La libertad de vacunación

En la última feria BioCultura celebrada en noviembre en Madrid, al final de su charla sobre las vacunas, el médico Juan Gérvas, atendió a muchas madres que le solicitaban que les recomendara el “conjunto mínimo de vacunas” que pueden poner a sus hijos. Poco después, desde la revista Agenda Viva de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente le pidieron un texto “neutral” sobre vacunas. Juan les entregó lo que pueden leer a continuación:

Las vacunas tienen una historia más que bicentenaria en la que han demostrado su efectividad y su seguridad. La primera vacuna, la “vacuna” propiamente dicha, logró erradicar la viruela, enfermedad que mataba y deformaba a los humanos. En otro ejemplo, la difteria mataba a uno de cada diez enfermos antes de la vacuna y de los antibióticos. La rabia es todavía hoy enfermedad mortal sin más tratamiento que la vacunación precoz.

Toda intervención sanitaria tiene perjuicios y sólo una pocas compensan por sus beneficios. Este balance se inclinaba claramente a favor de las primeras vacunas, de las tres citadas y de alguna más, como la vacuna frente al sarampión o para prevenir la hepatitis B o contra la rubeola (que evita los daños al feto) o para evitar la parotiditis. Frente a estas enfermedades graves por su mortalidad, morbilidad y/o secuelas, como también ante la poliomielitis, los efectos adversos de las vacunas eran irrelevantes.

Los tiempos han cambiado y el campo de las vacunas se ha ampliado. Cada vez se aplican para enfermedades más infrecuentes y/o más leves y con menos conocimiento científico. Además, se emplean nuevas técnicas para mejorar la efectividad de las vacunas, bien conservantes, bien adyuvantes, sin que se sigan a largo plazo sus efectos (o se termine aceptando su retirada, como el timerosal). Sin embargo, algunas alarmas parecen falsas, como la asociación de la vacuna triple vírica con el autismo.

Al tiempo, el costo de las nuevas vacunas es de tal calibre que ya es historia la crisis de los noventa del pasado siglo, cuando en EEUU hubo escasez de algunas vacunas básicas, como la antitetánica, por su falta de beneficio comercial. En el siglo XXI las vacunas se han convertido en un próspero negocio que logra hacer “pasar” de lo público a lo privado a personas clave.

Las vacunas recientes han sido rechazadas por parte de la población, a la que se ha atemorizado mediante mecanismos múltiples para lograr su participación. Son buen ejemplo de estas políticas irresponsables las vacunas contra el virus del papiloma humano y la vacuna contra la gripe. En el caso concreto de la gripe A de 2009-10 la situación rozó lo esperpéntico, con contratos nunca desvelados entre el Gobierno y los laboratorios farmacéuticos.

Plantean dudas las vacunas contra el neumococo, el rotavirus, el Haemophillus influenza, el meningococo y la varicela. Con todo, estas vacunas pueden tener sentido en alguna situación o caso clínico concreto.

En otras, como la vacuna contra la gripe y la vacuna contra el virus del papiloma humano, se desconoce el valor de la inmunidad natural y la efectividad de las vacunas (su fundamento científico es lamentablemente endeble).

Las vacunas no son obligatorias en España. Existe legislación que prevé su aplicación obligatoria, pero en situaciones excepcionales. Sin embargo, tienen razón quienes abogan por la libertad de vacunación respecto a que de facto el calendario vacunal infantil se presenta como necesario para múltiples acciones, desde inscripción en guarderías/escuelas a viajes. Otro tanto sucede con ancianos en situaciones como asilos/residencias, e incluso para el personal sanitario (por ejemplo, respecto a la vacuna contra la gripe). Es absurdo pretender imponer a la fuerza las vacunas, y ello genera rechazo y descrédito, como su presentación tipo “medicamentos milagrosos”.

