Me hago en público el test para detectar hiperactividad

Desde hace tiempo sospecho que soy hiperactivo, no sé si estoy enfermo pero sí sospecho que puedo ser hiperactivo y no sé si eso es bueno o malo, en mi caso creo que de serlo sería bueno. Así que he decidido recurrir a «la Biblia» de la psiquiatría, el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, cuarta edición (DSM-IV), el gran libro de cabecera que psiquiatras y psicólogos utilizan para diagnosticar el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). El texto, publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría, define los criterios para el diagnóstico de trastornos como el TDAH y requiere para el diagnóstico de esta presunta enfermedad la presencia de síntomas de inatención (al menos seis síntomas) o de hiperactividad/impulsividad (al menos seis síntomas). Los síntomas deben estar presentes antes de los 7 años en al menos dos ambientes de la vida del niño, y durar como mínimo seis meses.

No entiendo bien por qué han de ser seis síntomas mínimo y antes de los siete años además con una duración de al memos seis meses. Pero aunque cuento con 40 años este problema o solución me lleva persiguiendo desde muy joven y quiero salir de dudas… si puedo. Lo voy a hacer en vivo y en directo para ustedes, queridos lectores y sector crítico, con honestidad, sin trucos, sin siquiera haber leído antes las preguntas y luego voy a enviárselo a varios psicólogos y psqioatras para que me den su veredicto:

Tabla de Criterios diagnósticos del TDAH según el DMS-IV-TR (subrayaré mis respuestas afirmativas… estoy nervioso… no sé qué consecuencias puede traerme esto):

A. o Bien 1 ó 2:

1. Seis o más de los siguientes síntomas de desatención han persistido por lo menos durante 6 meses con una intensidad que es desadaptativa e incoherente en relación con el nivel de desarrollo:

Falta de atención

a. a menudo no presta atención suficiente a los detalles o incurre en errores por descuido en las tareas escolares, en el trabajo o en otras actividades

b. a menudo tiene dificultades para mantener la atención en tareas o en actividades lúdicas

c. a menudo parece no escuchar cuando se le habla directamente

d. a menudo no sigue instrucciones y no finaliza tareas escolares, encargo u obligaciones en el centro de trabajo (no se debe a comportamiento negativista o a incapacidad para comprender las instrucciones)

e. a menudo tiene dificultad para organizar tareas y actividades

f. a menudo evita, le disgusta o es renuente en cuanto a dedicarse a tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido (como trabajos escolares o domésticos)

g. a menudo extravía objetos necesarios para tareas o actividades (como juguetes, trabajos escolares, lápices, libros o herramientas)

h. a menudo se distrae fácilmente por estímulos irrelevantes

i. a menudo es descuidado en las actividades diarias

Madre mía, me lo temía, siento que todo esto me va a causar problemas ¿quién va a querar leer los libros de alguien así; quién querrá contratarme en un periódico o para hacer los trabajos de comunicación que hago; a quién puede interesarle ficharme para dar una conferencia; quién comprará mis reportajes o querrá anunciarse en el blog de un ser así? Soy un mar de dudas en el infinito patológico pero me he comprometido con ustedes y he de continuar hasta el final:

2. Seis o más de los siguientes síntomas de hiperactividad-impulsividad han persistido por lo menos durante 6 meses con una intensidad que es desadaptativa e incoherente en relación con el nivel de desarrollo:

Hiperactividad

a. a menudo mueve en excesos las manos o los pies o se remueve en el asiento

b. a menudo abandona su asiento en la clase o en otras situaciones en las que es inapropiado hacerlo

c. a menudo corre o salta excesivamente en situaciones en las que es inapropiado hacerlo (en los adolescentes o adultos puede limitarse a sentimientos sujetivos de inquietud)

d. a menudo tiene dificultades para jugar o dedicarse tranquilamente a actividades de ocio

e. a menudo ‘está en marcha’ o actúa como si ‘tuviera un motor’

f. a menudo habla en exceso

Impulsividad

g.a menudo precipita respuestas antes de haber sido completadas las preguntas

h. a menudo tiene dificultades para guardar turno

i. a menudo interrumpe o se inmiscuye en las actividades de otros (p.ej., se entromete en conversaciones o juegos)

B. Algunos síntomas de hiperactividad-impulsividad o de desatención que causaban alteraciones estaban presentes antes de los 7 años de edad:

-Pues ya no recuerdo pero seguramente sí.

