Un coloquio sobre jadineros fieles y otras infidelidades

Amigos y amigas, aunque está colgado en el blog desde hace tiempo como convocatoria -en la sección de Intervenciones públicas- os mando este pequeño recordatorio por si os interesa. Muchos de vosotros habéis manifestado que queréis acudir al evento pero había personas que estaban esperando la concreción de algunos datos. El día 9 de febrero, a las 20:00 horas, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, tendrá lugar la proyección de la película El jardinero fiel. Tras la misma, sobre las 21:30, se producirá un coloquio para el que está prevista la asistencia del portavoz de la patronal farmacéutica Farmaindustria, Julián Zabala; de Ignacio Armada, profesor de Historia del Cine en el CEU; de Ricardo Angora, presidente de Médicos del Mundo; y de un servidor, Miguel Jara en calidad de autor del libro Traficantes de salud.
 
El acto se enmarca dentro del VIII ciclo de cine La Otra Actualidad, que ha preparado la Organización No Gubernamental Economistas sin Fronteras. Como sabréis, esta película está basada en la obra homónima del escritor británico John Le Carré, y narra en clave de ficción hechos reales en torno a los ensayos clínicos que realizan en países pobres algunos laboratorios farmacéuticos.
 
Para los que no podáis asistir, avisaros que al día siguiente de celebrarse haremos un comentario de cómo se desarrolló el evento. Animaros a participar.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.