Ahora los médicos descontentos con las farmacéuticas son "rebeldes"

¿La rebeldía una nueva enfermedad? Bueno, lo que es seguro es que ya hay quien se ocupa de medir matemáticamente el “índice de rebeldía” de una profesión, en este caso la médica. La base de datos SIETES contiene una nueva referencia bibliográfica interesante. Se trata de una investigacion de mercado que trata de cuantificar los médicos “rebeldes” con la industria farmacéutica. Este trabajo propone incluso un “índice de resistencia” a los mensajes de los laboratorios ahora que la influencia de estos es tan determinante en los sistemas sanitarios de buena parte de los países del mundo. Este trabajo -Marshall-Arnold H. US “rebel” doctors spread industry dissatisfaction. Scrip 2009;3435:38. ID 85456- informa que se ha registrado un considerable incremento del número de médicos explícitamente y “profundamente insatisfechos” con la industria farmacéutica.

La compañia TNS de investigación de mercado obtuvo información de 1.500 médicos sobre sus relaciones con la industria y su percepción de la misma en Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, España e Italia. En Estados Unidos, en 2008 el número de médicos con opiniones negativas -calificados como “rebeldes” (sic)- ha aumentado de 12% a 19%. TNS Healthcare afirma que los “rebeldes” no deben constituir -así, en imperativo- más de 15% de la base de clientes de una compañía farmacéutica:

Cuando el porcentaje se sitúa por encima de esta cifra, se hace cada vez más difícil superar la presión negativa y hacer una promoción exitosa”, afirma el trabajo.

Las encuestas realizadas por esta compañía comparan el número de “apóstoles” (médicos-clientes satisfechos, generadores de opinión positiva) con el número de “rebeldes”, y de la razón entre las proporciones de unos y otros extrae lo que denomina el “índice de resistencia del mercado”. Considera óptimo un índice de resistencia = 1. Cuanto más alto es el índice por encima de 1, más negativa es la opinión de una determinada compañía o de la industria en general. El índice norteamericano ha crecido, y en el año pasado pasó de 1 a 1,62. La opinión de los médicos sobre la industria es “consierablemente peor” en el Reino Unido y en Francia, con índices, respectivamente, de 3,75 y 3,33.

España es el único país en el que no se observa la evolución negativa, pues el índice ha pasado de 2,39 a 1,56. Los mercados europeos tienen tradicionalmente una elevada proporción de “rebeldes”, y los porcentajes van de 19% en Italia a 27% en el Reino Unido”, según afirma este estudio de mercado.

8 Comentarios a “Ahora los médicos descontentos con las farmacéuticas son "rebeldes"”
  1. estudiante rebelde

    Gracias por divulgar sobre estos temas. Acabo de encontrar tu blog y de guardarlo en favoritos para leerlo en cuanto tenga un rato… Soy una estudiante de medicina rebelde que pasa más tiempo rebelándose que estudiando… Lo cual no me hace demasiado popular entre mis profesores, y me ha ganado una crisis vocacional de tres años que ha terminado cuando he decidido terminar siempre y cuando haga una especialidad donde no tenga que engañar a nadie.

    Supongo que es lo que tiene no tener alma de borrego (como parecen tener todos mis compañeros) y haberte dado cuenta de que la mitad de todo lo que te cuentan es mentira.

    ¿Medicina basada en la evidencia? Ja, ja, ja, ja.

    Fdo: La que jamás recetara una estatina

  2. Rosa

    Genial el artiticulo,Miguel, como todos los tuyos.
    Soy Medico de Familia y mi problena es que se cita a los pacientes cada 4-5 minutos y las urgencias entre medias, co lo que si quieres hacerlo bien, llevas un retraso de una hora.
    Yo soy de los “Medicos rebeldes”, que han fiirmado la
    moratoria contra la vacuna del papiloma humano. La desaconsejo hasta que no demuestre que vale para algo(tengo en consulta fotocopias de los estudios nacionale e internacionales para los pacientes y que tomen su decision(por cierto,me lo suelen agradecer mucho y no se vacunan)
    Igual me pasa con otros muchos casos, en que solo tranquilizar al paciente aunque emplee un cuarto de hora,se va mas confortado y muchas veces no le hago ninguna receta (antes la gente iba a confesarse para sentir alivio)Ahora, lo que hacen es venir al Medico de Familia, que les conoce de sobra, les pregunta por sus hijos y tienen la confianza suficiente para consultarme incluso problemas no medicos, sino personales.
    Por cierto, tambien tengo fotocopias de los partes diarios de laq OMS y los consejos y explicacion de lo que es (una vulgar gripe).A las 6 dela mañana de ayer imprimi la actualizacion dnº 17 de los partes, que literalmente dice que hay un total de 1516 casos confirmados en el mundo.En España a fecha 6 de mayo ha habido 73 casos confirmados y 56 sospechosos,Tambien pone que el cuadro clinico ha sido siempre leve y la respuesta al tto ha sido favorable (yo creo que salvo inmunodeprimidos, se hubieran curado tambien con paracetamol si no fuera por la campaña “derroche”o sea, de los laboraatorios Roche para colocar el Tamiflu.
    De los 72 casos confirmado, solo dos (con otras patologias ) permanecen ingresados..
    Reparto las fotocias y explico a los pacientes que es una gripe como cualquir otra y que tambien algunos ancianos se mueren en España por la gripe (si no vacunaron) y tienen otros problemas, respiratorios.
    Hasta hoy, todos se han ido convencidos y muy reconfotados al saber que la alarma era in justificada y que se calcula 2 millones de esta gripe en España,con lo que nos tocara a muchos ,yo tomare paracetamol y no pienso aislaarme en cuarentena.
    Total, que a veces recetamos sin necesidad porque cierran el Centro y hay 2 minutos para escuhar ,explorar, hacer un juicio diagnostico del paciente y registrarlo en la hª Clinica, ademas de hacerle las recetas..