C. Algunas alteraciones provocadas por los síntomas se presentan en dos o más ambientes (p-ej., en la escuela [o en el trabajo] y en casa).

-En todas partes soy el mismo.

D. Deben existir pruebas claras de un deterioro clínicamente significativo de la actividad social, académica o laboral.

-Pues deterioro, lo que se dice deterioro, no sé yo me veo normal, deteriorado lo justo.

E. Los síntomas no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno generalizado del desarrollo, esquizofrenia u otro trastorno psicótico y no se explican mejor por la presencia de otro trastorno mental (p.ej., trastorno del estado de ánimo, trastorno de ansiedad, trastorno disociativo o a un trastorno de la personalidad).

-No, seguro, aparte de los demás trastornos que pueda tener, todo lo que he contestado lo sufro.

La he hecho buena pero a lo hecho pecho, estoy pensando en tres psiquitaras, un psicólogo y un psicoanalista a los que voy a enviar los resultados del test. A ver qué me dicen. Ya les comento si es que no pierdo su confianza por ello.

Más info

62 Comentarios a “Me hago en público el test para detectar hiperactividad”
  1. Laura

    Me parece increible lo que estoy leyendo, que se pueda diagnosticar una enfermedad con un simple test y encima se drogue a los niños por ser inquietos.
    Yo tambien tengo TDAH entonces!!
    Desconozco el tema y solo conozco a un chico que se lo diagnosticaron y aunque trató de explicarme en que consistia yo la verdad es que no supe ver la relación de sus depresiones y su adicción a las drogas con los problemas de atención e inquietud. Supongo que es uno mismo, el que lo sufre el que sabrá como le afecta este transtorno porque yo no veo ninguna relación además este chico años atrás lo recuerdo como un chico normal y siempre con mucha pasión, alegria y energia.

  2. Alredol

    Sobre lo del Stop DSM IV que miraré con más detalle. aquí van unas opiniones provisionales:

    1- Tienen que mejorar el diseño de la página y acercarlo al público, profesional o no, explicando mejor los objetivos y los conceptos. Tienen que pensar que públicos de varios tipos van a leerlo. Con esto y un acceso facil a una lista de inscritos, o por lo menos de sus líderes, yo ya habría firmado.
    2- Uno de los principales efectos del DSM IV es la «co-morbidad», es decir la substitución de la clinica jerarquica clásica, donde los varios síntomas eran explicados estableciendo relaciones entre el proceso mórbido, su evolución y las circustancias, por una colección de «enfermedades» sin historia en un paciente también sin historia, que como otros desarrollos apoyan el DSM IV puesto que en América para que se pague un tratamiento tiene que estar en el DSM IV y cuantos «mas» tratamientos más se cobra. ES decir la enfermedad se ha «cosificado» y es objeto del libre comercio, que ahora es de tipo supermercado (el Ritalin se puede comprar en supermercados y por internet). No solo todo síntoma sino los efectos secundarios son ahora «enfermedades» a tratar.
    3- Cosas como el metilfenidato, e incluso los mucho más tóxicos neurolepticos (anti-psicoticos), muchas veces solucionan problemas (del afectado, escuela, padres, políticos…) al menos por el momento. Hay que redefinir la «enfermedad» como procesos y consecuencias biológicas de varios tipos (muerte, limitación funcional crónica, dolor físico e infertilidad), la «variabilidad» (como la mayor parte de los TDAH y mucha «patología» de la edad, sexual etc) y la «discapacidad» (que necesita, equipos,entornos, accesos y relaciones informadas a veces «protésicas»).

    Al menos de momento solo se puede pedir mucha prudencia porque para muchos de estos problemas no hay soluciones fáciles y vendedores de «curas» de varios tipos hay muchos. Es más factible que en lugar de la desaparición del DSM IV se empiece exigiendo una definición de los fenómenos y los objetivos en lo que el «afectado» debe ser parte inevitable. Yo he oido decir a un niño con TDAH, a solas que creía que sus padres no lo querían porque le daban pastillas o que las pastillas le hacían peor que otros niños. Esto no se lo digas a las mamás o las docentes satisfechas con los resultados.