Quienes rechazan las vacunas se “aprovechan” de la inmunidad de rebaño que provoca el uso masivo de las mismas. Por ejemplo la poliomielitis disminuye también entre los no vacunados por la protección que conlleva el que la mayoría se vacune y eso dificulte la circulación del virus de la misma. Los no vacunados actúan de “gorrones” pues disfrutan de los beneficios sin estar expuestos a perjuicios. Por esta cuestión ética su actitud es reprobable desde el punto de vista de los vacunados. Y en la práctica deberían aceptar al menos las vacunas básicas mencionadas y las que no conllevan inmunidad de rebaño, como la antitetánica.

En todo caso, el principio ético de la autonomía exige que se informe detalladamente de beneficios y perjuicios a los padres y adolescentes (en el caso del calendario infantil) y a las personas a vacunar en general para que puedan tomar una decisión apropiada. También conviene señalar los frecuentes fallos de las vacunas, cuya aplicación nunca conlleva inmunidad completa para siempre. Es este consentimiento informado (no simplemente “firmado”) el que podría dar razón a los que defendemos las vacunas como un tesoro que no conviene dilapidar, ni con engaños ni con su ampliación sin límites y por intereses comerciales.

Más info: Sobre el timerosal y la campaña de marketing del miedo para vender la vacuna contra el virus del papiloma humano en el libro La salud que viene.

49 Comentarios a “La libertad de vacunación”
  1. Lamaria

    Hola, estuve reflexionando y quería comentaros mis conclusiones:

    Las pandemias tienen su época letal y luego evolucionan hacia la benignidad. Sarampión, viruela, cólera, pestes, todas han seguido este patrón.
    Resulta inútil vacunarse contra las pestes del pasado. Incluso es perjudicial dado que el calendario es tan abusivo que debilita el sistema inmunológico.
    Sin embargo serían la única solución a proponer frente a nuevas pandemias víricas o bacterianas resistentes a nuestros antibióticos. Eso o vacunas homeopaticas. Alguien sabe algo de ellas?

  2. Pilar Remiro

    Lamaria, he buscado porque no recuerdo cómo lo tienes que pedir, he encontrado este post que me parece acertado para que tengas los datos:
    Cuál es un título del sarampión?

    http://web63.justhost.com/~xentrop1/Cu%C3%A1l-es-un-t%C3%ADtulo-del-sarampi%C3%B3n.php
    Pero también te digo que si no tienes suerte de que el/la pediatra esté de tu parte no te lo pedirá, te dirá que es absurdo hacer la prueba porque si está vacunada la criatura ya no hay nada que mirar. No le harán el análisis sin pedirte explicaciones. La excusa que se me ocurre es que digas que ha estado en contacto con niños que están pasando el sarampión y que quieres asegurarte del nivel de inmunidad que tiene tu hijo gracias a las vacunas. Aunque pases por maniática, es lo de menos. Te deseo suerte, ya dirás si lo consigues.

  3. Lamaria

    Hola, tengo un hijo de diez años que no ha pasado el sarampión por culpa de la inmunidad de grupo y estoy preocupada.
    Soy antivacunas, la verdad, pero anti, anti, porque creo que una cosa es el mecanismo de las vacunas, que aún no lo han aclarado y otra que la inmunidad de nuestros hijos la garanticen. Vivo en Vigo, un gran puerto abierto al mundo, donde es imposible concebir a ese rebaño de gente sanísima.

    Es posible que haya pasado el sarampión de manera muy leve, mi pregunta es como se llama el análisis para comprobar su inmunidad porque quiero solicitarlo sin darle explicaciones a la pediatra.
    Por cierto, lo de gorrona no lo veo, si yo estoy expuesta y usted no, sin exigirle al estado privilegios de cliente, cuando para mi resulta obvio que la virulencia de la enfermedad remite con el tiempo y el único remedio que nos queda contra rebrotes y nuevos virus es la investigación.
    Alguien ha relacionado las enfermedades autoinmunes con las vacunaciones masivas?

