Estamos todos un poco trastornados

Por

10 de mayo de 2010Medicina9 Comentarios

El otro día cuando publiqué la entrada La infancia bajo control un comentario acertado, caía como le contesté a quien lo escribió, en la generalización. Solemos generalizar para entendernos mejor pero esto no suele ser justo, escribía yo en mi respuesta. Esa persona ha vuelto a escribir y he decidido por el interés de lo que envía hacer un post.

“Sí es cierto que generalizamos y eso supone en muchas ocasiones que se empaquete en un fajo a otros que no comparten los presupuestos de esa ‘mayoría’. En el caso de la psiquiatría occidental, hacía referencia [en el citado post] a la ideología psiquiátrica dominante, pero como tu dices hay otras ramas de la psiquiatria y la psicología que están desarrollándose en una buena dirección”, matiza nuestro interlocutor.

psiquiatra

Un ejemplo de eso es Joaquin Fuster (hermano del cardiólogo Vicente Fuster). Es un buen ejemplo de la psiquiatría más evolucionada que hay actualmente, y por lo tanto la más humana, me comenta. Lo que sigue son párrafos de una entrevsita a J. Fuster en La Contra de La Vanguardia. Es muy esperanzador que haya psiquiatras que puedan “ver” y entender al ser humano. Se la resumo, quien quiera puede verla entera aquí:

-¿Estamos más locos que nunca?

Estamos todos un poco trastornados, y sobre todo en tiempos críticos como los de ahora. ¿Sabe cuál es el problema?

-¿Cuál?

La desconfianza, nadie se fía de nadie y por tanto la gente está crispada y los jóvenes tienen el futuro en entredicho. De ahí viene esta crisis, y es que la confianza es un atributo humano muy atávico, como la filiación.

-Entonces algo hemos hecho mal por el camino…

Idealizar el yo. Somos una colección de egoístas codiciosos que no tenemos en cuenta las necesidades de los demás, entre las cuales las esenciales son el amor y la filiación. Entonces, en muchos sentidos, nos estamos suicidado evolutivamente. Y hay otra cosa.

Estas virtudes evolutivas, la confianza y la cohesión del grupo, las aprovechan demagogos, políticos y tiranos para fines de grupos restringidos. Pero la sociedad occidental ha aprendido que la guerra ya no rinde; se ha hecho tan terrible que a la juventud ya no le interesa, y eso es algo nuevo y bueno.

-Iba a hablarme de libertad, ¿recuerda?

Ja, ja, ja, sí, lo había olvidado. Me he pasado 45 años estudiando el órgano de la libertad: la corteza prefrontal, que nos permite elegir una cantidad ingente de fuentes de información para modelar nuestras acciones y construirlas de acuerdo con nuestra historia personal y la historia de la humanidad.

-El 99% de nuestra percepción es inconsciente.

No sabemos conscientemente lo que vemos y hacemos, pero inconscientemente lo percibimos. No hacemos lo que no debemos hacer inconscientemente.

-Entonces, ¿de qué libertad me habla?

Hay de 10.000 a 20.000 millones de neuronas en nuestra corteza cerebral, su capacidad combinatoria es prácticamente infinita, así que nuestras memorias, vidas e historia son todas distintas, la capacidad de elegir es inmensa.

Nuestra gran aliada es la inteligencia emocional, con ella avanzamos. Pero la pretendida conciencia intelectual nos sube los humos y es un gran impedimento al altruismo, a la filantropía y a ser más felices.

-¿Qué le ha sorprendido?

La capacidad prácticamente infinita del ser humano para superar la desgracia, adaptarse a ella, y la capacidad casi infinita del hombre y la mujer para diseñar el futuro, para imaginar lo que ha de ser; y para las dos cosas se necesita la inteligencia emocional, que es el entusiasmo. Sin entusiasmo, no hay ciencia ni avance posible.