    Así que además de un diseño del proyecto más amistoso al público, una vuelta a los métodos jerárquicos de diagnóstico,una aclaración de lo que es «enfermedad», un mayor énfasis en los derechos del paciente en particular los niños, discapacitados y ancianos y un compromiso real contra la cosificación y cuantificación comercial del sufrimiento la diferencia y la ansiedad, serán importantes en el desarrollo de un proyecto crítico del DSM. Y esto reconociendo que a veces el asunto es muy serio y complejo social, psicologica y hasta politicamente.

  3. Sergio

    Es de mal gusto frivolizar con un transtorno que afecta a tantas personas. Si tiene usted dudas de si tiene TDAH, o no, le recomiendo que se informe bien sobre que es el transtorno y como suele afectar a la persona en su vida diaria. Existen muy buenos libros del tema.
    Esta claro y en eso estoy de acuerdo, es que, con un simple test no se puede diagnosticar un transtorno y menos con este test ya que tranquilamente muchas personas normales podrian salir positivo y no por ello tener TDAH.

    • Miguel Jara

      Sergio, frivolizar lo que se dice frivolizar y algo más es lo que hacen quienes diagnostican a niños con este tipo de pruebas de una enfermedad precocinada para vender más medicamentos. No niego que una ínfima parte de las personas diagnosticadas de hiperactividad puedan tener serios problemas y necesiten una atención especial. En mi caso desde que oí hablar de todo esto no me ha cabido la menor duda de que soy hiperactivo según los patrones de quienes han diseñado la enfermedad y como puede leer muchos de los lectores también. De ahí a que yo me sienta enfermo, reconozca la patología o me suponga algún problema va un trecho. Aparte ese ínfimo número de personas que puedan tener un problema, estamos ante un caso de manual de creación de un concepto patológico en el que quepan muchas personas para abrir nuevos mercados de venta de fármacos.

  4. Chiquita

    Jajaja acabo de descubrir que tengo cumplo con todos los puntos.

  5. Espía

    Caris me da, que quiere chinchar diciendo «una cartografía cerebral para el diagnóstico. ¿Podría ser que esta prueba médica fuera más decisiva y aportara algún elemento clave?» ¿no se dan cuenta cómo diciendo algo sin insultos, ni nada, se arremete contra todo de forma bastante negativa?, es decir, vale que a Miguel le ha salido positivo cuando sabemos todos que no lo es, vale que todos sabemos que ese test es una basura (aun los que dicen que no) vale que no se debe medicar, pero y ¿una cartografía cerebral no servirá para diagnosticar el TDAH?

    Por favor, menos mal que soy Espía, como otros que andan por aquí y dicen tener hijos con TDAH, o que determinado medicamento les ha venido muy bien. Son muy fáciles de reconocer, se necesita estudios eso sí.

    Caris preocupese por las manipulaciones y falacias de los tests, los profesionales y las drogas, en vez de por las cartografías cerebrales para a vert si con eso sí serviría…. por favor!!!!!

  6. Jesús Ambel

    ¡Buenos días!
    Acabo de llegar de Bruselas. He participado en el primer Congreso europeo de los psicoanalistas lacanianos. 1.600 profesionales de toda Europa hemos trabajado duramente para contestar a la pregunta que nos convocaba: «¿Existe la salud mental?». A este respecto, hemos constatado la ausencia de debate riguroso entre las diversas disciplinas implicadas en la Salud Mental que, a lo largo de los años, han enriquecido las observaciones clínicas. Hoy día el debate se ha extinguido. En la práctica, no sin efectos. La evaluación basada en cuestionarios parasita el encuentro clínico entre el paciente y el profesional, un encuentro vehiculizado por la palabra y la relación transferencial. La nosografía estadística del DSM borra las diferencias entre los padecimientos psíquicos y la simple condición humana. El mercadeo de los psicotrópicos y las terapias cognitivo conductuales son un desprecio al sujeto del inconsciente y una invitación permanente al profesional a convertirse en un expendedor de la felicidad obligatoria.
    Por fortuna, muchos practicantes en Europa resisten a ese movimiento de dilución de la clínica, de promoción de la liquidez epistémica y ética. Como psicoanalistas lacanianos somos parte de ese movimiento de resistencia y de crítica esclarecida y no cedemos ni en nuestra orientación ni en el rigor clínico del caso por caso pero también deploramos los estragos cometidos en nombre de la Salud Mental: no reivindicamos un consenso, reivindicamos un debate.
    Saludos.