  4. Sentido común

    Sólo una apelación al sentido común tras tantos y tantos comentarios:

    1. La relación de la triple vírica y el autismo, aun constando en ficha técnica es infinitamente menor que los casos de mortalidad y encefalitis sarampionosa impedidos en la población tras la inducción de la inmunidad de grupo. Cualquier investigador empeñado en publicar y que le den el Premio Nobel que se empeñe en demostrar un efecto secundario de un medicamento lo hará (claro, está en ficha técnica). Actualmente estamos teniendo muchísimos brotes a nivel mundial de sarampión con las secuelas ya citadas precisamente porque hemos perdido la inmunidad de grupo (vacuna segura no implica ausencia total de efectos secundarios,no hay medicamento ni acción terapéutica alguna que no conlleve riesgo. Pero de ello no se habla y mucho menos en el mundillo de los grupo “antivacunas”.

    2. Llama poderosamente la atención (al menos a mí, como profesional) que muchas de las personas que constituyen los grupos antivacunas y que declaran abiertamente sus miedos ante las vacunas, ingieran en algunos casos cantidades ingentes de “sustancias de parafarmacia” porque son “muy naturales, muy naturales” (como el veneno de serpiente, que también es muy natural) incluso durante la gestación para evitar los efectos “tan perniciosos” de las vacunas y medicamentos que son malísimos porque está la industria detrás y toman medicamentos CUYOS EFECTOS SECUNDARIOS NO ESTÁN ESCRITOS EN NINGÚN LADO sin ningún tipo de reparo. Asimismo se someten sin problemas a intervenciones de cirugía estética sin problemas (porque claro, ¿cómo va a haber efectos secundarios si es una “simple” intervención estética, y pasan por UN QUIRÓFANO.

  5. Mel

    Gracias, muchas gracias.
    Tengo un precioso hijo de 4 años y medio al que he tratado de proteger de las vacunas desde que nació pero solo lo he logrado a medias. Lo que en un principio fue intuición se ha ido apoyando con información.Pero estoy sola en esto, el padre de mi hijo no quiere escuchar nada, tiene tanto miedo que no puede ni mirar para otro lado. Ahora se ha puesto “firme” con el recuerdo de la triple vírica y yo voy a hacer todo lo que esté en mi mano para no meterle ese coctel explosivo en el cuerpo a mi tesoro. Creo que si no doy mi consentimiento no se la pueden poner (tengo la custodia legal)…alguien sabe si eso es así?

  6. ANA MEDINA

    Me llama la atención que el Dr. Juan Gervás al que no tengo el gusto de conocer, se empeñe en repetir una y otra vez que la vacuna triple vírica no causa autismo. Me gustaría que se informara un poco mejor y no lanzara esas afirmaciones sin conocimiento de causa. Es cierto que la prestigiosa revista Lancet se retractó de la publicación que en su día hizo sobre el estudio del Dr. Wakefield, en el que si se relacionaba Triple Vírica y Autismo. Toda una artimaña de las farmaceuticas que vieron peligrar el negocio de las vacunas. Pues bien se han replicado los estudios que en su día hizo dicho doctor y se han confirmado sus investigaciones, busque esta información antes de echar las campanas al vuelo. Pero bueno dejemos la triple vírica a un lado, el propio laboratorio Sanofi Pasteur en la ficha técnica de la vacuna DTP reconoce entre los efectos secundarios el autismo. Lo hemos traducido del original en inglés para que los Magistrados de la Audiencia Provincial pudieran admitirlo como prueba. En la web http://www.autismoava.org en el apartado vacunas lo encontrará.

  7. Roderich

    Sina y entre los profesionales que no son demasiado partidarios de las vacunas tambien hay una gran division entre ellos y no se ponen de acuerdo y esto es sintoma de algo, sabe que es este algo? pues fácil, no saben la verdad del asunto.

  8. Sina

    Txu, gracias por la respuesta y por el enlace. En esto de las vacunas, aun dentro de los profesionales que están a favor de su uso, hay opiniones para todos los gustos. De una misma vacuna, como puede ser la del Prevenar 13, hay quien te dice que hay que ponerla por encima de todo, y por otra parte, hay quien asegura que mejor no.
    Lo cierto es que en temas de salud hay muchas diferencias de una autonomía a otra, algo que no entiendo a estas alturas. Todos pagamos impuestos y todos somos españoles. ¿Somos iguales o no?