Otro ejemplo de buena psicología que me envía nuestro comentarista y que también les resumo (entrevista completa). Es una entrevista a Joaquim Quintino, un psicólogo portugés que dice también cosas muy hermosas, profundas y claras:

El psicólogo portugués Joaquim Quintino, partiendo de los casos reales de sus pacientes, en el libro El amor es una carta cerrada, aborda cuestiones tan familiares como ideas preconcebidas que pueden convertirse en veneno para la relación, expectativas irrealizables que alimentan la intolerancia en la pareja, el silencio y la falta de comunicación que destruye la convivenda. Quintino asegura tener las diez reglas para alcanzar la felicidad en el amor.

-¿Qué es el amor?

Es una carta cerrada porque siempre seguimos abriéndola para ver si está dentro. En realidad, el amor es una construcción donde dos adultos van a compartir sus vidas y sus cuerpos, y donde ambos se desean eróticamente.

-¿Existe una receta para conseguirlo?

Varias recetas. La más importante es conocer cómo es realmente el amor y no dejarnos llevar por tópicos adquiridos culturalmente. En este sentido, es fundamental la comunicación en la pareja, integrar pensamiento y acción –expresar al otro lo que sentimos–, entender que el amor incluye también el sexo, y que es necesario integrarlo en la pareja, así como aprender a visualizarse en un futuro. También se tiene que aceptar que algunas condiciones cambiarán a lo largo de los años, y que muchas pasiones nunca llegarán a consolidarse en amor, por lo que es necesario no tener miedo a empezar de nuevo.

-¿Estamos programados para amar?

Sí, pero no para hacer el camino que nos lleva al amor, hay que aprenderlo. Es cultural, nos dicen desde pequeños que no es necesario aprender a amar, pero eso es una mentira que nos impide alcanzar el amor.

-¿Por qué el amor es fundamental para nuestro bienestar?

Porque es la continuación de un afecto básico para el ser humano. Lo que siente un hijo pequeño por su madre es un sentimiento necesario para sobrevivir, al igual que el afecto que se tienen un grupo de jóvenes es preciso para descubrir mundo, ya que es mucho más fácil hacerlo de manera grupal. Luego, vendría el amor, un sentimiento que permite un desarrollo personal único, puesto que la consciencia que tenemos de nosotros mismos dependerá de cómo miremos al prójimo, del conocimiento que tengamos de él, y de cómo le sintamos.

-¿Qué le diría a una persona que no ha amado nunca?

Que va en sentido contrario, que no está trabajando lo suficiente para conseguirlo, no se puede esperar a que nos abran la puerta. Si uno aprende a hacer el camino, el amor es imposible de no encontrar porque es lo más democrático que existe en el mundo.

9 Comentarios a “Estamos todos un poco trastornados”
  1. Gosen

    Para Clara:
    Excelente comentario Clara muchas gracias por su necesaria y sanadora informacion tiene usted toda la razon.
    La alternativa revolucionaria que usted comenta se hará, pero alli no cabe todo el mundo porque la gente la mayoria no quieren amar prefieren odiar y entonces habrá de hacer una seleccion. Si quiere más informacion sobre este gran proyecto podemos seguir por privado

  2. Clara M.

    Muchas veces me han preguntado, tras tragarse el infortunado de turno una de mis habituales críticas contra el sistema, cuál es mi alternativa. Siempre digo que ninguna, que no necesito alternativas para decir NO a lo que no está bien, a lo que nos trastorna.

    Pero en el fondo tengo una, aunque nunca la nombre por pudor, por vergüenza, incluso por cobardía: la alternativa revolucionaria del amor.

    El amor no ha desaparecido del todo –hablo únicamente del mundo occidental privilegiado-, pero está gravemente enfermo. Y sin embargo, somos, por así decir y como tantas otras, una especie amorosa. El amor nos permite mantenernos vivos, como individuos y como especie.

    El amor inicial, el de las madres y las criaturas, con ese basta para una revolución del carajo. El patriarcado, la raíz de todos los sistemas ulteriores, basa el poder en la domesticación de la infancia, en la separación de las madres, en la neutralización de la fuerza brutal de una vinculación que necesitamos como especie y que nos viene dada de fábrica.

