Elecciones USA08: Ganará el candidato de Big Pharma, Obama

En tiempos de crisis Big Pharma, la gran industria farmacéutica, era un valor seguro. Especuladores y accionistas encontraban cobijo para sus inversiones bajo el protector manto de sus enormes beneficios (en los años noventa superaban el 20% neto). Hoy, la crisis financiera afecta al globo terráqueo, a las personas que lo habitan y también a los laboratorios que ven cómo se les junta todo: la propia crisis, la próxima pérdida de valiosas patentes -entre 2010 y 2013 expirará la protección de productos superventas-, el bajo rendimiento de su Investigación+Desarrollo y la falta de credibilidad ante el público por la falta de seguridad y eficacia de sus productos. En este escenario no es extraño que el lobby estadounidense de las farmacéuticas, la Pharmaceutical Research & Manufacturers of America (PHRMA), repartiera hace dos años, durante las últimas elecciones al Senado, 13,2 millones de dólares entre 25 demócratas y sólo tres republicanos. Durante el último cuarto de siglo, los preferidos por Big Pharma han sido los acólitos de los Bush. Pero esta vez, según lo último publicado, anuncia un 51% de su financiación para el candidato republicano John McCain y un generoso 49% para el demócrata Barack Obama. Si ya hace dos años los laboratorios invertían en los candidatos demócratas, la crisis y las promesas de cambios “radicales” en el sistema sanitario que realiza Obama les hace pensar en un cambio en el modelo de negocio, más a la europea, más “social”, así, entre comillas pues tratándose de los negocios de Big Pharma y los candidatos a la presidencia de Estados Unidos, los conceptos carecen de significados profundos.

Gane quien gane la industria estará descontenta, auguran algunos especialistas en este tipo de análisis. De ahí que apueste a las dos caras de la moneda. “Hay quien opina que las cotizaciones actuales ya descuentan este posible desenlace y que tal vez sea una buena inversión comprar ahora títulos si anticipamos que se volverá a repetir lo que ya aconteció con Bill Clinton, quien mientras que durante su campaña de 1992 arremetió contra la industria, durante su mandato apenas hizo cambios”, recordaba hace unos meses Miguel Ángel Tovar en El Global. McCain ha defendido públicamente que los ciudadanos norteamericanos puedan importar medicamentos de Canadá dado el altísimo precio que tienen en EE.UU. Obama apoya la cobertura sanitaria universal y la libertad de elección de los asegurados, los mismos principios que ya contenía el primer plan de salud elaborado por Hillary Clinton cuando gobernaba su esposo, por cierto. Ambos candidatos son partidarios además de introducir medidas para promover la utilización de genéricos y una regulación gubernamental de precios. En EE.UU., aunque a los europeos nos parezca increíble, existen 47 millones de habitantes –de los 309 que viven en el país– que carecen de seguro de salud, y 9 millones son niños. Las primas de seguro han crecido cuatro veces más que los salarios durante los últimos seis años. Obama ha explicado en varias ocasiones que quiere acabar con esto. Propone hacer cambios consensuados con las aseguradoras y la industria farmacéutica, que se establezca un sistema de acceso fácil y barato al seguro médico y que en el caso de los niños cubra a todos.

Sea como fuere, el pasado puede servirnos para hacernos una idea del poder de decisión de los grandes laboratorios en la política estadounidense y, por ello, mundial. ¿Qué sucedió en las últimas elecciones USA04, hace cuatro años? La industria farmacéutica tenía bien definido su candidato antes de dichas elecciones presidenciales de EE.UU. de noviembre de 2004. Su apuesta, en la que jugó miles de millones de dólares, fue una suerte de Partido Demócrata Republicano de George Bush-John Kerry. No podía ser de otra manera, el conglomerado sanitario, como la banca en el particular juego de la vida, siempre gana. Financiar partidos vencedores es una vieja costumbre del Nuevo Orden Mundial. Venció de nuevo Bush, el candidato que más dinero ha recibido del lobby que gestiona la enfermedad. Para hacernos una idea del poder de influencia de la industria farmacéutica en las elecciones de EE.UU. podemos observar lo sucedido en los comicios parciales celebrados en noviembre de 2002, en los que el Partido Republicano consiguió la mayoría absoluta en el Senado y aumentó la que ya tenía en la Cámara de Representantes.