  9. Txu

    Sina, la Asociación Española de Pediatría recomienda las vacunas que le interesa en relación con sus conflictos de intereses con las compañias farmaceuticas. En general, promueve rápido la aplicación de nuevas vacunas que salen autorizadas. En España está solicitando al Ministerio un calendario vacunal común para todas las comunidades autónomas, lo cual está bien, pero con el mayor número posible de vacunas a aplicar. http://www.cadenaser.com/sociedad/articulo/pediatras-piden-vacunas-calendario-comun-toda-espana/csrcsrpor/20110222csrcsrsoc_1/Tes

  10. Sina

    A la doctora Lua Català.
    Yo vacuné a mi hijo hasta los 6 meses, hasta que el tema de la gripe A me hizo dudar de todas las vacunas. Después me voy informando.
    El pediatra del centro de salud esta empeñado en que ponga a mi hijo la vacuna Prevenar 13 y yo no quiero porque no entiendo que para la vacuna Prevenar 7 había que poner 4 dosis y, ahora, para las 6 cepas más que han añadido en la última, sólo hace falta un pinchazo. Mi hijo tiene las 3 primeras dosis de la de Prevenar 7 y le falta la de recuerdo.
    Había leido el informe del Ministerio de Sanidad del año 2006 y se lo comenté a este pediatra y me contestó que a quien tengo que hacer caso es a la Asociación Española de Pediatría, que sí la recomienda.
    Por lo que veo el Ministerio de Sanidad va por un lado y la Asociación Española de Pediatría va por otro. ¡Vaya lío!

  11. Dra. Lua Català

    Respondiendo a Ricardo: Hay un informe del año 2006 del Ministerio de Sanidad (dispongo del informe y puedo facilitarlo a quien lo necesite) sobre la vacuna del neumococo (Prevenar), un estudio cuya conclusión es que se desaconseja la administración de dicha vacuna por diferentes motivos, entre ellos que se observó que entre los niños vacunados había mas casos de enfermedad neumocócica por serotipos diferentes al de la vacuna. O sea, para entendernos, que los vacunados enfermaban más por “otros” neumococos que los niños no vacunados. Curioso, no? Pues a pesar de este informe oficial se ha continuado recomendando esta vacuna en todos los centros de la sanidad pública. Eso sí, hay que pagarla ya que la SS no la incluye en el calendario recomendado. ¿Alguien lo entiende?

  12. Caris

    Hoy ha sido aprobada en Argentina la obligatoriedad ante la vacuna antigripal. Se ha oficializado en el calendario vacunal para determinados colectivos.

    “La cartera, con la publicación de su resolución 35/2011 en el Boletín Oficial, confirmó que será gratuita y obligatoria para los grupos de riesgo conformados por embarazadas, puérperas, niños de seis meses a dos años y trabajadores sanitarios, al tiempo que ratificó que la cepa del virus H1N1 estará incluida por recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS)”.

    A mí esto me parece que deja en una situación de indefensión a todas las personas que opten por no hacerlo. ¿Dónde está el respeto a las decisiones de cada uno?
    Y…sobre todo apliquémonos el dicho de que ….Cuando las barbas de tu vecino veas pelar…….pon las tuyas a remojar.
    ¡Dios mio! ¡Qué ultraje a la libertad personal!

  13. Roderich

    Este escrito está en la pagina de la doctora Lua Catala, os lo remito a todos los defensores de las vacunas o a los que dudais y visitad su pagina que es muy ilustrativa solo teclead Lua Catala

