Las pandemias olvidadas por la prensa y la OMS

La ventaja de analizar los hechos “a toro pasado” es que pueden contemplarse desde otra perspectiva, más sosegada y descontaminada. Se ha publicado mucho, muchísimo sobre la gripe A o pocina. Sin duda esta ha sido la “pandemia” de los medios de comunicación y ello sí que me parece una noticia destacable sobre dicho acontecimiento. Como comentaba el 1 de mayo en el diario La Vanguardia Marc Siegel, especialista en la gripe y profesor de Medicina en la Universidad de Nueva York:

La gripe porcina este año es benigna en todas partes menos en los medios, que sí contagian una epidemia de miedo más virulenta que nunca”.

 

Sabia visión del asunto en medio de la crisis provocada por la inducción de temor entre la población. Si en 2003 la gripe aviar ya representó un amago de escenificación global de una situación de crisis inducida, con la gripe A muchos grandes medios de comunicación han llegado al ridículo de magnificar un problema que no lo era (es), al menos de las dimensiones que se le atribuía. Es que hay “pandemias” que no lo son y que resultan muy interesantes para los medios de comunicación de masas y otras que sí lo son y en su lento transcurrir no consiguen manchar las páginas en blanco de los periódicos.

Una estudiante de Medicina y activista de temas de salud, me escribía hace unos días “harta de la gripe porcina, de la alarma social y tras llegar al aeropuerto de Frankfurt y encontrarme con el 90% de la gente con mascarillas” y con unos datos interesantes provenientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la misma en publica en su página web el número de afectados y de muertes poducidas por la gripe A. El día 10 de mayo, en plena “fiebre” global se habían producido 45 fallecimientos en México y dos en Estados Unidos. El número de personas infectadas ese día en todo el mundo era de 4.379.

Sólo dos meses antes de que tantos ciudadanos cubrieran su cara con la característica mascarilla Zimbabue “remontaba” una epidemia de cólera: El 23 de marzo de 2009, la OMS informaba en su página que la situación con el brote de cólera corriente que se había producido en el país africano mejoraba. En la semana del 14 de marzo de 2009 se había relatado “sólo” 2.076 casos, en una semana y en un sólo país. Cifra “positiva” si se compara con los 3.812 casos de la semana precedente a la citada y los más de 8.000 por semana que se producían a principios de febrero. El brote de ese cólera “corriente” comenzó en agosto de 2008. Desde el 17 de marzo se habían contabilizado 91.164 casos con el resultado de 4.037 muertes.

Como continuaba en esa entrevista que les cito Marc Siegel:

(…) Y la están alimentando [la pandemia de gripe A] los estados: ¿Por qué tiene que salir todo un jefe de Estado a hablar por la tele de una vulgar gripe? (…) Ese pánico irresponsable alimentado por las autoridades está causando mucho más daño que ningún virus (…) Les pido que utilicen su circuito humano neuronal de la razón y el sentido común y bloqueen el centro neuronal del miedo que compartimos con los animales (…) la propagación instantánea del virus del miedo a través de los medios nos está perjudicando más que la gripe. Lo realmente nuevo en este virus es esa cobertura que internet ha convertido en instantánea (…) Esta gripe, la del 2009, durará lo que dure en las teles, radios y portadas de internet y de diarios. Poco a poco los programadores y directores verán que no da audiencia y la relegarán a espacios secundarios y al final no darán nada sobre ella”.

Esta gripe, similar a una de tantas gripes comunes ha sido la más mediática. Pero pienso que una de las razones por las que también ha desaparecido de los grandes medios con tanta rapidez es porque por Internet –el medio de comunicación más grande del planeta, además del más libre, por el momento- miles y miles de ciudadanos han divulgado informaciones -de diferente credibilidad y calidad, claro- que cuestionaban a los poderes establecidos y sus responsabilidades en la expansión del fenómeno. El peor virus es la desinformación.

Así que no cometamos el error de olvidar ni las “pandemias” cíclicas que sirven para crear nuevos mercados, ni las pandemias auténticas que son la señal perenne del fracaso de la OMS y del modelo sanitario global (quizá porque tal modelo no existe, lo que hay es un mercado inmenso en el que se crean necesidades sanitarias y se satisfacen -entre quienes puedan pagarlas-).