Para la campaña de aquellos comicios de 2002, los candidatos republicanos al Congreso de Estados Unidos recibieron más de 30.000.000 $ provenientes de las compañías farmacéuticas. Los laboratorios que más contribuyeron fueron Lilly, Bristol-Myers Squibb, Pfizer y GlaxoSmithKline. En aquellos momentos, las corporaciones deseaban vencer la resistencia de algunos legisladores que intentaban rebajar el precio de los fármacos dispensados con receta. Al menos en parte, tras la victoria del Partido Republicano, el lobby farmacéutico se salió con la suya. Nunca antes este sector industrial había acumulado tanto poder. Este fortísimo grupo de presión es generoso con el Gobierno Bush y lo ha apoyado en proporción a los dividendos que le reporta legislando a su favor.

Frank Clemente, responsable de la agrupación de Vigilancia del Congreso de Public Citizen, ha afirmado basándose en un informe de esta organización: “Durante un año en el que se habló mucho de sacrificarse por el interés nacional, los laboratorios aumentaron sus sorprendentes beneficios subiendo el precio de las recetas, lanzando para algunos remedios más publicidad que las zapatillas Nike, y haciendo lobby exitosamente para lograr lucrativas prórrogas de patentes monopolistas”. La industria de la salud y la enfermedad registró una de sus mejores victorias como grupo de presión con la aprobación de una de las leyes más importantes gestionadas por el Congreso en era demócrata. Durante la creación de la Oficina de Seguridad Nacional, Dick Armey, entonces antiguo líder de la mayoría republicana del Congreso, logró que se ratificara una nueva norma ante el despiste general, ya que ni los propios senadores de su partido la conocían. Esta exime a la industria de responsabilidades legales en caso de que alguna vacuna defectuosa provoque daños en las personas. Armey es uno de los responsables del bufete de abogados que tramitó la concesión de la Medalla del Congreso de Estados Unidos al ex presidente español José María Aznar. El estadounidense es uno de los tiburones de Bush que está tomando parte en el saqueo de Iraq a través del denominado Grupo de Trabajo Iraquí, dirigido por el influyente lobby de Washington Piper Rudnick. Le acompañan dos senadores demócratas, George Mitchell y William Cohen, antiguo secretario de Defensa de Bill Clinton.

Open Secrets, una fuente de información electrónica del Centro para la Política Responsable sobre asuntos financieros, ha indicado que la decisión tomad sobre los efectos adversos de las vacunas favorece a Lilly, que como hemos mencionado es una de las corporaciones que más ha gastado en ayudar a los republicanos, con 1,6 millones de dólares. Lilly tenía entonces varias demandas pendientes porque sus vacunas, como tantas otras comercializadas durante los últimos decenios, contienen o contenían timerosal, un conservante a base de mercurio que puede provocar autismo. Toda vez que han cumplido su objetivo de aupar a la mayoría absoluta del Senado al Partido Republicano las multinacionales farmacéuticas estadounidenses han recuperado la inversión realizada. Otra de las grandes preocupaciones de la industria es modificar la legislación sobre las prescripciones de 40 millones de ancianos y perceptores de la ayuda pública del Medicare (la asitencia médica básica en EE.UU.). El sector farmacéutico ha presionado durante los últimos años porque teme que haya un control de precios y que se elaboren listas de medicamentos genéricos beneficiados, como ahora proponen ambos candidatos a la presidencia. La batalla se ha centrado en que no se aprueben con rapidez estos, que se impida la compra de medicinas baratas en Canadá o México, se prohíban los anuncios de dichos productos y no se limiten las demandas por daños.

Todo esto puede cambiar con la llegada de Obama o puede que ocurra como en los años noventa, cuando los demócratas prometieron reformas similares y acabaron vendiéndose a Big Pharma. Para esto, la industria apostó por la llegada de los demócratas al Senado y ahora ha repartido su presupuesto para “colocar” presidente a partes casi iguales entre los dos candidatos McCain  y Obama.

Inglés *English version

7 Comentarios a “Elecciones USA08: Ganará el candidato de Big Pharma, Obama”
  1. Yuritzi

    Hola. Vivo en la Ciudad de México. Aqui la “epidemia de influenza” se vivió de muchas maneras. Para mí, que soy una estudiante del nivel bachillerato, fue algo completamente desconocido y muy poco comprobable, debido a que fue dolorosamente repentino. Comento esto porque tu artículo sobre Big Pharma me hace recordar que leí y ecuché comentarios acerca de que dicha epidemia era solamente una manera más de enriquecerse a través de los medicamentos y simultáneamente, controlar a la población. La verdad es que yo no sé que pensar acerca de todo lo que me dicen, escucho, leo y veo con relación a la influenza en México y en el mundo y más recientemente, acerca de la vacuna del papiloma humano (también leí su artículo sobre la situación de la vacuna en su país) , pues en esta cuidad (no sé si en otras de mi país también se hizo), se estuvo aplicando de manera gratuita a niñas que asistían a los centros de salud públicos. Me gustaría conocer su opinión acerca de todo esto, si sabe algo. Gracias

  2. Miguel Jara

    Miguel Ángel, gracias por tu comentario. Espero que en tu país los profesionales sanitarios no corruptos puedan darle la vuelta a la situación durante los próximos años.