    “El poder autocurativo.
    La fuerza vital es un legado que todos tenemos al nacer y hay que preservarla y no debilitarla con medicamentos, vacunas, miedos, emociones negativas, tóxicos, productos químicos en los alimentos, la ropa, las casas, radiaciones nocivas, etc.
    Entonces, la sanación o la prevención en la salud no se trata de dar o administrar medicamentos, ni en hacer campañas preventivas que solo generan temor a la enfermedad y nos llevan a consumir tecnología médica para generar gasto y mantenimiento del sistema sanitario y de todas las empresas colaterales que se beneficien, industria farmacéutica, industria de material médico (aparatos, material..); al contrario, se trata de eliminar, de sacar, todo aquello que nuestra civilización decadente ha creado.
    Un niño cuando nace, aparte de toda la carga genética que lleva y que pueden ser enfermedades en potencia, es un ser sano y lo mejor que podemos hacer es mantener este estado de salud. Con las vacunas se ha implantado la idea, ya muy generalizada y potente, de que un niño al nacer necesita ser vacunado, si no quiere estar expuesto a múltiples enfermedades peligrosas. Esta es una de las grandes mentiras que planean en la conciencia social.

  14. Roderich

    Ricardo tire el cursor para arriba o sea hacia el encabezamiento de arriba de la pagina verá la foto de Miguel Jara y debajo una ventana que dice “buscar” escriba vacunas y le saldra mucho de lo publicado en estas paginas.

  15. RICARDO

    Ya que parece que en este debate hay personas que entienden de vacunas quisiera saber vuestra opinion teneis sobre la necesidad de aplicar una vacuna que estan recomendando para los bebes llamada creo “Prevenar”, no esta dentro de la SS.
    Creo que vale mas de 70 euros y ante mis dudas y todo lo que he oido sobre los efectos en el desarrollo de los bebes, prefiero contrastar, despues de ver como hasta el gobierno caia en el negocio de las farmaceuticas en la linea de la gripe A, ya no me fio demasiado.
    GRACIAS

  16. Roderich

    Un enorme aplauso para la Dra. Lua Catala, ha dicho usted precisamente lo que muchos teniamos en el tintero.

  17. Dra. Lua Català

    El Dr. Gervás está haciendo una función muy importante dentro de la Medicina, es crítico con muchas de las prácticas que se llevan a cabo y sobre todo en su labor para desenmascarar todo el tema de la relación de médicos y farmacéuticas. Por todo ello tiene mi apoyo y siento que es una pieza más del mecanismo que muchos formamos para transformar este mundo. Pero a menudo no tenemos la verdad en todo. En este artículo sobre vacunas está juzgando a un colectivo de personas que deciden No vacunar como gorrones que se aprovechan de la inmunidad de otros. En la conferencia que di en Biocultura en Barcelona justamente hablé de esto y me extraña que el Dr. Gervás utilice este argumento tan pobre. ¿Como podemos acusar a alguien que después de informarse y siguiendo su intuición decide que no quiere someter a su hijo al enorme atentado ecologico que suponen las vacunas?
    No Dr. Gervás, ahí no estoy de acuerdo con usted. También me extraña que defienda usted la vacuna del Sarampión, cuando por su edad habrá sido testigo de miles de niños que han pasado el sarampión sin problemas y que además ahora están protegidos de por vida. Desde todo mi respeto por su labor le manifiesto desde aquí mi desacuerdo.

  18. Fernando Comas/PHARMACOSERÍAS

    Primero fue el propio Lancet el que desmintió al Dr. Andrew Wakefield sobre los casos publicados de autismo. Ahora es BMJ que tambien publica y afirma:

    “…the paper was in fact an elaborate fraud.”

    http://pharmacoserias.blogspot.com/search?updated-max=2011-01-10T00%3A02%3A00%2B01%3A00

    Qué más quieren, quieren más…?
    Seamos honestos y reconozcamos que hubo una manipulación y que muchos cayeron en ella voluntaria o involuntariamente.

    “Me consta que la revista Lancet recientemente ha retirado este artículo, pero también me consta que la revista Lancet pertenece ahora al grupo Elsevier, financiado entre otras por la farmacéutica GlaxoSmithKline“. (Teresa Forcades)
    Ahora ya no cabe sin retractar, pero categoricamente…Sin dejar resquicios de duda…

    Tal parece que algunos, la que no pierden la “empatan”….

  19. Melcon

    El “argumento” de los “gorrones“… patético. No agregaré más pues los comentarios precedentes lo han dicho todo y me han aportado muchísimo más que el artículo que les ha dado origen.
    Saludos.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.