Pandemias, comienzo no final

Hace un par de meses estuve en la esperanzadora presentación de un nuevo bufete de abogados, Bufete RAM (Reacciones Adversas a los Medicamentos). Prometen hacer justicia en la medida de sus posibilidades por los daños que están produciendo numerosos medicamentos que hay en las farmacias, peligrosos además de ineficaces en muchos casos. Ahora se destapan con un informe titulado El derecho fundamental del ciudadano a la información en salud y la pandemia de la gripe A.

Manuel Amarilla y Francisco Almodóvar, abogados de Bufete RAM y autores del informe, opinan que

“el caso de la pandemia de la gripe A supone un gran avance hacia el cambio del actual escenario de salud, anclado todavía en paternalismos que miran más por mantener el estatus quo, que por el bien, presente y futuro, del ciudadano en salud. La clave jurídica del caso de la gripe A está en la violación sistemática del derecho fundamental del ciudadano a la información en salud”.

pandemias1

Es cierto, poco a poco se ha ido abandonando la idea de ciudadano (persona autónoma) en salud, en aras del estatus de “paciente” y “usuario” (persona protegida y asistida; poco participativa).

“La salud es un derecho individual de la persona y como tal un derecho fundamental del que tiene que responsabilizarse, para tomar sus decisiones. No puede ser dejado exclusivamente en manos de los otros agentes, incluidos los profesionales sanitarios”, según Manuel Amarilla.

Una de las ideas positivas de este bufete de abogados es, por ejemplo, que el prospecto de los medicamentos debe ser un contrato entre la industria farmacéutica y el ciudadano. En caso de daño provocado por la información sobre el medicamento, se deberían aplicar las leyes civiles o penales y no la normativa de protección de los consumidores. Lean con atención la primera parte pues está muy documentada y razonada en favor de una manera correcta de entender la ciudadanía y la salud como derecho y en favor de la autonomía de las personas en esta materia y del cuidado de cada uno.

La segunda parte plantea la siguiente premisa: ¿El caso de la Gripe A/H1N1 está perdido de antemano?

“Se necesita un gran movimiento social, político y jurídico para que las personas que han actuado ilegalmente se sienten en el banquillo, puedan ser juzgados y sentenciados conforme a derecho. En este sentido, el actual movimiento de demanda de información en salud y depuración de responsabilidades legales es tremendo. Nunca antes se había visto una cosa igual”, plantea a la hora de analizar si es posible llevar a cabo esta tarea de titanes.

Basan sus argumentaciones en cómo varias leyes de USA (Ej: Model State Emergency Heath Powers Act) han ido tejiendo lo que estos abogado consideran una

conspiración que permite un poder absoluto al gobierno estadounidense en caso de declaración de estados de emergencia ocasionados por problemas de salud (Ej. pandemia de gripe). Asimismo, empresas fabricantes de la vacunas tendrían plenas garantías para no responsabilizarse por los daños ocasionados por la misma. La actuación contra la OMS se basa en ‘haber declarado de forma fraudulenta una pandemia que le otorga un gran poder sobre todos los gobiernos internacionales, consecuencia de la legislación en seguridad sanitaria mundial (véase el Reglamento Sanitario Internacional -RSI- , de 2005, que es el instrumento jurídico internacional concebido para ayudar a proteger a todos los Estados contra la propagación internacional de enfermedades. El RSI entró en vigor el 15 de junio de 2007, y en la actualidad es jurídicamente vinculante para 194 estados partes en todo el mundo, incluidos todos los estados miembros de la OMS).

Este Reglamento obliga a los estados miembros a cumplir con todas las órdenes de la OMS relacionadas con la gripe A. Pero ¿un reglamento de la ONU (la OMS es un organismo dependiente de la ONU) obliga; o sólo obliga a algunos? Recordemos el caso de la guerra de Irak”.

A mí se me ocurren algunas ideas básicas tras leer con detenimiento este informe:

-Insiste en que ha habido indicios de una conspiración mundial para enriquecer con la declaración de pandemia a determinados conglomerados económicos y grupos de interés relacionados con el negocio farmacéutico. Y que también se habría hecho para eliminar población del planeta por lo incómodo que pudiera ser el aumento demográfico para ciertas élites. El informe da por supuesto que las vacunas contra la gripe A son armas biológicas para este fin.