  3. Miguel Angel Cabrera

    Estimado Miguel Jara,
    saludos desde La Paz Bolivia, felicitarte por los comentarios y el análisis que realizas sobre la gran industria farmacéutica, estos señores traficantes de la salud no tienen escrúpulos y harán cualquier cosa para amasar su fortuna, no les interesa la salud de la gente.
    En Bolivia como en todas partes del mundo, un 95% de los profesionales en salud, son cómplices de la industria farmacéutica, en vez de recetar un medicamento genérico, estos malos profesionales recetan con el nombre comercial fármacos que cuestan muy caros y de contrabando, como verás hacen negocios para la industria.
    Sin más que decirte me despido con un abrazo, chau.
    Dr. Miguel Ángel Cabrera Saavedra
    Bioquimico Farmacéutico

  4. Miguel Jara

    Fernando gracias, ya te comenté que leo de vez en cuando tu blog pues contiene informaciones de mucho interés para la línea que yo llevo, sobre todo porque tú has trabajado en la tripa de la ballena.

    Gracias a los demás por la abundancia de referencias informativas.

  5. Thais

    Big Pharma + Monsanto = El Diablo

    Es increíble. Leyendo este artículo sólo he pensado en la ecuación esa que he puesto arriba… Tenemos que vencer la guerra contra el diablo, yo no sé cuándo venceremos pero hay que hacer algo. No podemos quedarnos cruzados de brazos mientras la mayoría de la ingenua población del mundo es engañada por esa gente sin alma. La verdadera libertad que asumimos que tenemos en los países ricos no es tal, porque estamos sometidos a unas empresas que nos engañan como quien engaña con un caramelo a un niño. ¡Dejemos de ser niños y seamos adultos de verdad! Todo el mundo ha de saber la verdad, para así poder liberarse y no creer sus mentiras… Aquí os presento una serie de libros en inglés que cuentan la verdad sobre muchas cosas:

    -The Milk Book: The Milk of Human Kindness Is Not Pasteurized
    -Why Animals Don’t Get Heart Attacks but People Do, Fourth Revised Edition
    -The Great Cholesterol Con
    -Know Your Fats : The Complete Primer for Understanding the Nutrition of Fats, Oils and Cholesterol
    -The Cholesterol Myths: Exposing the Fallacy that Saturated Fat and Cholesterol Cause Heart Disease
    -The Untold Story of Milk: Green Pastures, Contented Cows and Raw Dairy Products
    -Nourishing Traditions: The Cookbook that Challenges Politically Correct Nutrition and the Diet Dictocrats
    -Nutrition and Physical Degeneration
    -Eat Fat, Lose Fat: The Healthy Alternative to Trans Fats
    -The Curse of Louis Pasteur
    -Immunization: The Reality Behind the Myth – Second Edition, Revised and Updated
    -Uninformed Consent : The Hidden Dangers in Dental Care
    -The Truth About Children’s Health: The Comprehensive Guide to Understanding, Preventing, and Reversing Disease

    Si queréis saber más sobre ellos podéis buscarlos en amazon.com. Estos libros deberían ser traducidos al español cuanto antes.

    Echar una ojeada a mi blog y encontraréis más cosas interesantes: http://laverdadsobrelasalud.blogspot.com

  6. alvrosda

    Buenas, te paso una interesante entrevista:

    http://video.google.com/videoplay?docid=-9198659283133622555&hl=it

    Fuente: http://www.replantearsida.blogspot.com (hay otra entrevista a Manuel Garrido, también interesante).

    Saludos.

  7. Fernando Comas

    Muchas gracias por la “conexión”.

    Con motivo del día de “todos los santos” y del de “todos los muertos” he dejado de lado todas las diferentes “diferencias”, he “usurpado” tu web y la he “colonizado” en las recomendaciones de PHARMACOSERIAS.

    http://pharmacoserias.blogspot.com/2008/11/curucuteando-por-la-web-amorhumoraccin.html

    Espero no te moleste ( Si…sí me lo dices).
    Saludos

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.