  7. Micoca

    Antecedentes: tengo un niño de 5 años, este último año ha sido el más duro de mi vida, la maestra de P4 me quiso hacer creer que mi hijo era hiperactivo o con TDAH.
    He estado un año informándome, porque la medicina pública ha tardado un año en visitarlo a traves del CSMIJ para decirme que no es hiperactivo.
    Mis conclusiones son:
    Algunos maestros se han acostumbrado a trabajar tranquilos. Si tienen una clase de 25 niños y estan sólos, y estos niños les salen «moviditos» buscan un cabeza de turco, le ponen la etiqueta de «hiperactivo» y a continuación piden un refuerzo en clase. Tanto la psicóloga de la escuela como el psicopedagogo de la EAP, poco o nada han hecho.
    No hay que dejarse influir por todo lo que se lee y te dicen, es importante tener conocimientos, pero con una medida, tal como da a entender Miguel con su test ¿tantos somos los Hiperactivos? Si es así propongo que nos unamos. HIPERACTIVOS UNIOS.
    Y por último, esta sociedad nos lleva a ser «borregos» que hemos de seguir todos una línea, y no puede haber nadie diferente que no siga la pauta establecida (que no tiene por qué ser la mejor para ese individuo).

  8. Caris

    Saludos D. Miguel:
    En primer lugar deseo felicitarle porque, entre otras cosas, me parece usted una persona valiente y coherente con sus ideas. ¡Felicidades! Es cierto que, con este test, un porcentaje muy alto de niños (y adultos) dan positivo. Me gustaría hacerle una pregunta al Dr. José Valdecasas como experto en el tema. Verá doctor, yo conozco algún caso de niños que han sido diagnosticados de TDAH directamente por su pediatra y otros a los que les han realizado, además del test, una cartografía cerebral para el diagnóstico. ¿Podría ser que esta prueba médica fuera más decisiva y aportara algún elemento clave? Este tema me interesa mucho y nunca es tarde para aprender. Muchas gracias.

  9. Ileana

    Madre mía, esto me da escalofríos… Escalofríos que se pueda llegar a medicar a un niño por hacer estas cosas. Escalofríos que a mi hija la puedan considerar enferma por hacer estas cosas. ¡ESTE MUNDO ESTÁ MUY MAL!

  10. Carmen

    Genial como siempre Miguel ¿cuando reaccionarán los psicólogos y psiquiatras que después de emplear años de su vida en estudiar se limitan a hacer una entrevista con preguntas estructuradas? ¿Como pueden quedar satisfechos de hacer un diagnóstico bajo las normas que les dicta alguien?

  11. Carmen Ávalos

    Bien Miguel, me gustaría esperar la respuesta de los profesionales con respecto a tu test, pero como puede más mi curiosidad que la espera de aquí 2 o 3 días ahí va:
    -¿Qué ha cambiado saber si lo eres respecto a tu forma de ser y de actuar?
    – Te tomarías una medicación para centrarte más y no ser olvidadizo, nervioso en según qué ocasiones y mover las manos o piernas si algo o alguien te suscita inquietud, interrumpes a los demás en un coloquio sin esperar pedir tu turno…?

    Yo me quise tomar el Concerta que le recetaron a mi hija después de decirme todas las contraindicaciones que se supone tiene que saber un padre sin entrar en detalles por supuesto…y mi marido me comentó:
    – Estás loca!!! No sabes la reacción que te puede dar!!!
    Y mi respuesta fue:
    – Ah! pero a la niña sí se lo pueden recetar…y la reacción?
    por supuesto ni lo probé ni se lo dí.
    Quien me dice que mis neuronas también no tienen una conexión neuronal (palabras textuales de la maestra de mi hija en mi propia cara). Cuidado Miguel que a lo mejor también algunas las tienes de vacaciones también.
    En fin necesitamos alternativas manejables y positivas a las dificultades con las que nos encontramos y no etiquetas que hundan al personal a largo plazo, muy a largo plazo.