De entrada la palabra conspiración no me gusta, creo que está gastada por el poder en su favor, se utiliza para desacreditar a cualquiera que observe movimientos “sospechosos” entre las bambalinas del poder, aunque haberlas ailas; sin ir más lejos tres periodistas publicamos en 2007 un libro titulado Conspiraciones tóxicas en el que con estilo de puro periodismo de investigación documentábamos exhaustivamente que conspiraciones las hay a diario y de manera perfectamente organizada, al menos en los campos de la salud y el medioambiente. Es una investigación sobre el fenómeno del lobby, hacer presión corporativa, conspirar a espaldas de la ciudadanía y en su perjuicio al fin y al cabo ¿no?

Sobre la eliminación de población o eugenesia, que tampoco es nuevo, ya me he pronunciado en otras ocasiones, mismamente ayer en un comentario en este blog en respuesta a dos lectores:

es la codicia la decisiva para comprender este tipo de actuaciones, no termino de ver planes oscuros diseñados para eliminar población, aunque no soy ingenuo y sé que la maldad humana da mucho de sí. En realidad, y quienes hayan leído los tres libros que he publicado pueden ‘dar fe’, en todos ellos hay pruebas de que la maldad humana campa a sus anchas perfectamente organizada, pero de ahí a la existencia de planes como los que mencionan… yo tengo que ver bien documentada una investigación al respecto… pero una buena investigación y me consta que hay dónde rascar…”

Sobre que las vacunas son armas biológicas con fines eugenésicos, lo suyo es aportar las pruebas.

En fin, que sobre estos temas en general hay indicios, recordemos el caso producido en España sobre los hemofílicos cuya sangre fue contaminada con hepatitis y que padecieron sida. Hay indicios de todo ello, sí, como de las relaciones sucias de la OMS con las farmacéuticas, pero desde mi punto de vista la historia está desperdigada, con demasiados hechos no documentados suficientemente, falta quizá un trabajo de recopilación de documentación y profunda investigación realizada por varios grupos de trabajo de diferentes ámbitos bien coordinados.

De modo que veo en ese informe un inicio más que una conclusión sobre el que ha sido el mayor escándalo sanitario global. Coincido plenamente con sus autores cuando afirman:

El movimiento activista para desenmascarar y conocer la verdad ha comenzado. Tenemos la sensación de que esto acaba de empezar.


¿Cuánto crees que vale este post?

9 Comentarios a “Pandemias, comienzo no final”
  1. Dennis

    Creo que haces bien en evitar modelos conspirativos particularmente tales como el de “eliminar población”. Pienso que seguir tales argumentos desacreditaría tus hipotesis. En efecto es la CODICIA la que es el motor de todos estos tinglados, moviendo el miedo, la culpa, la propia impunidad, las vanidades profesionales, la confusion y otros varios mecanismos que afectan a la sociedad.

  2. Joseph

    Hola, Miguel.

    El otro día hice un comentario también en uno de los blogs donde colaboro, en términos similares. “Si no nos gustan determinadas prácticas oportunistas por parte de la industria, que tratan a veces de anteponer sus propios beneficios a costa de infundir temor y miedo y confundir a la población, tampoco personalmente me gusta que se intente sacar partido desde el punto de vista judicial del tema sin que haya sustancialmente nada que lo justifique”. La eugenesia o delitos de similar calaña son acusaciones muy graves. El informe tiene una primera parte bastante buena, donde se habla de toda la parte del escándalo mediático y político en torno a la gripe A, y de la manipulación de las farmacéuticas en función de una serie de intereses, pero luego todo el crédito ganado se pierde alineándose con unas teorías un tanto difíciles de creer y sin aportar datos creibles. Si realmente hay pruebas de tan tamaño delito, a los tribunales. Si no, centremos el debate donde debe estar, que coincido contigo que es en la avaricia.
    Abrazos

  3. Julie

    La parte de conspiración para eliminar población es, simplemente, una locura que desacredita el que podía haber sido un buen informe y, por supuesto, a sus autores y la entidad que representan. ¡¡Qué pena de tanto seguidor de conspiranoias varias, ahora que -más que nunca- se necesita tener la cabeza fría para combatir a las multinacionales!!! A veces me pregunto si no financiarán estos ‘seudo-informes’ las propias multinacionales para confundir.