    A los niños se les da un mínimo para que sobrevivan y que se apañen. Vivir acaba siendo entonces una supervivencia, aguantar sin conocer apenas otra cosa que migajas de algo que hace unos miles de años tuvo que ser muy potente. Se ha hablado tan despectivamente de los instintos por parte de esos burgueses modernos, que hasta nos hemos convencido de que no somos también animales, y en esa “humanización” hemos basado nuestra miseria vital. Nos han lavado muy bien el cerebro, y no sólo aceptamos eso como “natural”, sino que lo defendemos con vehemencia, hablamos de progreso, de evolución, de civilización. Nos han vendido bien la moto y así nos va.

    Es muy difícil recuperar lo perdido, y al mismo tiempo muy fácil. Una sola generación mamando amor sin domar bastaría para el milagro.

  3. Amalia

    Por si a alguien le puede interesar, les indico la página del doctor John Rengen Virapen.

    http://detenganlavacuna.wordpress.com/2010/04/20/virapen/

    Saludos.

  4. Ana

    Genial esta entrada, Miguel. Aporta esperanza, reflexion y revolucion a las neuronas y a las emociones. Y, como muy bien dice para mi Pilar Remiro, la responsabilidad personal es el primer gran paso para poder ir andando el camino, todos los caminos… Celebro estar entre vosotros. Un saludo.

  5. Antonio Jover

    Miguel, muchas gracias por el post; por fin alguien habla claro: la falta de confianza no solo ha provocado la actual crisis financiera, sino la actual crisis social y psicológica por la falta o deterioro de la confianza y los valores. Y solo un cambio de paradigma puede arreglar esto (sea el 2012 o no el catalizador para que eso ocurra).

    Con tu permiso, lo reenviaré y retwitearé a familiares, amigos, conocidos y seguidores varios.

    Un saludo.

    Antonio Jover

  6. Quique Marzo

    Hola Miguel: Entiendo que hay un error en las cifras de cantidad de neuronas del cerebro. Según veo en Wikipedia (no soy médico) te faltaría agregar un cero (100.000 a 200.000 millones) http://es.wikipedia.org/wiki/Neurona#Cerebro_y_neuronas. Muy bueno el blog. Saludos desde Argentina.

  7. Pilar Remiro

    Gracias, Miguel.

    Te felicito por la aclaración que has hecho al riesgo de generalizar.

    Acabo de tener una conversación, que para mí no es habitual (por la persona en cuestión) tenerla y me he quedado agotada, pero con esperanza. Ya veremos…

    Por eso seré breve, aunque me vienen muchas cosas que poder apuntar a la cuestión. No me sé resistir ante el tema. He cogido dos frases de la exposición de “Me va a dar un ataque” dice: Y los psiquiatras, que se han autoproclamado los nuevos dioses del planeta. La mayoría de psiquiatras están mal de la cabeza.

    Intentare aportarle una pequeña reflexión:

    El comportamiento encaminado a controlar y subyugar a otro ser humano mediante el recurso al miedo y la humillación y valiéndose de ataques físicos o verbales. Partiendo de un conocimiento previo o de suposiciones, que se pueden llegar a considerar verdad, a base de repetirlas. Se da en el ser humano, unos lo utilizan en el trabajo con sus compañeros, otros con sus pacientes, otros en su familia, otros con sus vecinos, etc… El uso de la parcela de poder que tiene cada uno, es responsabilidad personal.

    Es de agradecer saber que existe mucha gente responsable, sana, en todas las profesiones, en sus relaciones, etc.… como también es necesario saber protegerse de personas que a pesar de cumplir años, se han quedado en el ego de la adolescencia, pero eso no va por profesiones, va por camino recorrido, por responsabilidad personal.

  8. Alf

    Excelente Miguel, lo reenviaré a mis amigos.

    Lo pondré en mi blog.

  9. Marisa

    Cierto, al menos el título … :·)

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.