    Seguiremos la espera de tu diagnóstico con o sin comorbidad.

    • Miguel Jara

      Carmen, respondo:
      -No ha cambiado nada porque ni siquiera reconozco legitimidad a quienes han desarrollado este test para diagnosticarme nada.
      -¿Medicación? No estoy enfermo. Todo eso que citas no es patológico y en todo caso me gusta como soy, con mis peros. Debemos aceptarnos como somos… y trabajarnos, cuando no nos guste algo cambiémoslo pero con trabajo y esfuerzo no con aditivos y tóxicos. Yo no le cedo a nadie mi libertad aunque se llame papá o mamá. Ninguna pastilla va a fabricar lo que quiero ser y como quiero ser.

  12. Caracola

    Miguel
    yo creo que lo importante es que, te diagnostiques lo que te diagnostiques (porq ya ves la facilidad y accesibilidad que tenemos para diagnosticarnos problemas «psiquiatricos» con este manual), eso no te impida sentir que estas haciendo tu camino, que eso es lo que vale la pena, sentirnos realizados y en el camino de la felicidad.
    Yo lo consulte hace años (DSM-IV) cuando estudiaba Medicina y me diagnostiqué: hipocondria, desorden de personalidad por evitación, personalidad dependiente, tristeza, trastorno de pánico, trastorno distímico, parasomnia. Guaaaaa!! menudo médico hay suelto!!!!
    Te quiero cada vez más. Sos un divino.

  13. Paqui

    Leopoldo.
    En España y en concreto en Canarias, ahora ya no está en Canarias, está en Canadá. Existe un psiquiatra español que se atreve a indicarle a una compañera «cómo un médico, certifique por escrito que todas las secuelas que padece usted es por el Agreal/Veraliprida» SE LE CAERÁ EL PELO.
    ¿No fué usted Dr. Casimiro (Psiquiatra) que le indicó eso a nuestra compañera?
    ¿Cuánto más le dijo usted en la segunda consulta de nuestra compañera y que iba acompañada por su hija?
    ¿Qué le dijo usted a su hija, Dr. Casimiro?
    Que era una enterada.
    Pasandolas «canuta» está su hija Dr. Casimiro con las enfermedades de su madre.
    Deseaba usted que le llevara el certificado escrito en el cual hacia constar que todo lo que padecía era y es como consecuencia del Agreal.
    ¿Para qué Dr. Casimiro? era para leer el nombre del médico que lo había certifiado y chivarlo a los Sanofi???.

    Miguel.

    Haré lo que me has aconsejado.

    No me importa que lo publiques.
    Pero aún te asombrarás más, cuando puedas leer lo que recibistes de lo nuestro y lo publiques allá donde tú colabores.

    Que se entere «todo el mundo» de lo que nos hicieron con ese medicamento tóxico.

  14. Anna

    Anda!!, pues entonces soy hiperactiva de nacimiento y a pesar de ello he podido estudiar, trabajar, relacionarme, crear una familia…… Y mis hijos y mi familia también lo son. Procuraré no llevarlos a ningún especialista en el tema.

  15. Leopoldo

    En España desgraciadamente no existen psiquiatras que denuncien el enorme crimen psiquiatrico, asi que si buscamos fuentes cientificas, nos tenemos que ir al extranjero para poder informarnos de la terrible realidad.
    Hay varias fuentes, por ejemplo en la pagina web del doctor Breggin http://www.breggin.com hay un informe independiente sobre los efectos del metilfenidato en los niños tratados de TDAH. Es un informe que deberian leer todos los padres y los maestros, está basado en un ensayo doble ciego con placebo para evaluar los efectos secundarios de esta droga. Por su toxicidad en el sistema nervioso central, suprime el carácter espontáneo y social del niño, promoviendo conductas obsesivo-compulsivas-repetitivas que son equivocadamente interpretadas por los maestros y los padres como una mejoría.
    El New Scientist reconoce que «no hay ninguna prueba de que mejore su rendimiento escolar». En estudios que duraron 14 meses no se detectó ninguna mejora en la escuela ni en la capacidad de relacionarse socialmente de los niños tratados.

