéutico, titulado: “La imagen de la industria y la evaluación del medicamento”. No me sorprendió nada su visión, pero sí que arremetiera en su contenido -indirectamente, sin nombrarlos-, contra una novela y un ensayo que daban una visión distinta a la suya, respecto de la industria farmacéutica, que a él le gusta tanto y en su derecho está. Me pregunté rápidamente qué estaba pasando, pues no es el estilo habitual de prudencia de Jordi. La crítica de su artículo sorprende aún más, porque en la presentación de su columna periodística llamada “Con la venia”, se apresuró a decir que el contenido de la misma sería estrictamente de carácter jurídico.

Enseguida deduje -no era difícil para mí- que la novela reseñada sin cita era la de Miguel Jara “Laboratorio de Médicos”. Días después, indagando un poco, me entero que ambos habían tenido -con ocasión de algún contenido de dicho libro- un pequeño y tibio rifirrafe dialéctico, el cual parece ser que Jordi aún no había leído. Los que quieran profundizar pueden hacerlo en la web de Miguel, www.migueljara.com. Cualquiera que me conozca un poco, sabe que no necesito este motivo ni ningún otro para opinar libremente sobre el tema de hoy –que, humildemente, yo también conozco algo, y respecto del que ya me he manifestado en infinidad de ocasiones a lo largo de los años-.

En este sentido diré, sin problema, que mi visión de la industria farmacéutica coincide en abstracto más con la de Miguel, reflejada en el gran trabajo periodístico de su novela, que sí he leído, y en la que soy citado un par de veces -sin que ello tenga relevancia alguna-, aunque no acaba de gustarme como salgo. Es indudable que las percepciones sobre los demás son subjetivas, como mostré en mi libro “Medicamento: Utopía y Realidad” (2009), pero igualmente se lo he hecho saber al autor.

Jara es un gran profesional del periodismo de investigación en salud, y un valor emergente. Tiene, además, un gran alma de poeta y mucha ilusión, todavía, por su trabajo -y eso es bueno-, como deja traslucir en sus libros. Cree en lo que hace. A mi juicio, ha logrado en “Laboratorios de Médicos” dar imagen viva a un problema importante e inmemorial, como es el de la visita médica o farmacéutica –enquistado en detrimento de la salud de los ciudadanos- pero al que nadie, hasta ahora, le ha puesto el cascabel. Ni se ha pretendido siquiera. Hay mucho dinero en juego.

Jurídicamente también habría mucho que decir, aunque no es el momento. Como hoy la cosa va de libros, en otro de los míos “Información Terapéutica Directa al Ciudadano” (2005), ya manifesté expresamente mi posición -entre otras muchas ocasiones-. Ahora bien, cierto que en el sector farmacéutico, cuando no interesa lo que se oye -por la razón que sea-, se hace el “Don Tancredo” o, también, la llamada “postura de la avutarda”, cuando se agacha hasta que pasa el peligro.

El problema de Miguel –a quien, ya he dicho, que admiro y respeto también-, es que no conoce por dentro a la industria farmacéutica. Aunque si sigue su honesto camino, tendrá tiempo para ello, aunque tal vez se arrepienta, porque en muchos aspectos desconocidos para él -y para la gran mayoría- es todavía peor y más dura de lo que se puedan imaginar, ellos sin olvidarme en ningún momento de que, contradictoriamente, también cuenta con grandes virtudes. Lo puedo decir más alto pero no más claro, a buen entendedor…

Jordi Faus sí la conoce, demasiado bien, y su legítima postura es la de defenderla -a su manera, eso sí, pero la defiende- lo cual, en ardor tenue aunque sin ingenuidad, llega incluso a crearle una gran duda respecto a los muchos que no lo entienden así, y la expresa: “A pesar de todo lo que hacen los laboratorios están bajo lupa, bajo sospecha”.

Tristemente -por lo menos para mí- la visión pública de Jordi coincide casi íntegramente con la imagen clásica que la propia industria tiene de sí misma, y que publicita y difunde con ansiedad reiterativa y privilegiada (por ejemplo, si les dan caña en EL PAIS, en la réplica les dejan decir todo lo que quieran) siempre que puede, incluso en los medios de prensa y publicitarios, propios y de otros.