  4. Dave

    Hola, Miguel.

    El otro día hice un comentario también en uno de los blogs donde colaboro, en términos similares. “Si no nos gustan determinadas prácticas oportunistas por parte de la industria, que tratan a veces de anteponer sus propios beneficios a costa de infundir temor y miedo y confundir a la población, tampoco personalmente me gusta que se intente sacar partido desde el punto de vista judicial del tema sin que haya sustancialmente nada que lo justifique”. La eugenesia o delitos de similar calaña son acusaciones muy graves. El informe tiene una primera parte bastante buena, donde se habla de toda la parte del escándalo mediático y político en torno a la gripe A, y de la manipulación de las farmacéuticas en función de una serie de intereses, pero luego todo el crédito ganado se pierde alineándose con unas teorías un tanto difíciles de creer y sin aportar datos creibles. Si realmente hay pruebas de tan tamaño delito, a los tribunales. Si no, centremos el debate donde debe estar, que coincido contigo que es en la avaricia.
    Abrazos

  5. Loreto

    La parte de conspiración para eliminar población es, simplemente, una locura que desacredita el que podía haber sido un buen informe y, por supuesto, a sus autores y la entidad que representan. ¡¡Qué pena de tanto seguidor de conspiranoias varias, ahora que -más que nunca- se necesita tener la cabeza fría para combatir a las multinacionales!!! A veces me pregunto si no financiarán estos ‘seudo-informes’ las propias multinacionales para confundir.

  6. Borja

    Pandemias, comienzo no final
    Publicado por Miguel Jara el 31 de Marzo de 2010
    Hace un par de meses estuve en la esperanzadora presentación de un nuevo bufete de abogados, Bufete RAM (Reacciones Adversas a los Medicamentos). Prometen hacer justicia en la medida de sus posibilidades por los daños que están produciendo numerosos medicamentos que hay en las farmacias, peligrosos además de ineficaces en muchos casos. Ahora se destapan con un informe titulado El derecho fundamental del ciudadano a la información en salud y la pandemia de la gripe A.

    Manuel Amarilla y Francisco Almodóvar, abogados de Bufete RAM y autores del informe, opinan que

    “el caso de la pandemia de la gripe A supone un gran avance hacia el cambio del actual escenario de salud, anclado todavía en paternalismos que miran más por mantener el estatus quo, que por el bien, presente y futuro, del ciudadano en salud. La clave jurídica del caso de la gripe A está en la violación sistemática del derecho fundamental del ciudadano a la información en salud”.

    Es cierto, poco a poco se ha ido abandonando la idea de ciudadano (persona autónoma) en salud, en aras del estatus de “paciente” y “usuario” (persona protegida y asistida; poco participativa).

    “La salud es un derecho individual de la persona y como tal un derecho fundamental del que tiene que responsabilizarse, para tomar sus decisiones. No puede ser dejado exclusivamente en manos de los otros agentes, incluidos los profesionales sanitarios”, según Manuel Amarilla.

    Una de las ideas positivas de este bufete de abogados es, por ejemplo, que el prospecto de los medicamentos debe ser un contrato entre la industria farmacéutica y el ciudadano. En caso de daño provocado por la información sobre el medicamento, se deberían aplicar las leyes civiles o penales y no la normativa de protección de los consumidores. Lean con atención la primera parte pues está muy documentada y razonada en favor de una manera correcta de entender la ciudadanía y la salud como derecho y en favor de la autonomía de las personas en esta materia y del cuidado de cada uno.

    La segunda parte plantea la siguiente premisa: ¿El caso de la Gripe A/H1N1 está perdido de antemano?

    “Se necesita un gran movimiento social, político y jurídico para que las personas que han actuado ilegalmente se sienten en el banquillo, puedan ser juzgados y sentenciados conforme a derecho. En este sentido, el actual movimiento de demanda de información en salud y depuración de responsabilidades legales es tremendo. Nunca antes se había visto una cosa igual”, plantea a la hora de analizar si es posible llevar a cabo esta tarea de titanes.