    Los padres tienen que ser conscientes de que el psiquiatra se va a limitar a creerse a piés juntillas el prospecto blanqueado que la farmacéutica le presenta del fármaco, fuera de ahi desestimara cualquier sintoma adverso que se plantee, o lo reinterpretara como una nueva patologia del paciente. Por ejemplo con la acinesia producida por los antipsicoticos, cuando los pacientes se quedan como estatuas de mármol rígidos, apáticos y pensamiento lento, suelen ser confundidos con el diagnóstico de “esquizofrenia residual”, es normal en psiquiatría que el no esquizofrénico acabe con ese diagnóstico por la toxicidad de los neurolépticos, los fármacos han cumplido la profecía del psiquiatra, convertir en esquizofrénico a alguien que nunca ha tenido esquizofrenia.

    • Miguel Jara

      Leopoldo en nuestro país sí que hay un movimiento organizado para denuciar estos atropellos, estoy pubicando sobre ello en Discovery DSalud y British Medical Journal y en breve lo haré en este blog. Se llama Stop DSM y puede buscar en internet, firmar su manifiesto y darlo a conocer. Está formado por psiquiatras y psicólogos, educadores, entre otros profesionales.

  16. Angela

    Bienvenido al club!!!
    tu agudeza e ironia es un plus.

  17. Pepe Montesinos

    El ser humano de manera innata es activo. Lo antinatural sería ser vegetativo. Ahora los niños pasan demasiado tiempo quietos ante una consola y la tele. Los padres actualmente no tenemos tanta paciencia, al estar todo el día los niños en casa. Y en la mayoría de los casos son niños malcriados y sin educación o normas de comportamiento. Nada de hiperactividad.
    Además ese tipo de medicación es anorexicogénica y provoca un menor desarrollo en nuestros hijos.

  18. Pilar s

    Sr. Jara es Vds. un valiente por someterse en primera persona a este test, un sacrificio por sus lectores que le agradecemos.
    Por cierto, Vd. no perderá credibilidad por ello sea cual sea el diagnóstico. También encajo en los patrones hiperactivos. Jé Jé.

  19. Miguelpsq

    Menos mal que has salido hiperactivo, porque si no ibas a tener alguna otra que hubiese sido peor,… Pero bueno, ahora existe mucha comorbilidad. Si sigues con el DSM IV casi seguro que tendrás alguna más. Si coges el DSM V seguro que tendrás alguna más.
    Por cierto no dejes de visitar paginas de Big Pharma para hacer test de ansiedad depresión,¡¡¡es tan fácil ser positivo!!!
    Enhorabuena por tus valientes y comprometidos artículos.

  20. Dr. Jose Valdecasas

    Antes de nada, agradecer a Miguel Jara su confianza en mi opinión profesional como psiquiatra para valorar su test. Se me ocurren tres reflexiones que creo son relevantes:

    – Sin duda alguna, según los estándares habituales, la única posibilidad que Miguel tendría de no ser diagnosticado de TDAH (e inmediatamente medicado para ello) sería no acudir a ninguna consulta de psiquiatría (bueno, casi a ninguna). Porque de hacerlo, en base al test y al DSM-IV, el diagnóstico sería prácticamente inevitable.

    – Evidentemente, y como he opinado en ocasiones previas, el TDAH es un constructo teórico (sin causalidad orgánica demostrada hoy por hoy) absolutamente hipertrofiado por una mezcla de intereses comerciales de grandes multinacionales farmacéuticas y de búsqueda de prestigio de psiquiatras infantiles en plena fase de justificación de la necesidad de su propia especialidad separada de la psiquiatría. No digo que no exista el TDAH. Normalmente este tipo de cuestiones no se responden con una verdad absoluta, tipo: «no existe el TDAH, todo es una conspiración» o «sí existe el TDAH y lo estamos descubriendo en todos los niños y adultos que lo tenían oculto». Supongo más bien que habrá algunos casos (creo que pocos, pocos) y que la inmensa mayoría son diagnósticos conductuales. Es decir, se diagnostica la alteración en niños que se mueven mucho y atienden poco. O sea, que todos los niños tienen que atender siempre y estar quietos. Y a esto lo llaman muchos colegas ciencia. Como decía el poeta, manda cojones.