 

Más info: Traficantes de salud

http://migueljara.wordpress.com/2009/04/30/gripe-porcina-pandemia-de-descredito-para-la-industria-farmaceutica/

11 Comentarios a “Las pandemias olvidadas por la prensa y la OMS”
  1. Wilmer Carmona Pinto

    Aquí en Venezuela aparecieron la semana pasada los primeros tres casos y por supuesto se están tomando medidas preventivas a través de campañas de información, pero sin la alharaca de otros países.

    ¿Será que el miedo mediático es lo que induce la mayoría de los casos?

  2. sesdfesss

    el blog de un paciente logroñes:

    http://www.malviviendoencasa.blogspot.com

  3. JUAN CARLOS SCHURIG TERRAF

    Los síntomas : dolores, prurito, toses, sarpullidos, ansiedades, miedos, angustias, depresiones, etc., son: “llamados” o “avisos” que nos hace nuestro cuerpo , o sea “ una importante ventaja de advertencia, a condición de que le prestemos la debida atención y sepamos buscar el origen y no simplemente suprimir los síntomas. Suprimir es al mismo tiempo perder un tiempo precioso, costoso y muchas veces muy peligroso. La información simple existe si se la sabe buscar o decodificar a condición que sepa Ud. hacerlo o encuentre un profesional que lo haga. Esa es la verdadera función del médico y no la de “tapar baches” o suprimir síntomas.

  4. Marta

    Me encanta el articulo.
    Miguel soy marta ( email) Te enlazo en mi blog, espero que no te importe.

    Saludos!

  5. Hector Pistache

    Miedo = Control
    ( desde antes de que naciera mi bisabuela, ya era así )
    Buen artículo, saludos

  6. Adolfo

    El ensayo bio-mediático-terrorista diseñado en los centros de poder de USA-UE dio el resultado esperado: la “comunidad internacional” (léase gobiernos y medios subordinados a las órdenes del imperio) respondió a la exigencia de propagar la alarma y “alertar a la población”. Lo triste del éxito del ensayo es que la OMS (Organización Mundial de la Salud) se haya puesto al servicio de esos intereses non-santos. Pero como decía Cervantes en boca de Don Quijote: cosas vedere, Sancho.

  7. Aurelio Torralba

    Hay que ser inculto y paleto para creerse las tonterías que dice la radio, me preocupa y me causa una gran vergüenza ajena.
    No puedo comprender cómo personas que yo suponía afines, conciudadanos de mi propia generación, pueden llegar a ser tan profundamente ignorantes.
    El día que les digan que Dios ha bajado a la tierra para ordenarnos que regalemos todas nuestras pertenencias a la iglesia, se lo van a creer, y si no el tiempo.

  8. Benito Pérez Maza

    Si los medios ahora tan ocupados en informar al mundo sobre la AH1N1, destinando espacios que debías ocuparse.de otros temas que están afectando a la vida en el planeta de forma considerable por pérdida de vidas humanas, para destonarlos a la ´´ moda ´´ de la nueva influenza, pudieran los lectores, mantener viva la memoria ,y quizás mas activa, las acciones en beneficio de toda la humanidad.
    Pueden, sin grandes espacios, ni trompetas linguísticas de alarma, mostrar, los datos existentes, de las cifras de muertos, de todas las edades, por enfermedades prevenibles y mayormente curables. Exponer la relación de países y de los enfermos y muertos por esas enfermedades, tan solo en los últimos tres años en cada año y al lado situar, los datos de la AH1N1 y dejar que sean los propios lectores los que ´´saquen sus propias conclusiones´´, aunque no se ofrezcan cicfras de la miseria, que como se dijo hace más de 200 años ´´ es la peor de las enfermedades

  9. Bruno

    ¿Por qué le dimos tanta importancia a la Gripe Porcina? Porque creímos que tal vez nos podría tocar a nosotros, los intocables del norte. Así de triste y de vergonzoso.

  10. Jesús Castro

    Efectivamente. Es absolutamente obsceno lo que está ocurriendo. Vergonzoso y obsceno.
    Hoy le han dado un gran premio (de la misma forma que lo escuché lo olvidé) a la OMS. La misma que dice que el negarse a aceptar que uno esté enfermo sea en si mismo una enfermedad. En mi campo, la psicología, la “cosa” sería chistosa si no fuera tan dramática.
    Un saludo y muchas grácias por existir.

  11. Somos Medicina

    No hay como hacer una búsqueda en los principales proveedores de noticias y queda patente esta injusticia informativa. Como siempre, hay motivaciones económicas y políticas detrás de esta exageración mediática.

    Nos henos hecho eco de estas epidemias olvidadas en Somos Medicina:
    Malaria en África occidental
    Distribución mundial del VIH

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.