    Basan sus argumentaciones en cómo varias leyes de USA (Ej: Model State Emergency Heath Powers Act) han ido tejiendo lo que estos abogado consideran una

    “conspiración que permite un poder absoluto al gobierno estadounidense en caso de declaración de estados de emergencia ocasionados por problemas de salud (Ej. pandemia de gripe). Asimismo, empresas fabricantes de la vacunas tendrían plenas garantías para no responsabilizarse por los daños ocasionados por la misma. La actuación contra la OMS se basa en ‘haber declarado de forma fraudulenta una pandemia que le otorga un gran poder sobre todos los gobiernos internacionales, consecuencia de la legislación en seguridad sanitaria mundial (véase el Reglamento Sanitario Internacional -RSI- , de 2005, que es el instrumento jurídico internacional concebido para ayudar a proteger a todos los Estados contra la propagación internacional de enfermedades. El RSI entró en vigor el 15 de junio de 2007, y en la actualidad es jurídicamente vinculante para 194 estados partes en todo el mundo, incluidos todos los estados miembros de la OMS).

    Este Reglamento obliga a los estados miembros a cumplir con todas las órdenes de la OMS relacionadas con la gripe A. Pero ¿un reglamento de la ONU (la OMS es un organismo dependiente de la ONU) obliga; o sólo obliga a algunos? Recordemos el caso de la guerra de Irak”.

    A mí se me ocurren algunas ideas básicas tras leer con detenimiento este informe:

    -Insiste en que ha habido indicios de una conspiración mundial para enriquecer con la declaración de pandemia a determinados conglomerados económicos y grupos de interés relacionados con el negocio farmacéutico. Y que también se habría hecho para eliminar población del planeta por lo incómodo que pudiera ser el aumento demográfico para ciertas élites. El informe da por supuesto que las vacunas contra la gripe A son armas biológicas para este fin.

    De entrada la palabra conspiración no me gusta, creo que está gastada por el poder en su favor, se utiliza para desacreditar a cualquiera que observe movimientos “sospechosos” entre las bambalinas del poder, aunque haberlas ailas; sin ir más lejos tres periodistas publicamos en 2007 un libro titulado Conspiraciones tóxicas en el que con estilo de puro periodismo de investigación documentábamos exhaustivamente que conspiraciones las hay a diario y de manera perfectamente organizada, al menos en los campos de la salud y el medioambiente. Es una investigación sobre el fenómeno del lobby, hacer presión corporativa, conspirar a espaldas de la ciudadanía y en su perjuicio al fin y al cabo ¿no?

    Sobre la eliminación de población o eugenesia, que tampoco es nuevo, ya me he pronunciado en otras ocasiones, mismamente ayer en un comentario en este blog en respuesta a dos lectores:

    “es la codicia la decisiva para comprender este tipo de actuaciones, no termino de ver planes oscuros diseñados para eliminar población, aunque no soy ingenuo y sé que la maldad humana da mucho de sí. En realidad, y quienes hayan leído los tres libros que he publicado pueden ‘dar fe’, en todos ellos hay pruebas de que la maldad humana campa a sus anchas perfectamente organizada, pero de ahí a la existencia de planes como los que mencionan… yo tengo que ver bien documentada una investigación al respecto… pero una buena investigación y me consta que hay dónde rascar…”

    Sobre que las vacunas son armas biológicas con fines eugenésicos, lo suyo es aportar las pruebas.

    En fin, que sobre estos temas en general hay indicios, recordemos el caso producido en España sobre los hemofílicos cuya sangre fue contaminada con hepatitis y que padecieron sida. Hay indicios de todo ello, sí, como de las relaciones sucias de la OMS con las farmacéuticas, pero desde mi punto de vista la historia está desperdigada, con demasiados hechos no documentados suficientemente, falta quizá un trabajo de recopilación de documentación y profunda investigación realizada por varios grupos de trabajo de diferentes ámbitos bien coordinados.

    De modo que veo en ese informe un inicio más que una conclusión sobre el que ha sido el mayor escándalo sanitario global. Coincido plenamente con sus autores cuando afirman:

    El movimiento activista para desenmascarar y conocer la verdad ha comenzado. Tenemos la sensación de que esto acaba de empezar.