    – La tercera reflexión es personal: visto el test me temo que soy otro TDAH. Pero lo llevo bien y nunca he tomado medicación para ello (supongo que si me la hubieran prescrito, me dirían que me va bien por haberla tomado).

    Un saludo.

  21. Pedro López López

    Pero hombre, Miguel… ¡claro que eres hiperactivo!… ¿Como has tardado tanto en enterarte? Jejeje… recuerdos de otro hiperactivo… ¡Ah!, pero no te preocupes, enfócalo positivamente… ¿cómo?: Barbara Ehrenreich lo explica en «Sonríe o muere: la trampa del pensamiento positivo», ed. Turner Noema. ¡Salud! Pedro

  22. Fernando J

    A mí me sale más o menos lo mismo, así que estoy pendiente de la respuesta facultativa que le den a Miguel ya que por extensión,…

    • Miguel Jara

      Gracias Fernando, a ver si al final somos tantos que mal de muchos consuelo de tontos y en vez de tarados lo que somos es tontos.

      Se me olvidó pedirles que se hagan la prueba ya por curiosidad y nos comenten.

  23. Pilar Jiménez

    Yo también soy hiperactiva y psicóloga, del movimiento socio-ético de antipsiquiatría (muy actual en la UAM en los 70, cuando yo estudié) que nunca me ha desengañado (Thomas Szazs, psiquiatra, La Fabricación de la Locura. R.D. Laing, Cooper…) Creo que la gente debería ver «Alguien voló sobre el nido del Cuco». Todos estos libros nos los recomendaron en primer año de psicologia, pero claro en aquel momento luchabamos contra la represión. Luego llegó la democracia no real y bajamos la guardia y empezamos a no cuestionar a la autoridad. Por eso vamos a la dictadura administrativa y médica. Luego vendrá la militar si les dejamos. Yo hace 30 años que no uso medicina convencional, porque hay otras y me van muy bien gracias. Mi hija de 29 años nunca ha sido paciente de medicina convencional (excepto que en Inglaterra me la vacunaron, lo cual yo considero una intervención a la que yo consentí de forma no-informada. Que sí, que sirve para muchas aplicaciones, que no se puede generalizar, sí. Pero que a mí me va muy bien y no pienso usar la medicina convencional, también. Lo malo es que de mis impuestos se paga quimioterapia, que en mi opinión bien informada, mata al débil y medio deja vivo al muy fuerte. Mientras que de los impuestos de otros no se paga mi medicina.

    Miguel tu libro me parece uno de esos, que como a nosotros en primer año de psicología, debería ser bibliografia esencial. Al final se me saltaron las lágrimas. Lo pedí a la biblioteca porque pensé que tendría más difusión. Mi farmaceútica de la que solo compro cosas magistrales, se mostró muy interesada, porque como dijo, las compañías farmaceúticas nos tienen locos a nosotros con nuevos medicamentos cada dos por tres. Si nosotros no nos enteramos a veces y tenemos que reunirnos para discutir si los nuevos medicamentos tienen alguna ventaja en el grupo del colegio, ¿cómo se van a enterar los médicos? La fabricación de la locura nunca ha parado, sólo se cambia de traje y nunca como ahora ha ido a por víctimas tan indefensas como la infancia. Se llama control mental e ingenieria social. Y, si un niño tiene todos esos problemas, por qué no tratarlo uno a uno de manera humana que no juntarlos todos y ponerle el nombre que a Big Pharma le salga? Un saludo y sigue escribiendo porfa.

  24. Carlos

    Bueno, que quién no es hiperactivo, vamos, parece un poco generalizado. He observado en las hermosas costas patagónicas a colonias de lobos marinos y elefantes marinos, que durante todo el día no hacen más que bostezar y tomar el sol. Por el contrario, las colonias de pingüinos siempre transmiten una notable hiperactividad de sus miembros, corretean, se picotean entre ellos, se zambullen una y otra vez. Con los humanos ocurre algo parecido. Una vez un paciente mío, al ser preguntado por su necesidad o deseo de sal, me respondió que se levantaba por las noches para ingerir sal gruesa en puñaditos. Terminó diciéndome, a quién no le gusta un poco de sal? Por eso, parafraseando a Miguel -Pues deterioro, lo que se dice deterioro, no sé yo me veo normal, deteriorado lo justo. Saludos.