  3. Jesús Castro

    Encontré la referencia, se llama exáctamente así:
    Z91.1 Incumplimiento terapéutico (V15.81). Los números son los códigos referentes a la CIE (clasificación Europea) y a los DSM (Americana).
    El trastorno consiste en:
    El objeto de atención clínica es el incumplimiento con un aspecto importante del tratamiento en un trastorno mental o en una enfermedad médica. Las razones del incumplimiento pueden deberse a las molestias que provoca el tratamiento (p. ej., efectos secundarios de la medicación), a su costo elevado, a decisiones basadas en juicios de valor personales o creencias religiosas o culturales sobre las ventajas e inconvenientes del tratamiento propuesto, a rasgos de personalidad o a estilos de afrontamiento anómalos (p. ej., negación de la enfermedad) y a la presencia de un trastorno mental (p. ej., esquizofrenia, trastorno de la personalidad por evitación). Esta categoría debe usarse sólo si el problema es de gravedad suficiente como para merecer atención clínica independiente.

    Uno lee esto y se da cuenta de que el diagnostico y correspondiente tratamiento dependerá del criterio del médico……
    Y vamos a más, existen propuestas sérias de incluir trastornos nuevos que son la mar de pintorescos.

  4. Paqui

    Bueno, bueno, bueno, ahora en lugar de regalar viajes y otras tantas historietas les van a dar una tanda en el culete.

    Sin embargo, permítanme hacer la ola por todos aquellos médicos que antes de recetar, miran al paciente y le dicen: “hola, buenos días, ¿cómo se encuentra?” Y si encima escuchan, repito la ola dos veces. Y si además le entienden y le ofrecen soluciones permiténdole opinar sobre su salud, es que ya boto de alegría.

    Existen médicos así, pero aún son demasiado pocos en proporción a la población. Necesitamos que la profesión médica cambie de forma de pensar y que el sistema sanitario ofrezca la posibilidad de un acercamiento humano al paciente con alternativas que no consistan únicamente en una pastilla.

    Hace poco me dí un golpe en la costilla. Al cabo de los días el dolor era insoportable. A pesar de mis limitaciones para acudir a un centro de urgencias (padezco sensibilidad química múltiple), me decidí a ir.

    La médico que me atendió, cuando supo que tenía ssqm y le expliqué lo que era (desconocía totalmente esta patología), me dijo: y si no puede medicarse…¿para qué viene a urgencias?

    Mi respuesta fue tajante: “no sabía que la medicina consistía únicamente en recetar fármacos”.

    Después de esto, me hizo una radiografía y me prescribió una faja para aliviar el dolor, tratamiento de acupuntura y otras terapias no farmacológicas para aliviarme. Resultaron muy acertadas.

    Los pacientes estamos dispuestos a irnos a las trincheras a ayudar a estos médicos rebeldes. Quiero decirles desde aquí que la lucidez en el pensar para el bien del paciente cuenta con todo nuestro apoyo.

    Francisca Gutiérrez

  5. PiensoLuegoPiensoLuegoExisto

    Realmente terrible. Debería estar penado ese tipo de presiones. Me imagino que un médico tampoco tiene muchas alternativas disponibles.

    PD: Es cierto lo que detalle el primer comentario sobre la “etiqueta”?

    Saludos
    PLPLE

  6. hermes triana

    Lo malo en este momento de “rebeldía”es que no existe medicina alterna que pudiese con la cual, el Médico sacara del juego a las abusivas casas farmacéuticas. El neoliberalismo rampante no les permite tener otro criterio mas que lo económico.

  7. León

    El solo hecho de pensar, es ya un acto rebelde. La validación de las falacias, e injusticias, es en cambio un acto de cordura. Lo real es lo esquizoide y lo irreal , un uso racional de los procesos bioquímicos de las neuronas… vaya que están dementes estos economistas neoliberales…

  8. Jesús Castro

    Que voy a decir…..que el estamento psiquiátrico efectivamente dispone de una etiqueta para aquellos pacientes que por cualquier razón no cumplen con el tratamiento que ellos ordenan, “trastorno de incumplimiento terapeutico”, o al menos creo recordar que aparecía así en la última edición de los DSM.
    Un saludo, y muchas felicidades por su blog.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.