Me imagino que, en este segundo caso, será pagando el coste de los mismos. El colmo sería que encima fuera “de balde”. La prensa tampoco es tan tonta ni desinteresada. Ahora bien, con esto tampoco quiero decir que Jordi no tenga opinión propia en esta y otras cuestiones. ¡Dios me libre! Bueno, yo sé que por lo menos él me entiende lo que quiero decir.

Se haga lo que se haga, la realidad siempre es la que es, independientemente de los esfuerzos que se hagan con cualquier fin. En este sentido, la imagen real de la industria farmacéutica para los ciudadanos -que luego comentaremos-, es más compleja que las de mis admirados Jordi y Miguel, e incluso que la mía. No obstante, quiero darla. Aún sabiendo que no será más que un pedacito de la imagen total y real, y sin trascendencia alguna.

Más info


¿Cuánto crees que vale este post?

Un Comentario a “La imagen de "Big pharma"”
  1. Paqui

    13 Jul. 2011
    Sanofi indemnizará a una paciente tratada con el fármaco Agreal

    La farmacéutica deberá indemnizar a una madrileña que consumió el fármaco contra los efectos de la menopausia durante casi 7 años. La demandante sufre temblores posturales y trastornos de la personalidad desde hace 10 años.

    El Juzgado de 1ª Instancia 52 de Barcelona ha dictado sentencia sobre el caso del medicamento Agreal, fabricado y comercializado por el laboratorio Sanofi, declarando defectuoso a este fármaco que fue prescrito a miles de mujeres para combatir los sofocos y otros síntomas de la menopausia. Además, la jueza que instruye el caso condena a la farmacéutica a indemnizar a la demandante con más de 34.000 euros.

    La verdadera pesadilla de la afectada comenzó el 9 de enero de 1998, cuando comenzó a tomar el medicamento Agreal para hacer frente a las molestias de la menopausia. Tomó el medicamento, bajo prescripción médica, hasta el año 2005, cuando dejó de comercializarse en España. Todavía hoy, la demandante presenta temblores posturales con imposibilidad de movimientos finos de las manos y trastorno orgánico de la personalidad moderado desde hace 10 años. Igualmente presenta otras alteraciones como depresión, insomnio, ansiedad generalizada, trastornos en el estado de ánimo, etcétera, repercutiendo todo ello de forma importante en su vida diaria.

    Por todo ello, “el hecho de que el Juzgado haya reconocido el medicamento Agreal como un fármaco defectuoso, es muy importante”, según valora Andrea Peiró, abogada de Oria, Peña, Pajares y Asociados, que representan a la demandante. El despacho está asociado, para estos casos, con el Bufete Osuna, de Andalucía. Ambos están especializados en reclamaciones por daños a la salud, pues han sido cientos de mujeres las que han presentado ya demandas relacionadas con el consumo de este medicamento. Según la Agencia Española del Medicamento, en el año 2003 había en Espala alrededor de 25.500 pacientes tratadas con Agreal.

    Sanofi, como fabricante y comercializadora de Agreal conocía los efectos secundarios que el fármaco podía provocar, sin embargo “omitió la información sobre estos y sus contraindicaciones en el prospecto”, según la abogada. Sin embargo, se trata de una información que “curiosamente sí aparecía en el prospecto que incluía el medicamento en otros países como Francia e Italia, aunque en estos casos tampoco indicaba el tiempo máximo aconsejable para el tratamiento”, argumentó Peiró.

    Según indica la sentencia, “Agreal era un producto defectuoso atendiendo especialmente a su presentación, que debería incluir la información de uso razonable pero no ofrecía la seguridad que cabría esperar, ya que dicha información era insuficiente”. De hecho, el fallo de la sentencia argumenta que la ingesta del fármaco es la causante de los temblores que la demandante sufrió, al menos, durante el tiempo en que estuvo ingiriendo Agreal.

    http://www.pmfarma.es/noticias/13588-sanofi-indemnizara-a-una-paciente-tratada-con-el-farmaco-agreal.html.

    CALDERILLA, NO EXISTE DINERO PARA PALIAR LOS DAÑOS “IRREVERSIBLES” QUE NOS HAN OCASIONADO.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.