  25. Ignacio

    Miguel Jara su honradez a estas alturas creo que esta fuera de toda duda, no se preocupe que se seguirán leyendo sus libros y podrá seguir con su trabajo. No hay nada que abunde tampoco como la gente honrada.
    Como se ha escrito en este mismo blog y usted sabe, la hiperactividad se está relacionando con la contaminación en general, olores, sustancias para la limpieza, petróleo,… parece que es como una rama de la SQM, eso me ha parecido entender en lo que he leído.

  26. Xoana.

    Bueno. Hay mucha gente denominada hiperactiva, con o sin trastornos mentales diagnosticados. El hecho es que yo misma conozco a un psiquiatra hiperactivo, nervioso y que gesticula de una forma paroxística, se viste de demonio en carnavales y aún así es psiquiatra… (Verídico). El hecho es más bien no hacerse excesivo «mobing»… El mundo está lo sufucientemente mal para dejarnos de diagnósticos y tranquilizarnos tod@s un poco.

  27. Carlos

    Bueno yo creo que más que un trastorno es un exceso de energía, lo cual creo que es bueno. Tanta hiperactividad puede ser debida a querer hacer muchas cosas, a querer aprender mucho y aprovechar el tiempo lo máximo posible. La gente hiperactiva está llena de vida y se le sale por los poros… También tiene relación con los niños índigo, echad un vistazo.

  28. Zulay Diaz Balza

    HOLA MIGUEL, BUEN DÍA DIOS TE SIGA BENDICIENDO MUCHACHO. CREO QUE SE POR DONDE VIENES (NO ESTOY SEGURA). ESPERARE TUS PRÓXIMAS PUBLICACIONES (LAS ESPERO CON ANSIAS (CASI CON CODICIA). ME VOY A PERMITIR RECOMENDARTE UN LIBRO QUE EN DÍAS PASADOS COMENCÉ A LEER Y ME TIENE FASCINADA (POR SU HOLISMO). SE LLAMA «LA QUINTA DISCIPLINA» SU AUTOR: «PETER SENGE».

    EN LA QUINTA DISCIPLINA VAS A CONSEGUIR ALGO BUENO, CITO: DADME UNA PALANCA Y MOVERE EL MUNDO, SABIENDO DONDE TOCAR (APALANCAR), LA TAREA SE DESARROLLA MAS SIMPLEMENTE, Y UN TOQUE PUEDE RESTABLECER EL EQUILIBRIO DE SISTEMAS COMPLEJOS. PETER SENGE. ESPERO LO DISFRUTES, AL IGUAL QUE YO TUS PUBLICACIONES. FELIZ DÍA.

  29. Anonymous

    Jajajaja, vamos que estás para que encierren y tiren la llave jajajaja

  30. Emilia Salmerón

    Tranquilo Miguel porque, si es así, yo también soy hiperactiva y muchísismas de mis colegas también, y la cajera del supermercado al que yo voy, también, y mi vecina y el panadero y….
    Creo que en vista de esto, habría que preguntarse ¿quién no es hiperactivo?
    ¡¡¡Por favor!!! Volvemos a los intereses económicos de las empresas farmacéuticas, que han de inventar enfermedades para vendernos el remedio, la pastilla milagrosa que lo cura, que cura hasta la espontaneidad.
    ¡Ni caso!

    • Miguel Jara

      Bueno, tus comentarios, viniendo como vienen de una enfermera (y no una cualquiera sino de una que es presidenta de la que es quizá la organización de Enfermería más importante de España), Emilia, van traquilizándome. Ya lo he puesto en manos de los cinco profesionales que menciono, a ver qué me dicen. Les prometo que no había leido con anterioridad el test y que lo he contestado a conciencia. Quizá en alguna pregunta tenía dudas pero honradamente creí que contestar positivo era lo correcto.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.