    Comparta esta información:

    Si le ha gustado esta información suscríbase a mi lista de correo

    Etiquetas: Corrupción, Crímenes contra la Humanidad, Gripe A, Industria farmacéutica, Lobby, Medicamentos peligrosos, Medicina, Salud pública

    Suscríbase a mi canal RSS
    4 Comentarios a “Pandemias, comienzo no final”
    Liberación AHORA dice:
    31 Marzo 2010 a las 19:06
    [...] Pandemias, comienzo no final Publicado por Miguel Jara el 31 de Marzo de 2010 – Hace un par de meses estuve en la esperanzadora presentación de un nuevo bufete de abogados, Bufete RAM (Reacciones Adversas a los Medicamentos). Prometen hacer justicia en la medida de sus posibilidades por los daños que están produciendo numerosos medicamentos que hay en las farmacias, peligrosos además de ineficaces en muchos casos. Ahora se destapan con un informe titulado El derecho fundamental del ciudadano a la información en salud y la pandemia de la gripe A. [...]
    Alredol dice:
    1 Abril 2010 a las 13:06
    Creo que haces bien en evitar modelos conspirativos particularmente tales como el de “eliminar población”. Pienso que seguir tales argumentos desacreditaría tus hipotesis. En efecto es la CODICIA la que es el motor de todos estos tinglados, moviendo el miedo, la culpa, la propia impunidad, las vanidades profesionales, la confusion y otros varios mecanismos que afectan a la sociedad.
    LILIANA dice:
    3 Abril 2010 a las 3:03
    Uff! sencillamente E S P E L U Z N A N T E.
    Enrique dice:
    3 Abril 2010 a las 4:23
    Hola, Miguel.

    El otro día hice un comentario también en uno de los blogs donde colaboro, en términos similares. “Si no nos gustan determinadas prácticas oportunistas por parte de la industria, que tratan a veces de anteponer sus propios beneficios a costa de infundir temor y miedo y confundir a la población, tampoco personalmente me gusta que se intente sacar partido desde el punto de vista judicial del tema sin que haya sustancialmente nada que lo justifique”. La eugenesia o delitos de similar calaña son acusaciones muy graves. El informe tiene una primera parte bastante buena, donde se habla de toda la parte del escándalo mediático y político en torno a la gripe A, y de la manipulación de las farmacéuticas en función de una serie de intereses, pero luego todo el crédito ganado se pierde alineándose con unas teorías un tanto difíciles de creer y sin aportar datos creibles. Si realmente hay pruebas de tan tamaño delito, a los tribunales. Si no, centremos el debate donde debe estar, que coincido contigo que es en la avaricia.
    Abrazos
    Deje un comentario
    Haz clic para cancelar la respuesta.
    Nombre (requerido)

    Email (no será publicado) (requerido)

    Sitio web

    Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

    Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

    El editor no tiene porqué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.

  7. Enrique

    Hola, Miguel.

    El otro día hice un comentario también en uno de los blogs donde colaboro, en términos similares. “Si no nos gustan determinadas prácticas oportunistas por parte de la industria, que tratan a veces de anteponer sus propios beneficios a costa de infundir temor y miedo y confundir a la población, tampoco personalmente me gusta que se intente sacar partido desde el punto de vista judicial del tema sin que haya sustancialmente nada que lo justifique”. La eugenesia o delitos de similar calaña son acusaciones muy graves. El informe tiene una primera parte bastante buena, donde se habla de toda la parte del escándalo mediático y político en torno a la gripe A, y de la manipulación de las farmacéuticas en función de una serie de intereses, pero luego todo el crédito ganado se pierde alineándose con unas teorías un tanto difíciles de creer y sin aportar datos creibles. Si realmente hay pruebas de tan tamaño delito, a los tribunales. Si no, centremos el debate donde debe estar, que coincido contigo que es en la avaricia.
    Abrazos

  8. LILIANA

    Uff! sencillamente E S P E L U Z N A N T E.

  9. Alredol

    Creo que haces bien en evitar modelos conspirativos particularmente tales como el de “eliminar población”. Pienso que seguir tales argumentos desacreditaría tus hipotesis. En efecto es la CODICIA la que es el motor de todos estos tinglados, moviendo el miedo, la culpa, la propia impunidad, las vanidades profesionales, la confusion y otros varios mecanismos que afectan a la sociedad.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.